Fanny Moizant: “Gucci es una de las mejores marcas para invertir”

Asegura que las compras son cada vez más conscientes y sostenibles

segunda mano

La moda es la segunda industria más contaminante según la ONU. Esa era la preocupación de Fanny Moizant (Francia, 1976) cuando, después de trabajar para firmas como Galliano y Dim y estudiar un MBA en el Instituto Francés de la Moda, fundó Vestiaire Collective en 2009 junto a su socia con el objetivo de impulsar la economía circular en el mundo de la moda. La compañía es la principal plataforma de reventa de ropa y accesorios de lujo de segunda mano, cada semana incorporan 60.000 nuevas referencias, entre las que se incluyen bolsos de Hermès y zapatos de Manolo Blahnik. Además, acaban de levantar una ronda de inversión de 59 millones de euros.

¿Por qué ha habido un auge de la ropa de segunda mano?

Ha sido la respuesta a un cambio de mentalidad en los consumidores, quien han adquirido una mayor conciencia sobre el impacto de su vestuario sobre el medio ambiente. Esto ha hecho crecer tanto la reventa como el alquiler, pues les permite mantenerse al día de las tendencias sin afectar negativamente al medio ambiente. Esto también ha aumentado el valor de las piezas de colección, de patrimonio, que son difíciles de encontrar. Los consumidores se están distanciando de la moda rápida y están empezando a invertir en piezas de alta calidad, que seguirán siendo valiosas dentro de 10 años. En lugar de comprar compulsivamente, la comunidad busca piezas únicas que los diferencien del resto.

¿Cómo ha afectado el Covid-19 a Vestiaire Collective?

La crisis de Covid-19 es un desafío que nos está llevando a todos a adaptarnos. Desarrollamos un protocolo que incluía que parte de los empleados teletrabajara, así como ofrecer recogida en casa para que los vendedores no tuvieran que salir. Hemos visto un fuerte aumento en los depósitos, que casi se han duplicado en comparación al mismo periodo del año pasado. La gente ha estado más en casa, así que ha tenido tiempo de limpiar sus armarios y vender las piezas que ya no usaban. En el lado de las ventas, vimos que subía el tiempo de uso de nuestra aplicación y los pedidos se duplicaron. Más que nunca, la gente ahora está cuestionándose sus hábitos y buscando alternativas ecológicas en la moda, lo que alimenta el consumo de segunda mano.

¿Es difícil mezclar la industria del lujo con la de segunda mano?

¡La economía circular es beneficiosa para todos! En 2019 publicamos un informe con BCG revelando por qué las marcas de lujo deben abrazar el éxito del mercado de reventa. Cuando un cliente del mercado de primera mano vende una pieza en Vestiaire Collective, puede utilizar esos fondos para invertir en otra pieza de esa misma marca de lujo. Por otro lado, hay muchas personas que no pueden permitirse comprar artículos de lujo en el mercado de primera mano, por lo que las piezas de segunda mano les dan la oportunidad de comerciar y acceder a piezas de mayor calidad que resistirán la prueba del tiempo a precios más accesibles.

¿Cuál es el perfil de los consumidores?

Tenemos diversos perfiles, pero nuestra principal clienta tiene entre 25 y 40 años; alrededor del 88% de ellas son mujeres y son mileniales o pertenecen a la generación Z. Estas no solo constituyen la mayor parte de nuestra base de clientes, sino que también han demostrado ser el segmento de más rápido crecimiento. Tenemos más de 10 millones de miembros en nuestra comunidad, repartidos en más de 100 países de todo el mundo, tanto en Europa como en América y Asia-Pacífico. La comunidad es vital para nosotros y los usuarios valoran muy positivamente poder interactuar entre ellos. En 2020 ha habido un aumento del 400% de miembros que se siguen entre ellos diariamente.

¿Puede ser rentable la venta de productos de segunda mano? ¿Hay productos que son una inversión?

La categoría que más se vende son los bolsos, pues se pueden mantener en buen estado. También los iconos clásicos conservan bien su valor: una chaqueta de Saint Laurent, un bolso de Chanel, un reloj Rolex o el Neverfull de Louis Vuitton. Se trata de invertir en piezas de alta calidad que seguirán siendo valiosas dentro de 10 años. El año pasado, por primera vez, Gucci se convirtió en la marca más vendida de Vestiaire Collective con un aumento del 30% en las ventas, lo que la convierte en una de las marcas de moda en las que invertir ahora mismo. Otras firmas de alto rendimiento son Louis Vuitton, Prada, Hermès, Burberry, Dior, Bottega Veneta y Celine. Por eso educamos a los consumidores para que compren menos pero mejor, lo que adquieran ahora puede ser revendido en el futuro.

¿Cuál es el mayor reto al que se enfrenta la compañía?

La competencia en el mercado de reventa se ha intensificado mucho en los últimos años. Nuestro principal objetivo es asegurar que Vestiaire Collective se mantenga a la vanguardia del mercado impulsando la innovación y el compromiso del cliente en todos los aspectos del negocio. La innovación tecnológica es clave, por eso lanzaremos varios proyectos centrados en la experiencia del cliente. Impulsar la continúa expansión internacional también es uno de nuestros objetivos clave.

¿Qué hace a Vestiaire Collective líder de la industria?

Somos la única plataforma mundial que proporciona una selección de productos comisariados y muy diversos, de diferentes vendedores en todo el mundo. Recientemente hemos lanzado canales de mercado locales con el objetivo de estar más cerca de las preferencias de productos regionales y personalizados. El sentimiento de comunidad también es vital y estamos trabajando en involucrar aún más a los usuarios.

Normas
Entra en El País para participar