Banca

El Banco de España calcula que los bancos pueden asumir 92.900 millones más de morosidad

El gobernador urge una respuesta "contundente, rápida y coordinada" fiscal, monetario y prudencial ante la crisis del coronavirus

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. EFEMariscalArchivo
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. EFE/Mariscal/Archivo EFE

La crisis del coronavirus provocará un considerable aumento de los créditos impagados como consecuencia de la paralización de una parte significativa de a actividad económica, y del aumento elevado aumento del paro.

Pese a ello, el Banco de España asegura que las entidades bancarias cuentan con mayores niveles de solvencia que en la crisis de 2008, y aboga porque en esta ocasión este sector juegue "un papel destacado en la absorción de esta perturbación y en la respuesta a la crisis". En este caso, el supervisor nacional mantiene que las entidades financieras española "cuentan con unos niveles de capital significativamente superiores a los requisitos mínimos regulatorios, que se pueden utilizar para absorber pérdidas inesperadas", como consecuencia de la pandemia. Aunque el supervisr recuerda que la banca española es la que cuenta con las tasas de capital CET1 más bajos de Europa.

De esta forma, explica que teniendo en cuenta que el "colchón voluntario" de CET1 (que podría utilizarse para la absorción de pérdidas inesperadas asociadas al Covid) del conjunto del sistema bancario español se situó en diciembre de 2019 en 28.000 millones de euros, el Banco de España estima que la liberación de colchones permitida por la respuesta a la crisis "sería suficiente para cubrir un aumento de la tasa de morosidad de alrededor de 8,2 puntos porcentuales, que se eleva significativamente cuando se añade el efecto positivo de las moratorias y del programa de avales a empresas comprometido por el Gobierno, que, además, contribuye a reducir los APR", según ha puesto de manifiesto en su Informe de Estabilidad Financiera de Primavera 2020,

En total, las entidades financieras españolas cuentan con colchones para asumir pérdidas como consecuencia de la pandemia de 92.900 millones de euros. La tasa de morosidad, así puede elevarse al 13% (4,8% registrada a febrero, y que suman 56.703 millones de euros, a lo que se sumaría el 8,2% adicional que podría asumir).

La banca española acumula un volumen de capital de máxima calidad de 194.500 millones de euros, de los que 101.500 millones corresponden a requisitos regulatorios mínimos y 92.900 millones son fondos que pueden liberarse de los diferentes colchones para absorber pérdidas.

El Banco de España ha advertido de que la pandemia del Covid-19 tendrá un impacto negativo sobre la "ya modesta" capacidad de generación de resultados por parte de las entidades bancarias españolas y elevará la morosidad. El sector bancario español continuó su proceso de desapalancamiento y mejora de la calidad crediticia en 2019, al tiempo que aumentó ligeramente su solvencia y disminuyó su rentabilidad por factores extraordinarios.

En este contexto, el Banco de España espera que la irrupción del coronavirus y las medidas de contención implementadas tengan un impacto negativo en la morosidad (como ya se ha comentado), presionando adicionalmente la rentabilidad a la baja. El organismo espera que el programa de avales a empresas para mitigar el impacto de la crisis del coronavirus contribuya a que el crédito siga fluyendo al sector productivo, pero prevé que la expansión de la pandemia cause aumentos en las ratios de dudosos y el volumen de refinanciaciones y reestructuraciones de las entidades, pese a su descenso en 2019. Con todo, el sector estaría en condiciones de soportar un alza de 8,2 puntos en la morosidad, que espera se vea impactando .

Aunque desde 2013 los flujos anuales de nuevos dudosos se han visto más que compensados por las recuperaciones y salidas a fallidos, el organismo gobernado por Pablo Hernández de Cos ha advertido de que la actual crisis revertirá este proceso de saneamiento. "Las entradas en dudoso aumentaron en cierta medida ya en 2019, pero la crisis pandémica hará que este flujo de entrada aumente adicionalmente. En este sentido, resulta crucial que las entidades mantengan unos adecuados estándares de concesión de los préstamos", ha señalado.

