España defiende en la UE ayudas para el motor tras el seísmo en Nissan Barcelona

El motor genera un volumen de negocio que supone el 7% del PIB del continente y da trabajo a casi 14 millones de personas de manera directa e indirecta

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, en una foto de archivo.
La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, en una foto de archivo.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha defendido este viernes en la reunión informal de responsables de Industria y Mercado Interior de la UE un plan específico de recuperación para el sector de la automoción, que genera un volumen de negocio que supone el 7% del PIB del continente y da trabajo a casi 14 millones de personas de manera directa e indirecta.

Una docena de países han presentado una Declaración de Interés Común en la que se señala la necesidad urgente de ayudar a la cadena de valor de la automoción europea, como sector estratégico y uno de los más castigados por el Covid-19.

Maroto ha señalado que el plan de reconstrucción que está preparando la UE para hacer frente al impacto del coronavirus, con alrededor de 1,6 billones de euros -el Parlamento pide dos-, ha de dedicar un apartado específico a la automoción y que debe apoyarse con un presupuesto acorde a la relevancia que tiene en la economía.

"Este plan específico debe tener en cuenta toda la cadena de valor y ha de ser compatible con los objetivos de transición ecológica y transformación digital de la UE", ha subrayado.

La declaración ha sido promovida por Bulgaria, Eslovaquia, Eslovenia, España, Hungría, Italia, Letonia, Malta, Polonia, Portugal, República Checa y Rumanía, y está abierta a la incorporación de otros socios comunitarios.

El argumentario de Maroto en la UE se produce un día después de que el diaro japonés Nikkei asegurara que Nissan cerrará la planta de la Zona Franca de Barcelona y trasladará su producción a factorías de Renault en Francia y "otros lugares", quedando en peligro más de 3.000 puestos de trabajo directos y 20.000 indirectos.

El secretario general de Industria y de la Pyme, Raül Blanco, ya anunció el martes que España defendería que el 10% del presupuesto del plan de recuperación europeo se destine a la industria de la automoción.

De las plantas de ensamblaje del Viejo Continente salen cada año alrededor de 19 millones de turismos, vehículos comerciales y camiones, el 20% sobre la fabricación mundial -98 millones de unidades en 2018-, según datos de la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA) y la Organización Internacional de Fabricantes de Vehículos a Motor (OICA).

A 6 de mayo y según ACEA, las 196 plantas de vehículos que hay en la UE dejaron de producir 2,3 millones de unidades por el cierre temporal que ha provocado el coronavirus.

El sector reclama 400 millones en España

Las patronales del sector Anfac (fabricantes), Faconauto (concesionarios), Ganvam (distribución) y Sernauto (proveedores) demandan un plan de impulso a la demanda con una dotación de 400 millones de euros y que no se discrimine a ninguna tecnología como ocurre en el Programa de Incentivos a la Movilidad Eficiente y Sostenible (Moves), limitado a modelos eléctricos.

La semana pasada presentaron su estrategia pos-Covid para relanzar el sector a la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, y a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto. El próximo lunes vuelven a reunirse con Maroto, según han confirmado fuentes del sector a CincoDías.

 

Normas
Entra en El País para participar