TUI dice que el verano no está perdido y que hay mucha demanda para viajar

El turoperador alemán reducirá un 30% los costes y eliminará 8.000 empleos

Fritz Joussen, consejero delegado de TUI
Fritz Joussen, consejero delegado de TUI

Mensaje de optimismo del principal turoperador europeo respecto a la temporada alta. Solo unas horas después de que España fijara una cuarentena para todo ciudadano extranjero que cruzara sus fronteras durante el estado de alarma y a pesar de que ahora mismo están prohibidos los movimientos entre países miembros de la UE, el consejero delegado de TUI, Fritz Joussen, remarcó que el verano no está perdido, aunque será diferente al de otras temporadas. “La demanda para viajar es todavía muy alta. La gente quiere viajar y el verano es posible con reglas claras y medidas de seguridad”, aseguró en una conferencia con medios de comunicación durante la presentación de los resultados del último semestre fiscal (octubre de 2019 a marzo de 2020), en los que registró unas pérdidas de 540 millones de euros, frente a los 106 millones de euros al año anterior.

En el encuentro remarcó que la temporada alta podría desplazarse en el tiempo este año, empezando más tarde y también acabando más tarde. De hecho remarcó que el 35% de los paquetes vacacionales para verano de 2020 están ya contratados, aunque este porcentaje representa un descenso del 40% respecto al verano de 2019, y que las contrataciones para la temporada alta de 2021 se han duplicado. “Creo que como muy tarde en 2022 veremos una recuperación total del turismo”.

Y en la activación de ese calendario estival es fundamental el plan que pretenden aprobar hoy los ministros de Turismo de la UE, a cuyo borrador tuvo acceso El País, para tratar de salvar los 385 millones de viajes que se hacen en Europa entre junio y agosto y los 190.000 millones de euros que se gastan. El plan de desescalada contaría con tres fases. En la fase 0, en la que se encuentran actualmente todos los países, los movimientos transfronterizos están prohibidos. El país que acceda a la fase 1 obtendrá el permiso para que sus ciudadanos puedan viajar a otro país que esté en fase 1 y finalmente en la fase 2 se levantarán todas las restricciones.

TUI fue una de las primeras compañías que tuvo que pedir ayuda a Alemania ante el desplome del turismo. En lo que va de año, el turoperador ha recibido el aval estatal para lograr créditos por valor de 1.800 millones de euros, con un período de amortización de tres años y que le obligará a un estricto proceso de adelgazamiento. A pesar de que ha recortado un 70% los gastos desde que se cerraron las fronteras en Europa, los gastos fijos se elevan a 250 millones de euros al mes, por lo que Joussen avanzó otro plan para reducir un 30% adicional los costes, que conllevaría la pérdida de 8.000 empleos, entre despidos y contratos que no se renuevan.

La segunda parte del plan de reducción de gastos pasará por vender activos. Tiene 411 hoteles en exclusividad, entre ellos los 99 hoteles de RIU, 16 cruceros, 1.600 agencias de viajes y 150 aviones. “El negocio tiene que estar basado en una estrategia diferente, mucho mas ligera en activos”, remarcó Joussen, que hizo especial hincapié en la necesidad de repensar la estrategia con la industria aérea. En su opinión considera que TUI necesita tener sus propias aerolíneas, pero que es necesario decidir si es más conveniente tenerlas en propiedad o en alquiler. "Vender todas las aerolíneas no es realista".

Normas
Entra en El País para participar