Siete millones de trabajadores ya se han visto afectados por el Covid-19

Casi un tercio de la población activa está ya sujeto a un ERTE, un cese de actividad, bajas por contagio y aislamiento o al cobro de prestaciones ligadas al Covid-19

Un hombre pasa ante una oficina de empleo en Madrid.
Un hombre pasa ante una oficina de empleo en Madrid.

El mercado laboral español se enfrenta a un golpe brutal este año que disparará de golpe el porcentaje de parados a niveles inéditos desde 2016 como consecuencia de la pandemia del coronavirus Covid-19 y de las medidas de paralización de la actividad desplegadas para contener su propagación. Así lo recoge el nuevo cuadro de previsiones macroeconómicas remitido por el Gobierno a la Unión Europea, en el que detalla que la tasa de paro se disparará este ejercicio del 14% al 19%.

La previsión oficial, una caída del empleo del 9,7% en línea con la contracción del 9,2% estimada para PIB, arrojaría la destrucción de unos 1,9 millones de puestos de trabajo en un solo año, según un cálculo aproximado sobre los 19,9 millones de ocupados de cierre de 2019.

El golpe se concentrará especialmente en el primer semestre de este año, iniciando luego una progresiva reactivación que permitiría elevar la creación de empleo un 5,7% en 2021, rebajando la tasa de paro al 17,2%. Una recuperación solo parcial en un contexto en el que la economía rebotaría un 6,8%.

Aunque esta evolución amenaza con desatar la mayor destrucción de empleo registrada en un solo año, el impacto real de la pandemia y las medidas de contención desplegadas es aún mayor de la que sugieren los datos de caída de empleo y tasa de paro.

Según el Programa de Estabilidad remitido por el Ejecutivo a Bruselas, ya hay 7,16 millones de trabajadores que han tenido que ser asistidos como consecuencia de la pandemia, lo que equivale al 31% de toda la población activa del país.

Se trata de los cuatro millones de empleados acogidos a un ERTE; los 1,4 millones de autónomos que reciben la prestación por cese de actividad; los 462.000 temporales que han perdido su empleo y cobran ahora un subsidio; los 400.000 trabajadores de baja temporal por contagio o aislamiento relativo al Covid-19 o los 900.000 desempleados como consecuencia de la pandemia que han pasado a cobrar el paro.

"La puesta en marcha de medidas de sostenimiento de la actividad económica ha conseguido frenar la destrucción de empleo y el cierre definitivo de pymes. Las medidas de mantenimiento de rentas han permitido que, en el mercado laboral, más del 30% de la población activa quede protegida", defiende el Gobierno en el plan remitido a Bruselas.

Normas
Entra en El País para participar