Ha recordado también que, aunque las recuperaciones y las salidas a fallidos siguieron compensando el incremento de los nuevos créditos dudosos 2019, la crisis también dificultará mantener esta diferencia positiva, así como la liquidación de activos problemáticos a través de ventas de activos adjudicados y fallidos.A cierre del pasado ejercicio, la cartera de inmuebles de la banca sumaba 30.000 millones de euros, tras recortar en 12.000 millones estos activos tóxicos en el último ejercicio.

El supervisor espera un aumento más rápido de la morosidad en el caso de los préstamos al consumo de los hogares, dado el elevado crecimiento que registró esta cartera en los últimos años y el comportamiento que tradicionalmente se ha observado en respuesta a este tipo de perturbaciones.

Respecto a los depósitos, que continuaron aumentando en 2019, el Banco de España prevé que la crisis del Covid-19 sostenga su crecimiento, debido al previsible aumento de la tasa de ahorro de los hogares y la búsqueda de activos líquidos y de bajo riesgo.

Impacto adicional en Santander y BBVA

La evaluación completa del impacto de la pandemia del Covid-19 en la exposición crediticia de los bandos españoles requiere tener en cuenta su actividad significativa en el extranjero, explica el Banco de España.

Los activos financieros en el exterior (principalmente préstamos) se incrementaron en 2019 un 9,3% en tasa interanual, superando el 50% de los activos financieros consolidados. Por el contrario, los activos financieros de los negocios en España se redujeron un 1,8%. Los préstamos en México y Brasil, países con fuerte presencia de Santander en ambos, y de BBVA en el país azteca, representaban un 4% cada uno del total en diciembre de 2019, mientras que Estados Unidos y Reino Unido representaban respectivamente un 7% y un 14%. La reducción de la ratio de préstamos dudosos en el exterior ha sido generalizada en los últimos años, salvo en Turquía (país en el que BBVA tiene Garanti).

La expansión geográfica de la pandemia en las jurisdicciones con presencia significativa de los dos grandes bancos españoles "abre un canal de impacto adicional sobre estas. Muchos de estos países también están implementando políticas de apoyo a su tejido empresarial que deberían limitar el impacto de la crisis en el riesgo de impago, al igual que en España", advierte el supervisor.

Efecto limitado de la sentencia del TJUE sobre IRPH

El Banco de España cree que las indicaciones del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre el Índice de Referencia para los Préstamos Hipotecarios (IRPH) son relevantes, porque limitarían en gran medida las expectativas de eventuales costes en caso de que la cláusula fuera declarada nula.

Además, considera que los elementos que señala el fallo europeo reducen la incertidumbre asociada a este riesgo en términos de costes, ya que disminuyen la probabilidad de que tengan lugar los escenarios más adversos para la banca vinculados a litigios por cláusulas IRPH.

De esta forma, el TJUE concluye que, en caso de declaración de nulidad de la cláusula IRPH por parte del juez nacional --a quien le corresponde determinar su transparencia--, se podría sustituir por otro índice supletorio previsto en la normativa.

Además, explica que la sentencia europea proporciona una pauta clara a los tribunales españoles al añadir que constituyen elementos relevantes para la valoración de su transparencia el hecho de que los principales elementos para su cálculo figurasen publicados en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Esto facilitaba que un cliente "razonablemente" informado pudiese valorar la cláusula.

Sentencia sobre tarjetas Revolving

Sobrre la sentencia del Tribunal Supremo relativa a los contratos de créditos revolving como riesgo operacional, el Banco de España recuerda que el Alto Tribunal consideró usurario el interés remuneratorio y, para la insitución supervisora, esto "aumenta la probabilidad de que crezca el número de litigios esperados". El Banco de España advierte, además, de que podría obligar a revisar el modelo de negocio de algunas entidades. En cualquier caso, apunta que se debe tener en cuenta que la exposición crediticia potencialmente afectada por los mismos es muy inferior a la relacionada con el IRPH.

Impago del crédito al consumo antes que el hipotecario

El supervisor también recuerda que el porcentaje de hogares que tienen tanto crédito hipotecario como crédito al consumo con entidades de crédito es reducido (7,5% del total de hogares y menos del 20% del total de hogares con préstamos de las entidades de crédito). Pero alerta de que "para aquellos hogares que disponen de ambos tipos de crédito, un impago en sus créditos al consumo está asociado a un incremento significativo de la probabilidad posterior de impagar el préstamo hipotecario".

