La caída del Texas ahondará en los mínimos del precio del combustible en EE UU

El galón de gasolina se sitúa en niveles de hasta dos décadas en algunos Estados

precio gasolina texas
Gasolinera en Georgia (EE UU).

El barril de petróleo Texas ha cotizado por primera vez en la historia en terreno negativo. El crudo de referencia en EE UU ha cerrado la sesión en los -37,63 dólares debido a que los contratos de futuros del crudo con entrega en mayo expiran mañana y no hay, literalmente, sitio para almacenar el petróleo, a lo que se han sumado las reservas ya almacenadas y las perspectivas de que el frenazo en la demanda continúe limitando el consumo de crudo.

Esta situación podría llevar al precio de la gasolina en EE UU a niveles aún más bajos, cuando ya a finales de marzo, cayeron por primera vez en cuatro años por debajo de los dos dólares el galón (4,5 litros), mínimos de cuatro años. Según los últimos datos publicados por la Asociación Automovilística Estadounidense (AAA, por sus siglas en inglés), un galón de gasolina cuesta de media 1,8 dólares. El diésel, por su parte, se sitúa en los 2,499 dólares.

No obstante, estos precios son aún más bajos en muchos Estados y se sitúan en niveles no vistos desde hace una o dos décadas. Los más baratos se comercializan en Wisconsin, donde el galón de gasolina vale 1,224 dólares, mínimos de 2002, según los datos de la tecnológica GasBuddy. El diésel más económico se vende en Oklahoma (2,049 dólares).

La caída del precio del Texas repercutirá en el precio de estos combustibles, aunque no de forma inmediata. El importe de la gasolina en EE UU está determinado en un 50% por el precio del crudo, mientras que un 20% depende de impuestos. En el caso del diésel, el 43% depende del valor del petróleo y el 19%, de la carga fiscal. Estos porcentajes marcan grandes diferencias con España u Europa y harán oscilar más el precio del carburante. En España, tan solo un 35% de lo que cuesta un litro de gasolina está determinado por lo que vale el barril de crudo Brent, de referencia en el Viejo Continente. Por tanto, las fuertes depreciaciones del petróleo estadounidense tendrán un impacto mayor en el bolsillo de los consumidores.

En lo que va de año, el precio de la gasolina ya ha caído un 29,7% mientras que el diésel lo ha hecho en torno a un 20%. Los desplomes de este lunes en el barril de Texas, del 305%, recortarán el coste de los combustibles, como ya ha ocurrido en lo que va de año, periodo en el cual el crudo estadounidense se deja un 161,6%.

El precio de las gasolinas en Europa, y en España en particular, tamnbién se verá afectado. Pero todo va con mucha más calma que en los mercados financieros. Las oscilaciones del petróleo tardan alrededor de dos meses en trasladarse al precio del comprador final.

Por una parte, las gasolinera se aprovisionan con tiempo de antelación. Es decir, reflejan los precios de hace meses. Por otra parte, los impuestos son una parte clave. En España, la carga impositiva se divide en cuatro tramos. Un impuesto estatal general, un tipo estatal especial y un tipo autonómico.  A esas tasas también se suma el IVA, del 21%.

Normas
Entra en El País para participar