Tecnología

Facebook contraataca: qué hay detrás de WhatsApp Pay y Facebook Shops

La mayor red social del mundo lanza un órdago a Amazon, Alibaba y también a la banca tradicional con sus propuestas de comercio electrónico y sus servicios de pago

El fundador y CEO de Facebook, Mark Zuckerberg.
El fundador y CEO de Facebook, Mark Zuckerberg.

Facebook avanza a paso firme para llevar el comercio electrónico y los servicios de pago a sus plataformas. Aunque era un secreto a voces desde hace tiempo que la compañía planeaba ser un jugador relevante en estos negocios, ha sido en los últimos meses, y en plena pandemia, cuando ha acelerado y dejado ver el contraataque que prepara frente a Amazon y Alibaba.

El pasado lunes, WhatsApp, la aplicación de mensajería adquirida por Facebook en 2014, anunció el lanzamiento de su nuevo servicio de pagos, WhatsApp Pay, que permite a los usuarios enviarse dinero entre sí de una forma gratuita y tan fácil como si se mandaran un mensaje y realizar compras en pequeñas empresas, sin tener que abandonar la plataforma de chat. El servicio se estrenó en Brasil, el segundo mayor mercado para WhatsApp del mundo, tras India, pero se espera que llegue al resto del mundo en unos meses.

Las empresas, que ya pueden subir sus catálogos de productos en la versión comercial de WhatsApp y responder a las preguntas de los usuarios, tendrán que pagar una tarifa por el procesamiento del 3,99% para recibir los pagos de los clientes, “similar al importe que posiblemente ya pagan al aceptar transacciones con tarjetas de crédito", según explicó la plataforma social.

Este anuncio se suma a otros hechos por la compañía de Mark Zuckerberg. El mes pasado lanzó Facebook Shops para permitir a los vendedores crear escaparates digitales en Facebook e Instagram en lo que los analistas de Deutsche Bank estiman una oportunidad de ingresos de 30.000 millones al año, según informó el Financial Times. La red social también ha comenzado a implantar Facebook Pay, un servicio similar al de pagos de WhatsApp pero para Facebook y su aplicación Messenger, y en el que se integra WhatsApp Pay para que la información de la tarjeta de los usuarios se guarde en ambos servicios. La red social puede así recopilar datos sobre patrones de gasto y competir con Amazon.

Para Fernando Aparicio, CEO de la consultora Amvos Digital, la fuerza que está tomando el negocio publicitario de Amazon y de Alibaba está obligando a Facebook y a Google a contraatacar en materia de ecommerce. Según explica, estas dos compañías controlan dos tercios del mercado de la publicidad digital mundial pero están viendo cómo Amazon se ha introducido agresivamente en su terreno, merced a una publicidad más efectiva, ya que la propensión a la compra es mucho mayor en el usuario que se ve impactado por la publicidad en Amazon que el usuario medio que ve anuncios en Google y Facebook.

“Que Amazon prevea facturar este año 17.000 millones de dólares en su negocio publicitario no hace la más mínima gracia a Facebook y Google. Y Alibaba lleva ya muchos años generando una gran parte de su facturación gracias a servicios de publicidad y marketing en sus múltiples marketplace, tanto nacionales como internacionales. Por eso, Google Shopping Actions, lanzado en Francia el pasado año, y el reciente lanzamiento de Facebook Shops son el mascarón de proa de una evolución obligada al modelo marketplace que intente disminuir la desventaja que, en la visión integral de las interacciones de los clientes, tienen Google y Facebook frente a Amazon”, continúa Aparicio.

Para este experto en economía digital, mientras Amazon cuenta con la información real de compra que puede rentabilizar en su plataforma publicitaria, Facebook y Google carecen de las áreas clave que les permitan competir de tú a tú con Amazon y Alibaba en territorio ecommerce: los pagos y la logística. “Por tanto, que la transacción finalice en Facebook y Google es una clave estratégica fundamental para obtener una visión más amplia sobre lo que de verdad está ocurriendo en las transacciones entre compradores y vendedores”.

Facebook Pay (y también WhatsApp Pay) permite que cualquier persona pueda pagar en cualquier Facebook Shop de la misma manera que lo haría en Amazon, Ebay o Aliexpress. Es realidad, es un sistema que solo exige dotar de un medio de pago (una tarjeta de crédito o débito, por ejemplo) a la cuenta del usuario de Facebook, convirtiéndola en una cartera virtual, al igual que Amazon Pay, Google Pay, Apple Pay o Samsung Pay.

