Exceltur eleva a 99.000 millones la caída de ingresos para el turismo en 2020

Exige un 25% del fondo europeo para la recuperación y alargar los ERTE hasta la Semana Santa de 2021

Exceltur
José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur.

El lobby Exceltur, que representa a 29 de las empresas turísticas más importantes de España, como NH, Meliá, RIU, Globalia, Renfe, Iberia o Amadeus, da por cerrada la temporada alta tras la recomendación de Alemania, nuestro segundo mayor mercado emisor de turistas, de no viajar a España, con la excepción de Canarias, a partir del 24 de agosto. Esa recomendación se une a la cuarentena impuesta por el Reino Unido a sus turistas y a los rebrotes sucedidos en agosto, que han ahuyentado al turismo nacional.

La suma de todos esos factores apunta a que el turismo perderá 98.753 millones de euros en 2020, lo que supone una merma adicional de 15.620 millones respecto a la última previsión y un recorte del 64,7% con respecto a lo alcanzado en 2019. Exceltur anticipa que el impacto sobre el empleo será "de dimensiones inéditas", ya que a cierre de julio, las grandes actividades turísticas ya contaban con 823.000 empleados menos, de los que 517.000 estaban incluidos en un ERTE y 306.000 habían perdido su puesto de trabajo, con las agencias de viaje y las aerolíneas como los sectores más afectados.

"Estos cada día más devastadores resultados le sitúan como el más dañado de todos los sectores de la economía española al no haber podido producir, almacenar, ni vender sus servicios durante meses. Por ello, y como ya varios comisarios europeos sugirieron, habría que asignar en toda Europa no menos de un 25% del total de fondos del fondo de recuperación", recalca el texto, lo que supondría que alcanzará la asignación de 200.000 millones de euros en la UE. A España le corresponderán 140.000 millones entre créditos y subvenciones, por lo que, siguiendo esa regla, al turismo en España le corresponderían 35.000 millones de euros.

En este escenario, Exceltur considera imprescindible ampliar los ERTE de fuerza mayor hasta la Semana Santa de 2021, "sin reducir bonificaciones y con una dotación adecuada de fondos propios y de Bruselas, para asegurar la mayor supervivencia empresarial y sostenimiento del empleo hasta esa fecha, que en el mejor de los casos, se atisba como la nueva época más próxima, para tratar de que se reactive la actividad turística con unas mínimas garantías".

Una reactivación que deberá ser acompañada, en primer lugar, "con una comunicacion pública y privada más positiva y coordinada, que sin obviar el objetivo de vencer al virus, evite mensajes equívocos o alarmismos infundados, que ralenticen una actividad esencial para el bienestar social y el empleo". También propone una potente iniciativa política desde Bruselas para unificar los criterios que regulen los movimientos de personas en la UE, "recuperando los corredores turísticos y procurando la obligación de hacer test en origen o destino que minimicen los riesgos".

Normas
Entra en El País para participar