Alimentación

CVC y los acreedores podrán instar la venta de Deoleo a partir de 2025

La deuda de 242 millones deberá estar ya repagada; la empresa ficha a GVC Gaesco como colocador de la ampliación que empieza el martes

Ignacio Silva, presidente de Deoleo.
Ignacio Silva, presidente de Deoleo. EFE

El largo proceso de reestructuración de Deoleo comienza a quemar sus últimos episodios. La compañía aceitera recibió ayer el visto bueno de la CNMV a su folleto de ampliación de capital por 50 millones de euros. Esta comenzará el próximo martes con el periodo de suscripción para los actuales accionista, pero estará abierta también a otros inversores que los adquieran en el mercado. La compañía iniciará la próxima semana los primeros road shows con inversores para atraerlos al proceso, para el que ha contratado como agente colocador a GVC Gaesco.

El folleto refleja todas las aristas que componen el acuerdo de refinanciación al que llegó Deoleo con sus acreedores, y que les dará a estos el 49% del capital de Deoleo Holding, la entidad cabecera que resultará cuando finalice todo el proceso.

DEÓLEO 0,25 0,00%

Un acuerdo que pone una fecha concreta para que los accionistas puedan empezar a plantear una venta de la sociedad: 2025. Así consta en el folleto, en el que se detalla que ese proceso de venta podrá iniciarse en dos circunstancias: transcurridos cuatro años y seis meses desde que se complete la reestructuración (el 24 de junio próximo), lo que lleva a 2025; o antes si CVC deja de ser el accionista de control, una opción más remota porque requeriría además que toda la deuda que la empresa llama sostenible, por 252 millones, estuviese repagada.

En ambos casos, los accionistas con más de un 20% en Deoleo Holding –léase, CVC y los hedge funds acreedores– podrán instar el inicio de un proceso de venta de todo el negocio “mediante venta privada, oferta pública de venta, liquidación o mediante cualquier otro mecanismo”, como reza el documento. El acuerdo no obliga a promover dicho proceso de venta en esos plazos. Es una potestad.

En caso de que la deuda esté repagada, tendrían que dar el visto bueno al menos accionistas con un 51%, y de no estar amortizada bastaría con un 40%. En todos los casos con derecho de arrastre; es decir, se obligaría a vender a todos los accionistas.

En Bolsa

La venta de Deoleo ya se ha puesto sobre la mesa durante el proceso de reestructuración. Sobre todo, vinculada a los warrants que se entregarán a más de 10.000 accionistas minoritarios, y que les permitirá repartirse el 10% de una hipotética venta en base a un valor de la empresa (capitalización más deuda) superior a 575 millones de euros.

El plan inicial de Deoleo pasaba por que estos derechos tuviesen una duración de cinco años, lo que prácticamente les hubiera dejado sin posibilidad de ejecutarlos, dados los plazos para la venta contemplados para el folleto. Finalmente ese plazo ha pasado a ser de 10 años.

Los accionistas deben elegir entre inyectar unos 0,036 euros por cada título que tengan ahora y no desaparecer de la nueva compañía –los minoritarios recibirían los warrants, cierto–, o vender los derechos de suscripción cuyo precio es incierto.

La ampliación de capital arrancará el martes 26, a razón de 0,1 euros por cada título nuevo de los 500 millones que va a emitir. El gigante del capital riesgo británico asegurará 40 millones de euros. La operación concluirá el día 25 de junio, cuando cotizarán las acciones nuevas.

Los accionistas que no aporten el dinero nuevo, 21 acciones a 0,1 euros cada una por cada 59 que tengan ahora (de ahí que tengan que inyectar unos 0,036 euros por cada título), desaparecerán del capital. Es una operación acordeón con todas las consecuencias: el capital previo se destruye.

Las acciones de Deoleo concluyeron ayer a 0,0384 euros. Su capitalización es de 50 millones de euros, frente a los 2.000 millones que llegó a valer en 2007, antes de que estallaran todos sus problemas. Este es el segundo rescate de Deoleo en tres años con CVC mandando. El primer match ball se jugó en 2017 y se salvó con una reducción de capital.

Así será el nuevo entramado societario de la compañía

Organigrama. El primer paso será que Deoleo SA traspase todos sus activos a Deoleo Holding, la empresa que cotizará en Bolsa. Después, esta los transmitirá a Deoleo Global, en última instancia la unidad que se quedará con el negocio. Los dueños de Deoleo Holding serán, por una parte, CVC y los actuales accionistas, con un 51%, y, por otra, los acreedores financieros, que tendrán el 49%. Entre Deoleo Holding y Deoleo Global, se interponen otras dos sociedades: Deoleo UK, del que dependerá el CEO y que contará con los consejeros, y Deoleo Financial, participada al 100% por la anterior. Así, la sociedad holding, controlada por los acreedores, por CVC y por el resto de los accionistas, es la propietaria de Deoleo UK, que a su vez es la dueña de Deoleo Financial, y esta última es el accionista único de Deoleo Global, que tiene el negocio.

Normas
Entra en El País para participar