La brasileña Oi fija en 2.600 millones el precio de los activos que quieren Telefónica y Telecom Italia

La teleco brasileña presenta un proyecto global de venta de activos para reducir deuda

El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.
El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

Oi, la cuarta operadora brasileña, acelera en su proceso para salir del concurso de acreedores, el mayor de la historia del país. La compañía ha presentado su Plan de Reorganización Judicial, en el que establece la sostenibilidad de sus negocios, la reorganización y simplificación corporativa para ganar eficiencia y flexibilidad financiera. En este sentido, cita los distintos activos que va a poner a la venta, entre los que figuran los vinculados a la telefonía móvil, por los que han mostrado interés de Telefónica y Telecom Italia, que van de la mano en el proyecto, con el que aspiran a reforzar sus respectivas posiciones en Brasil.

En su informe, Oi señala que pondrá a la venta el 100% de las acciones de la compañía que detente estos activos de móvil. El proceso se llevará a cabo a través de una subasta con las mejores ofertas, con el pago de un precio mínimo de 15.000 millones de reales (algo menos de 2.600 millones de euros). El importe deberá ser pagado en efectivo. La valoración estaría en línea con los precios estimados por distintos analistas.

El concurso será adjudicado a la mejor oferta, si bien se abre la vía a la elección de la segunda, si no es más de un 5% inferior a la primera, y el riesgo de ejecución es menor. La transacción requerirá de la aprobación de las autoridades reguladoras y de la competencia. En agosto, el plan debe recibir el visto bueno de los bonistas de Oi. La subasta se abrirá en el cuarto trimestre, para cerrarse definitivamente, con todos los permisos, en el mismo periodo de 2021.

Telefónica y Telecom Italia se están moviendo con rapidez. A final de mayo, el CEO de la compañía transalpina, Luigi Gubitosi, afirmó que se habían hecho buenos progresos en la transacción con Telefónica, añadiendo que la due-dilligence de los activos está ya en marcha. Además, Gubitosi indicó que el acuerdo aportará crecimiento a Telecom Italia desde el primer año, y no afectará a su desapalancamiento.

Días antes, José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, afirmó que la teleco está participando en el proceso. “Creemos que es muy atractivo”, dijo el directivo en la presentación de los resultados del primer trimestre. “Nos apetece muchísimo, porque nos daría otra oleada de crecimiento en un mercado como el brasileño, en el que somos líderes”, afirmó. Telefónica tiene como asesor en este proceso a Bank of America Merrill Lynch.

Brasil es el primer mercado de Telefónica en clientes, con 93,17 millones de líneas, de las que 74,74 millones son móviles. Esta posición sitúa a la compañía como primer operador nacional.

En términos generales, Oi prevé captar al menos 23.000 millones de reales con la venta de activos. Además de los servicios móviles, la empresa prevé vender sus torres de telefonía móvil, con un precio mínimo de 1.000 millones de reales; sus infraestructuras de fibra, valoradas en 6.500 millones; y sus centros de datos, con un precio de 325 millones. Cada uno de estos activos se incluirán en diferentes compañías para instrumentalizar las desinversiones. En el caso de los centros de datos, ha recibido ya una oferta.

Deuda de Oi

Oi cerró el primer trimestre con una deuda bruta de 24.441 millones de reales, un 49% más que a la conclusión de 2019. El aumento es consecuencia, especialmente, de la depreciación del real frente al dólar en ambos periodos (un 29% y un 34%, respectivamente), derivada de la crisis y el deterioro de los mercados generados por la pandemia del Covid-19.

Su posición de liquidez era de 6.310 millones de reales, un 174% más, y su deuda neta de 18.131 millones, un 13,8% más alta. La exposición de la deuda de Oi a las divisas extranjeras es del 63,6% del total.

Acuerdo con el Santander frente al Covid

Respiradores. Santander Brasil y Telefónica han establecido un acuerdo para realizar la importación de 200 respiradores desde China y apoyar la red de salud del país brasileño en medio de la pandemia Covid-19. El destino de los equipos cuenta con el apoyo técnico y logístico del programa Todos por la Salud.

Apoyo. Desde el comienzo de la pandemia, Vivo ha puesto en marcha una serie de medidas para apoyar la lucha contra la pandemia. A través de la Fundación Telefónica Vivo, la compañía anunció recientemente la donación de 16,3 millones de reales a distintas iniciativas. Por su parte, en los últimos tres meses, Santander ha implementado iniciativas como la donación de cinco millones de pruebas rápidas y 15 millones de mascarillas, así como respiradores y equipos sanitarios, con unas aportaciones de siete millones de reales.

Normas
Entra en El País para participar