Para Aparicio, lo de ofrecer a cualquier vendedor que abra una tienda en Facebook la oportunidad de cobrar al consumidor a través de Facebook Pay es solo la punta del iceberg, a juzgar por lo ocurrido en China. “El verdadero negocio está en todo lo que supone el apellido Pay, que es ni más ni menos que la evolución hacia el siguiente y definitivo modelo de negocio: la generación de ingresos vía servicios financieros y el torpedo final contra la banca tradicional. Wall Street exige nuevos tributos con los que saciar la eterna necesidad de que sus empresas cotizadas generen nuevas fuentes de ingresos”.

La frase “te hago un Bizum, referido a la plataforma para realizar pagos entre usuarios de la banca española, puede ser muy común entre usuarios españoles, pero desconocido para los ciudadanos austríacos o irlandeses; mientras que “te lo pago por Facebook o Google” resulta tan comprensible como potencialmente global. No hay que olvidar que Whatsapp suma más de 2.000 millones de usuarios en el mundo y Facebook unos 2.500. Además, enviar dinero sea tan fácil como compartir fotos cumple el principio de máxima simplicidad que tanto gusta a los usuarios.

“En la economía del dato poco importa la facturación en el corto plazo; la clasificación global de las principales entidades financieras con criterios como la categorización por activos totales o por capitalización del mercado ofrece pocas pistas sobre su futuro: supone una visión tan monolítica como miope ante la nueva realidad marcada por la masa crítica de los datos: si la inteligencia artificial obtiene mejores resultados cuantos más datos se tiene, cómo comparar los datos generados por 144 millones de usuarios del Banco Santander con los más de 300 millones de PayPal o los trillones de datos que cualquiera de los GAFA [Google, Apple, Facebook y Amazon] podrían recabar de sus usuarios en materia financiera”, reflexiona Aparicio.

El CEO de Amvos Digital avanza que PayPal, líder en pagos a nivel mundial, va a conocer rivales de un tamaño desconocidos hasta el momento. “Que el líder del proyecto Libra de Facebook, el más ambicioso de Zuckerberg hasta la fecha y que ha desatado todas las alarmas entre los Bancos Centrales, sea el ex CEO de PayPal no es casualidad. Eran las miguitas que dejaban pistas, como en el cuento de Hansel y Gretel, del camino hacia el futuro para Facebook”.

Para los siguientes pasos de los GAFA solo hay que mirar a China, donde WeChat Pay, propiedad de Tencent, permite, entre otras muchas funcionalidades, los pagos online y offline entre personas, entre empresas y consumidores, pagos transfronterizos y préstamos al consumidor. El descubrimiento en el mundo occidental de los códigos QR, motivado por la pandemia, como la mejor forma de digitalizar gratuitamente la carta de los restaurantes es una realidad omnipresente en China desde hace más de 8 años, cuenta Aparicio, que apunta que los bancos digitales chinos, My Bank y WeBank (de Alibaba y Tencent, respectivamente) llevan 5 años operando en China a pleno rendimiento.

“Los microcréditos para millennials chinos les permiten comprar hamburguesas a plazos, en una espiral, no sin riesgos financieros, que contribuye a engordar la cuenta de resultados de los proveedores del servicio. No hay que tener la bola de cristal para ver quién y cómo va a proveer estos servicios en el resto del mundo”, dice.

Ahora falta por ver cómo reaccionan los reguladores. En India, por ejemplo, donde se probó inicialmente WhatsApp Pay, los esfuerzos de Facebook para lanzar este servicio se ha visto retrasado por los reguladores, incluido el banco central del país, durante dos años. Y ya es conocido que en EE UU los reguladores han emprendido investigaciones sobre las grandes tecnológicas de país, incluida Facebook, por el poder que están acaparando en diferentes mercados.

Mientras, la red social sigue haciendo sus deberes. En abril pasado anunció que pagaría 5.700 millones de dólares por el 10% del grupo indio de telecomunicaciones Reliance Jio y que las dos empresas se centrarían en una asociación con JioMart, la plataforma de comercio electrónico recién lanzada por Jio. En Indonesia, Facebook invirtió el mes pasado una cantidad no revelada en la compañía de transporte Gojek, el unicornio más grande de ese país, centrada en su brazo de pagos digitales GoPay.

Normas
Entra en El País para participar