Seat pierde 48 millones en el trimestre mientras el grupo VW recorta un 86% el beneficio

El Covid-19 ha provocado que las matriculaciones del consorcio alemán caigan un 23% hasta marzo

Sede de Volkswagen en Wolfsburgo (Alemania).
Sede de Volkswagen en Wolfsburgo (Alemania). AP

El grupo Volkswagen ha sufrido un impacto "sustancial" en sus resultados del primer trimestre por el Covid-19, con una bajada del beneficio neto atribuido del 86% frente al mismo periodo del año pasado, hasta 405 millones de euros, mientras que la española Seat perdió 48 millones de euros.

La pandemia ha provocado que las matriculaciones del consorcio alemán caigan un 23% en los tres primeros meses del año, hasta dos millones de unidades, con Europa y Asia-Pacífico como los mercados más afectados. Así, la facturación de la empresa bajó un 8,3%, hasta 55.100 millones de euros, según datos publicados por la compañía este miércoles.

Además, Volkswagen también se vio afectada por las "turbulencias" en los mercados de capital y por el efecto negativo del tipo de cambio de divisas. El beneficio operativo fue de 904 millones de euros, un 76,6% menos, mientras que el margen sobre las ventas descendió de un 6,4% a un 1,6%. Este trimestre no tuvo impacto por extraordinarios, frente a los casi 1.000 millones de euros del año pasado por el caso del diésel.

La corporación que preside Herbert Diess asegura que, pese a los efectos del coronavirus, la posición de liquidez de su división de Automoción se mantiene "sólida" con 17.800 millones de euros al cierre del primer trimestre -21.300 millones a diciembre de 2019-. El flujo de caja neto se ha reducido en 4.500 millones en comparación con el primer trimestre de 2019, hasta menos 2.500 millones.

El grupo Volkswagen ha iniciado ya la vuelta a la actividad de manera gradual en sus plantas europeas. Desde este lunes, opera en Navarra y Wolfsburgo y en la planta de Seat en Martorell (Barcelona).

Ante el conjunto del año actual, la multinacional anticipa que sus ventas de vehículos se situarán "significativamente por debajo" de las que registró en 2019 -casi 11 millones de unidades-. También resalta que habrá un entorno de mayor competencia con un endurecimiento de las normativas medioambientales y de volatilidad de los mercados.

Asimismo, prevé que sus ingresos y su resultado operativo serán más bajos en 2020 en comparación con los del curso pasado. En 2019, obtuvo un beneficio neto atribuido de 13.346 millones de euros y facturó 252.632 millones.

El flujo de caja neto de la compañía fue de 10.800 millones de euros en 2019 y este ejercicio será inferior debido a la menor demanda, los pagos adicionales en relación con el dieselgate y las salidas de efectivo de fusiones y adquisiciones. La posición neta de liquidez del área de Automoción también será menor -21.276 millones en 2019-.

 Seat

La española Seat, propiedad del grupo Volkswagen y que no ha experimentado número rojos en un primer trimestre desde 2014, registró unas pérdidas operativas de 48 millones de euros entre enero y marzo, frente a los 89 millones de beneficio que registró en el primer trimestre de 2019.

El resultado se explica por una caída de sus matriculaciones del 14%, hasta 130.300 unidades, y por el cierre de la factoría de Martorell durante un mes y medio a causa del Covid-19. Seat ha retomado la actividad este lunes en Martorell y en sus centros de Zona Franca (chapa) y El Prat de Llobregat (cajas de cambio). En total, han vuelto al trabajo 3.000 de los 11.000 empleados del área de producción.

La marca subraya que, a pesar de su caída comercial por el cierre de los concesionarios como medida para frenar los contagios por coronavirus, logró incrementar en seis décimas su penetración en el mercado europeo, pasando del 3% del primer trimestre de 2019 al 3,6% este año. En España, fue la firma más vendida con una cuota del 9,9%.

Entre enero y marzo, contabilizó unos ingresos de 2.558 millones de euros, lo que se traduce en una disminución del 16,2% en comparación con el primer cuarto del año previo.

Seat asegura que la crisis del Covid-19 "impide cualquier estimación fiable" de la evolución de la empresa y de sus resultados financieros. Además, subraya que 2020 ya era un año "desafiante" antes del estallido de la crisis sanitaria por las inversiones en I+D para nuevos modelos, la caída de ventas generalizada y la nueva normativa europea de emisiones, que obliga a las marcas a que la media de emisiones de sus coches vendidos este año no supere los 95 gramos de CO2 por kilómetro.

"En este contexto, la aplicación de medidas para asegurar la liquidez será de máxima importancia mientras dure la crisis. Seat adoptará medidas para compensar el impacto negativo tanto como sea posible, y trabaja para asegurar el crecimiento de Cupra y el lanzamiento de modelos como la nueva familia del León y el Cupra Formentor", afirman desde la firma española.

Normas
Entra en El País para participar