'Startup' española

Odilo capta 8,7 millones para ayudar a las empresas a crear sus propios 'Netflix' educativos

Cierra la ronda de financiación en pleno boom de la formación digital por el Covid y da entrada a dos fondos internacionales, Swanlaab Venture Factory y Endeavor Catalyst.

Rodrigo Rodríguez, cofundador y CEO de Odilo.
Rodrigo Rodríguez, cofundador y CEO de Odilo.

Odilo, la startup española que permite a empresas, colegios, universidades y otro tipo de instituciones, crear sus propios ‘Netflix’ educativos, ofreciendo a sus usuarios acceso a un enorme número de proveedores de contenido en todos los formatos, acaba de cerrar una ronda de financiación de 10 millones de dólares, con la que espera acelerar su crecimiento internacional.

La operación ha sido liderada por el fondo hispano-israelí Swanlaab Venture Factory, ha contado con la participación de otro inversor internacional, Endeavor Catalyst, y la de los inversores actuales Kibo Venture Capital, JME VC y Active VP, y con el apoyo del CDTI. Con esta última inyección de capital, la compañía, que arrancó en Cartagena en 2011, ya ha captado un total de 20 millones.

“El objetivo de esta última ronda es avanzar en el desarrollo de tecnología educativa y continuar con la expansión de la compañía en diferentes verticales, con gran foco en formación corporativa y educación escolar”, cuenta a CincoDías el cofundador y CEO de Odilo, Rodrigo Rodríguez. El emprendedor asegura que pusieron en marcha esta operación “siendo ya rentables”, pero señala que quieren acelerar aún más el crecimiento que ya han logrado con fondos propios. El momento es clave, pues la pandemia ha acelerado las propuestas de aprendizaje y formación digital de colegios, universidades, escuelas de negocio y empresas.

La actividad de Odilo ha ido evolucionando con los años, según apunta Rodríguez. Cuando iniciaron el proyecto, su propósito era ayudar a las bibliotecas a llevar sus libros a la nube, así que diseñaron una tecnología para que estas pudieran ofrecer sus contenidos desde sus sedes virtuales.

“Después quisimos también ayudar a las organizaciones a acceder a los contenidos, así que creamos un ecommerce para que bibliotecas, colegios o universidades pudieran comprar contenidos con derechos de autor para poder ofrecérselo a terceros. Y, en esa evolución, añadimos más formatos además de los libros: revistas, audiolibros, podcast”, continúa Rodríguez, que explica que fue hace tres años cuando decidieron desarrollar una tecnología educativa para que cualquier organización pueda crear “su propio Netflix educativo”.

Para ello, Odilo les da acceso a la tecnología y a contenidos de multitud de proveedores. “Así, cualquier organización [también empresas], pueden configurarse una plataforma adaptada a sus necesidades y crear diferentes experiencias educativas con sus alumnos o empleados”.

Según detalla Rodríguez, su empresa trabaja ya con más de 6.200 instituciones en 27 países, que dan acceso a servicios a una base de 146 millones de personas (que tienen una cuenta con acceso a Odilo) y que están repartidas por 65 países, y trabaja con 5.300 proveedores de contenido en 43 idiomas. Por eso, la compañía también planea utilizar los fondos obtenidos para incrementar su catálogo de contenidos y avanzar en su expansión con la entrada en nuevos mercados.

Los contratos que cierra Odilo con sus clientes son anuales, tal y como aclara su CEO, aunque ofrece diferentes modelos de negocio: suscripción, pago por uso y compra de contenidos. Entre sus clientes hay nueve Ministerios de Educación y miles de bibliotecas, escuelas de negocio, universidades, colegios y grandes empresas, entre ellas bancos y telecos.

La compañía tiene su sede y su centro de desarrollo tecnológico en Cartagena y cuenta con oficinas en Madrid, Londres y Nueva York. Son en la actualidad un equipo de 120 personas.

Rodríguez, que no da detalles sobre la cifra de negocios de su empresa ni cómo queda el reparto accionarial, sí avanza buenas oportunidades de crecimiento. “El confinamiento y el mayor uso de tecnologías digitales para educación ha multiplicado por cuatro el uso de Odilo, y seguimos con un crecimiento acelerado”.

El CEO de Odilo señala que la empresa española está liderando una nueva categoría en este sector de las tecnologías educativas, "pues con nuestra solución permitimos agregar contenidos de todos y que cada uno se cree su propia plataforma". En opinión de Rodríguez, en el nuevo escenario plantea retos y oportunidades. "La avalancha de cientos de soluciones y contenidos digitales en diferentes formatos y con diferentes sistemas independientes incrementa la dificultad para las organizaciones, así que el problema que soluciona Odilo es cada vez mayor, y creemos que esta categoría va a ser mucho más relevante en el futuro".

Y es que, según la startup española, los usuarios están acostumbrados a utilizar las grandes plataformas de música y vídeo, donde desde una única aplicación pueden acceder a contenidos actualizados de miles de proveedores que se muestran de forma proactiva según sus intereses, y en línea con esto Odilo ofrece "una solución de aprendizaje ilimitada, flexible y capaz de adaptarse a las preferencias y necesidades de cada usuario".

"Permitimos crear plataformas educativas personalizadas con una experiencia similar a la de las grandes plataformas de música o series, que permiten ofrecer a sus usuarios los mejores contenidos digitales seleccionados entre millones de posibilidades de los mejores proveedores del mundo de ebooks, audiolibros, artículos, podcast, vídeos o cursos, y crear experiencias de aprendizaje (independiente, guiada, colaborativa, certificada, etcétera)", resume el emprendedor español.

Atresmedia y un vicepresidente de Facebook entran en Goin

La startup catalana Goin, especializada en el ahorro automático y la inversión simplificada, también ha cerrado una ronda de financiación de cinco millones de euros para su expansión en Europa. La operación ha sido liderada por el fondo británico Anthemis, junto con K Fund y Encomenda Smart Capital.

También han participado Atresmedia, el fondo norteamericano Hard Yaka, el vicepresidente de Facebook, Javier Oliván, el fundador del primer unicornio español (Letgo), Enrique Linares, y TA Ventures, inversor de firmas como Wallapop. La firma empezó a operar en Italia en mayo de 2019 y prevé entrar en Países Bajos, Alemania y Francia en 2021. En España ya acumula más de 350.000 usuarios desde su creación en 2018. Con esta ronda también prevén elevar en un 75% su plantilla. Hoy son 30 empleados.

Everis invierte en la 'startup' Inlab Digital

Inlab Digital, startup española dedicada a gestionar la publicidad online para empresas y organizaciones a través de un algoritmo propio basado en Inteligencia Artificial y Machine Learning, ha captado más de un millón de euros en una ronda de financiación. La operación ha permitido la entrada de la consultora Everis en su capital, que tendrá una participación del 15%. También se incorpora como accionista Kentia Capital Partners.

La inversión se empleará para continuar con la expansión de la compañía. El objetivo es abrir oficinas en distintos países de Latinoamérica durante los próximos años (Colombia será el primero) y mejorar la tecnología de la  compañía. La startup no ofrece datos concretos de facturación, pero asegura que la ha duplicado prácticamente año tras año desde su nacimiento en 2016, algo que el plan de negocio también contempla para 2020 a pesar del impacto del coronavirus. Para 2021 y 2022 tienen previsto que la facturación se triplique, Entre sus accionistas mayoritarios están el business angel Rolf Schmidt-Holtz, ex CEO de Sony Music.

Normas
Entra en El País para participar