Hoteleros y sindicatos exigen ampliar seis meses los ERTE por fuerza mayor

Las empresas incluirán a los fijos discontinuos entre los afectados por la suspensión

Trabajadores de los servicios de lavandería hacen entrega y recogida de material en el Hotel Miguel Ángel, transformado en Hospital como consecuencia de la pandemia de coronavirus en Madrid, el 17 de abril.
Trabajadores de los servicios de lavandería hacen entrega y recogida de material en el Hotel Miguel Ángel, transformado en Hospital como consecuencia de la pandemia de coronavirus en Madrid, el 17 de abril. Oscar J. Barroso / Europa Press

Las diferencias entre empresarios y sindicatos de la hotelería desaparecieron el domingo ante el trato “discriminatorio” que aseguran que está sufriendo la actividad hotelera frente a la industria y la construcción. Las declaraciones de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, advirtiendo que la recuperación de la actividad en restaurantes, bares u hoteles no llegaría hasta finales de año, o las manifestaciones del titular de Consumo, Alberto Garzón, desaconsejando la contratación de viajes para la temporada de verano ante lo incierto del futuro, han soliviantado por partes iguales a patronal y sindicatos.

Un enfado que ha llevado a que la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), que representa a 15.000 empresas, y las Federaciones de Servicios de CC OO y UGT firmaran un documento conjunto reclamando medidas excepcionales de rescate. En un movimiento sin precedentes, patronal y sindicatos reclaman que los ERTE de fuerza mayor presentados por los hoteles, cerrados por decreto desde el pasado 27 de marzo, no venzan con la caída del estado de alarma, sino que se prolonguen al menos durante seis meses. “La fuerza mayor derivada del estado de alarma, que ha suspendido la actividad productiva, persistirá específicamente en este sector una vez se levante este periodo decretado por el Estado, ya que continuarán las restricciones a la movilidad y al transporte, no solo en España sino en el ámbito internacional. Esto provocará que la actividad tardará más tiempo aún en recuperarse. Por ello, se solicita la concurrencia de esa fuerza mayor y en las condiciones actuales al menos por un periodo inicial de 6 meses, sin perjuicio de que este se amplíe si persistieran las circunstancias y previa consulta a los agentes sociales del alojamiento turístico español”, aseguraron en el texto.

Solo las cinco mayores cadenas hoteleras (Meliá, Barceló, Iberostar, Riu y NH) habían presentando ERTE que afectaban a 27.000 empleados y preveían un paulatino regreso a la normalidad a partir de junio, coincidiendo con el más que probable levantamiento del estado de alarma.El manifiesto conjunto obligó al ministro de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, a tratar de calmar las inquietudes empresariales y sindicales. “El turismo es una de las actividades fundamentales de nuestro país, que tiene una aportación al PIB muy importante y, por lo tanto, para nosotros es una de las prioridades”, aseguró el ministro en la rueda de prensa ofrecida el domingo por los cuatro ministros que integran el Comité Director del Coronavirus. “El reinicio de la actividad tendrá que hacerse también con las medidas de seguridad necesarias para que no tengamos ningún rebrote y podamos dar al traste con el sacrificio que hemos hecho”, justificó. Por ello insistió en que no hay unas “fechas ciertas”, hay unos “escenarios previsibles” de acuerdo al control que se realice de la epidemia, y reconoció que hay sectores que “costará más devolverlos a la normalidad que otros”.

En el documento conjunto, la patronal ha logrado que los sindicatos respalden su propuesta inicial de que el Ejecutivo les conceda una moratoria de doce meses en el pago del principal de los créditos hipotecarios. Por su parte, las organizaciones sindicales también han arrancado un doble compromiso a las empresas que no lo habían logrado en las negociaciones previas a los ERTE. Si finalmente el Ejecutivo prolonga la causa de fuerza mayor durante seis meses, los trabajadores fijos discontinuos serán incluidos en los ERTE, algo que por ahora solo se habían comprometido Riu e Iberostar. Y una vez superada esa situación, las cadenas no recurrirán a contrataciones temporales hasta el reingreso de todos los afectados por ERTE.

Normas
Entra en El País para participar