El PNV gana con holgura y habilita un nuevo pacto con el PSOE

Subida de EH Bildu, irrupción de Vox con un escaño y desplome de Podemos y de la coalición de PP y Ciudadanos

Elecciones Euskadi 2020
El lehendakari y candidato a la reelección Iñigo Urkullu (d) junto al presidente del PNV Andoni Ortuzar (i) celebran los resultados electorales en la sede central del PNV este domingo en Bilbao. EFE

El PNV volvió a ser el partido más votado en las elecciones autonómicas de Euskadi con un resultado histórico que le sitúa con 31 diputados, 3 más que en la anterior cita con las urnas. El lehendakari, Iñigo Urkullu, afronta su tercera legislatura consecutiva, en la que tendrá que lidiar con una de las crisis económicas más graves de la historia.

Los resultados de las urnas habilitan una renovación de su acuerdo de gobierno con el PSE-EE. Los socialistas han recibido el visto bueno de las urnas a su condición de socio en el Gobierno de Urkullu en la anterior legislatura. Han sumado un escaño más que en la anterior legislatura y contarán con 10 representantes en la Cámara de Vitoria.

Ambos grupos suman una trayectoria de alianzas políticas sin sobresaltos, un escenario inédito en la política española y que ha sido refrendado por los ciudadanos de Euskadi.

Enfrente, EH Bildu se consolida como la segunda formación más respaldada por los vascos. El partido de la candidata Maddalen Iriarte tendrá 22 diputados en la Cámara vasca, 4 más que hace cuatro años.

Estaban citados en las urnas más de 1,8 millones de ciudadanos, pero la abstención fue muy alta, por encima del 47%, en los comicios más atípicos de la historia. El miedo a la pandemia y la cita inédita con las urnas en pleno verano pasó factura, en una jornada que además se complicó por las fuertes lluvias matinales. Este negro panorama se extendió a los resultados de Elkarrekin Podemos. La coalición liderada por Miren Gorrotxategi perdió cinco escaños y se quedó con seis.

Muchas miradas estaban pendientes de la coalición entre PP y Ciudadanos en Euskadi, un ensayo que algunos en el partido de Pablo Casado quieren extrapolar a otras comunidades de alto componente nacionalista, como la de Cataluña. El experimentó no salió bien. Los dos socios suman cinco diputados, cuatro menos de los que tenían los populares en solitario, puesto que la formación magenta nunca ha tenido representación en la Cámara vasca. Parece que los vascos no olvidaron el pasado discurso antiforalista de Ciudadanos.

Esta circunstancia ya provocó en su día la salida de Alfonso Alonso, el anterior líder del PP en Euskadi, luego sustituido por Carlos Iturgaiz, un histórico de los populares vascos que sufrió los años más duros del terrorismo.

Ausencia de ETA

Esa fue la noticia más positiva de la jornada, la ausencia de ETA en unos comicios en los que antes se hacía presente con asesinatos y amenazas.

Vox, el único partido que remitió a los ciudadanos su programa en castellano y que omitió el euskera en una comunidad bilingüe, aspiraba a conseguir un escaño en Álava, el territorio natal de su presidente, Santiago Abascal. Y lo consiguió.

Precisamente el mensaje del PNV en campaña, articulado por Urkullu y Andoni Ortuzar, presidente de la formación nacionalista, fue el de “ojito que viene Vox”.

Tendrá que esperar para otra ocasión el tripartito de izquierdas que habían promovido Elkarrekin Podemos y EH Bildu, pero sin contar con el PSE-EE. Idoia Mendía, la líder de los socialistas, ha rechazado en todo momento en la campaña esta posibilidad. Curioso este proyecto, que de hecho supone un pulso entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, socios en el Gobierno de Madrid.

En un análisis por territorios, el PNV fue el grupo más votado en Álava, el granero tradicional de sufragios del PP en Euskadi. Allí consiguió nueve parlamentarios, uno más que en la anterior legislatura.

EH Bildu se situó como la segunda fuerza, con seis representantes, uno más. Ha sido Álava la puerta de entrada de Vox al Parlamento de Vitoria.

Abascal y su familia son de Amurrio, una de las principales localidades de este territorio, y parece que ha captado los votos que ha perdido la propuesta del PP de Carlos Iturgaiz.

Los socialistas ganan un representante y se sitúan con cuatro y por delante de Elkarrekin Podemos en Álava, que pierde dos escaños y se queda con otros dos.

La coalición de PP y Ciudadanos fracasa en el entorno más amable a los populares. Quedan con tres parlamentarios, dos menos que cuando la formación de Pablo Casado se presentaba en solitario.

En Bizkaia, el liderazgo también le ha correspondido al PNV con una docena de escaños, uno más que en los comicios de 2016. EH Bildu gana tres representantes y se sitúa con siete. Detrás de estas formaciones, el tercer puesto en Bizkaia le corresponde al PSE-EE. Conserva los tres diputados por este territorio.

Por su parte, Elkarrekin Podemos deja dos puestos y queda con otros dos. El equipo de PP y Ciudadanos pierde un escaño en Bizkaia, y se queda con uno.

Triplete del PNV

En Gipuzkoa, el PNV consigue el primer puesto y hace triplete en los territorios vascos. Y lo hace ganando un parlamentario para totalizar diez. EH Bildu queda segundo en Gipuzkoa, su feudo tradicional, con nueve representantes, uno más. PSE-EE pasa a ser la tercera fuerza con tres escaños.

En sus primeras declaraciones, el lehendakari Urkullu garantizó que durante la jornada se ofrecieron todas las medidas para que los ciudadanos pudieran votar con seguridad, pese a la pandemia del coronavirus. La asistencia a las urnas fue más fluida que de costumbre, porque se habilitaron más colegios electorales y se incrementaron asimismo el número de urnas.

Uno de los primeros partidos en hacer declaraciones después de conocerse los resultados fue el de Vox. Ignacio Garriga, diputado de la formación y coordinador de las campañas vasca y gallega, calificó el escaño logrado en el Parlamento de Vitoria como “una heroicidad” y un “éxito sin precedentes”. El representante de Vox en Vitoria servirá “para terminar con el silencio ante el nacionalismo y la izquierda abertzale”.

En la localidad guipuzcoana de Ordizia, que esta semana ha vivido un rebrote del virus que ha afectado a más de 70 vecinos, la opción más votada fue la de EH Bildu. Consiguió el 45,30% de los votos. El porcentaje anterior logrado por la corporación de la izquierda abertzale fue del 33,66%.

Por su parte, Equo Berdeak no ha conseguido representante en el Parlamento de Vitoria. Su candidato a lehendakari, Joserra Becerra, ha lamentado que “hoy no llegará la ola verde a Euskadi”. Aunque ha asegurado que “tarde o temprano” llegará, para lo que se ha comprometido a seguir trabajando.

La campaña de Equo Berdeak ha sido “digna” y en ella han mostrado “sus propuestas y talante político”. Becerra añadió que “hemos estado a la altura de otras formaciones que hoy seguramente son vencedoras, pero esto no acaba aquí”. En su discurso destacó que “los y las verdes seguiremos haciendo política en Euskadi. En los anteriores comicios, Equo Berdeak acudió en coalición con Elkarrekin Podemos.

Normas
Entra en El País para participar