El Banco de España cifra en 230.000 millones las necesidades de liquidez de empresas españolas

Entre abril y diciembre de 2020 entre un 67% y un 69% de las empresas no financieras españolas presentarían necesidades de liquidez, según el supervisor

Fachada del Banco de España, en Madrid.
Fachada del Banco de España, en Madrid. Efe

El Banco de España ha puesto rostro a las necesidades de financiación de las empresas españolas a raíz de la crisis del coronavirus: las firmas nacionales precisan de 230.000 millones de liquidez, según precisa este lunes el supervisor bancario en un informe. Tras analizar la evolución del primer trimestre y según una simulación, entre abril y diciembre de 2020 entre un 67% y un 69% de las empresas no financieras españolas (dependiendo de que el escenario contemplado sea el de recuperación temprana o el de riesgo) presentarían necesidades de liquidez.

"La epidemia de Covid-19 está teniendo un impacto negativo sin precedentes sobre la actividad económica y, en particular, sobre los ingresos de las empresas, provocando que en algunos casos estos sean insuficientes para hacer frente a los pagos comprometidos", comenta el Banco de España a modo de introducción. El documento presenta los resultados de una simulación de las necesidades de liquidez de las empresas no financieras españolas para los cuatro trimestres de este año. El estudio tiene en cuenta necesidades "derivadas tanto de posibles déficits generados por la evolución de la actividad de explotación como de las inversiones en activos fijos y los pagos asociados a las amortizaciones de deuda".

De acuerdo con los resultados, la cantidad que precisan las firmas españolas podría incluso superar los 230.000 millones de euros, advierten los autores del estudio. Se estima que, a través de los programas de avales públicos para los créditos a las empresas, podrían cubrirse cerca de las tres cuartas partes de dicho déficit.

Para financiar el resto, advierte el supervisor español, las empresas podrían utilizar sus colchones de liquidez o recurrir a nueva deuda sin avalar. En este ámbito, el estudio asegura que debe tenerse en cuenta que, durante los últimos meses, "las compañías con un mejor acceso al crédito han conseguido captar un volumen elevado de fondos sin recurrir a garantías públicas".

Por otra parte, a pesar de la caída sin precedentes de la facturación empresarial, un porcentaje no desdeñable de empresas —en torno a un 40% según el Banco de España— habría podido hacer frente a esta situación sin registrar déficit de liquidez ni experimentar un deterioro de su situación patrimonial.

No obstante, en el resto de las compañías el retroceso de la actividad habría llevado a elevar "significativamente los niveles de vulnerabilidad financiera, haciéndolo con mayor intensidad dentro del segmento de las pymes y, especialmente, entre las empresas de los sectores más afectados por la pandemia", a saber: turismo y ocio, vehículos de motor, y transporte y almacenamiento.

Ocio y motor, las más deficitarias

Según los ejercicios de simulación, en el primer trimestre del año un 61% de las empresas (que emplean al 66% de los trabajadores del sector corporativo) no habrían generado unos ingresos suficientes para hacer frente a los pagos corrientes y a los derivados de las inversiones en activos fijos y de las amortizaciones de sus deudas. El importe conjunto de las necesidades de liquidez de estas empresas se habría situado en torno a los 105.000 millones de euros.

Por tamaños, el estudio no muestra "diferencias significativas" en la proporción de compañías con necesidades de liquidez. Por sectores, se observa que la rama de comercio, la de hostelería, restauración y ocio (en adelante, sector de turismo y ocio), y la de vehículos de motor serían las que concentran un mayor porcentaje de compañías deficitarias.

Normas
Entra en El País para participar