La emisión de pagarés en España estará blindada al 70% por el ICO

Las empresas tendrán avales por 4.000 millones para emitir deuda hasta dos años antes del próximo 30 de septiembre

La emisión de pagarés en España estará blindada al 70% por el ICO Ampliar foto

El último movimiento del Gobierno para facilitar la liquidez de las empresas y evitar que se deteriore el tejido productivo irá de la mano de los mercados financieros. Y el apoyo será muy fuerte. Además de los avales bancarios, que el ministerio de Economía ha diseñado y que ha ido activando desde el pasado 6 de abril, los emisores en el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) también podrán contar con este escudo. Y al mismo nivel que el resto: la cobertura en caso de impago será de siete de cada 10 euros invertidos.

El importe de los avales, por 4.000 millones, supone que la plataforma de financiación puede agotar toda su capacidad. Ahora el número de pagarés en circulación ronda los 2.500 millones pero el máximo asciende a más de 6.500 millones, según los programas vigentes de 46 compañías y fondos de titulización. Todas las emisiones que se realizaron antes de que estallara en España la crisis del coronavirus y pusiera en jaque el futuro económico.  Esta fórmula de financiaciación, de deuda con vencimiento entre tres días y dos años, se había paralizado con el estallido de pandemia, como publicó CincoDías el pasado 6 de abril.

Las emisiones deberán realizarse antes del 30 de septiembre para contar con el blindaje, y las empresas (no financieras) debían contar con un programa aprobado a fecha del 21 de abril, cuando se hizo oficial que este tipo de renta fija contaría con el apoyo estatal. Al igual que ocurre con la deuda bancaria con las empresas que no son pymes, los avales garantizan el 70% del importe del nominal. Deberán tener la sede en España y no podrán utilizar el dinero para repartir dividendos.

BME y el ICO serán los encargados de gestionar estos avales, que deberán suscribir un contrato marco con cada una de las empresas y con las entidades colocadoras que participen en el programa. El coste será de 30 puntos básicos (un 0,3%) para avales con vencimiento de hasta 12 meses y de 60 puntos básicos (0,6%) para avales con vencimiento entre 13 y 24 meses. Este precio se descontará, previsiblemente, de la rentabilidad de la emisión

Al igual que ocurre con los bonos de largo plazo high yield, ahora apenas hay inversores para este papel sin la calidad estándar que pide el Banco Central de BBB- (grado de inversión). Justo el que más necesita un comprador de último recurso. Fuentes de la banca de inversión señalan que el mercado monetario –de deuda a corto plazo– sigue funcionando mal incluso para empresas con ratings blindados. Y lanzan, junto a las propias empresas y los gobiernos, una llamada de socorro a Lagarde para que dé un paso más en su estrategia y admita los pagarés de emisores de menor abolengo.

El BCE sí puede adquirir los que vendan Aena, Endesa, Iberdrola, Repsol, Telefónica, Red Eléctrica, Ferrovial, Naturgy, Abertis, ACS, Amadeus, Cellnex, Colonial y Viesgo, con programas por un total de 18.000 millones.

Normas
Entra en El País para participar