Como consecuencia del shock introducido por el coronavirus, cree que los impagos en crédito al consumo se producirán en una fase más temprana que en el crédito hipotecario para los hogares que combinan distintos productos de préstamo.

Caída del PIB

En un comunicado escrito y en un audio, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández deCo s, emitidos tras el informe de estabilidad financiera, ha instado  a las autoridades a adoptar una respuesta "contundente, rápida y coordinada" a nivel fiscal, monetario y prudencial a fin de evitar que los efectos de la crisis del coronavirus sean duraderos.

Hernández de Cos ha reconocido que las "necesarias" medidas de contención del coronavirus adoptadas por el Gobierno han tenido un impacto "muy severo" en la actividad económica, que ha incrementado "sustancialmente" los riesgos para la economía.

Pese a todo, el gobernador destaca que los hogares y las empresas afrontan la situación con una posición financiera "significativamente más favorable que antes de la crisis financiera global", como resultado, sobre todo, de la "sustancial reducción de su endeudamiento" durante los últimos años.

Hernández de Cos advierte a la banca de que pese a enfrentearse a la actual crisis sanitaria con una situación más sólidaque en la crisis financiedra, la magnitud del deterioro económico de corto plazo "sin precedentes cercanos", la incertidumbre sobre su duración y la heterogeneidad en sus efectos y en la posición de partida de los agentes y de las entidades, obligan a mantener un seguimiento supervisor muy estrecho.

En este sentido, urge a las autoridades a adoptar una respuesta "en las áreas fiscal, monetaria y prudencial", que deberá complementarse desde Europa, también de forma contundente.

En concreto, sostiene, más allá de la batería de medidas ya aprobadas por el Consejo Europeo, "debe darse prioridad a la puesta en marcha de instrumentos que refuercen la capacidad de la Unión Europea para favorecer unas condiciones de financiación adecuadas con las que sufragar los cuantiosos costes de la crisis, y que impulsen la capacidad de crecimiento económico del área".

Sobre la política fiscal, el gobernador del Banco de España considera que deberá adaptarse a la intensidad final de la perturbación y acompañar a la economía durante su reactivación.

Esta necesaria reacción llevará a un incremento "muy significativo del endeudamiento público, cuya reducción habrá de afrontarse, una vez que se disipen los efectos de la crisis, a través del diseño y la implementación de un programa de consolidación fiscal de medio plazo y de la aplicación de las reformas estructurales necesarias".

Respecto a la política monetaria, recuerda que el Banco Central Europeo (BCE) está preparado para aumentar el tamaño del nuevo programa de compra de activos y ajustar su composición, en la medida requerida y durante el tiempo necesario.

Mientras que las decisiones de política prudencial "se han dirigido a permitir a las entidades financieras utilizar los colchones de capital acumulados, a limitar la distribución de sus beneficios, y a evitar la potencial prociclicidad indeseada en la aplicación de la normativa contable y prudencial".

Caída del PIB

En el informe, el Banco de España prevé para el segundo trimestre del año una caída del PIB "sensiblemente más elevada" que el retroceso del 5,2% registrado en el primero, con una caída de entre el 6,6% y el 13,6% para el conjunto del año, al tiempo que augura un impacto de las medidas adoptadas por el Gobierno para paliar el Coid-19 "potencialmente elevado" pero de "magnitud incierta", que situará el déficit entre el 7% y el 11% del PIB y la deuda pública entre el 110% y el 120% del PIB.

Por ello, cuando la situación vuelva a la normalidad, cree que debería implementarse un programa de consolidación fiscal a medio plazo y de reformas estructurales que reduzcan los desequilibrios de la economía y eleven su crecimiento potencial. Además, avisa de que los impagos de crédito al consumo se producirán antes que los de créditos hipotecarios.

El Informe de Estabilidad Financiera publicado este lunes recoge las mismas previsiones de caída de PIB y aumento de déficit y deuda pública como consecuencia de la crisis sanitaria del Covid-19 que las publicadas el pasado 20 de abril.

Normas
Entra en El País para participar