El Congreso aprueba hoy la prórroga del estado de alarma con menos apoyos

Un Consejo de Ministros extraordinario la validará mañana

La Cámara también debate tres decretos económicos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i, abajo); el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias (2i, abajo), y el resto de asistentes guardan un minuto de silencio por las víctimas del coronavirus.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i, abajo); el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias (2i, abajo), y el resto de asistentes guardan un minuto de silencio por las víctimas del coronavirus. EFE

El Gobierno lleva hoy al Pleno del Congreso de los Diputados la segunda prórroga del estado de alarma, propuesta el pasado martes por el Consejo de Ministros, y la convalidación de los últimos tres reales decretos leyes sobre ayudas sociales y económicas para afrontar las consecuencias de la pandemia del coronavirus en España. Aunque previsiblemente los saque adelante, lo hará, eso sí, con menos apoyos que la vez anterior.

Ante un hemiciclo más vacío de lo habitual, una vez más, el Pleno comenzará a las 9 de la mañana con la solicitud de autorización del Gobierno para prorrogar el estado de alarma hasta el día 25 de abril (incluido). El primero en intervenir será el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y después, todos los representantes de los grupos parlamentarios que quieran fijar su posición.

Sánchez tiene asegurado el sí del PSOE, Unidas Podemos, PP, Ciudadanos y PNV. Sin embargo, ERC y EH Bildu se decantaron en principio por la abstención y Vox anunció su intención de no apoyar al Ejecutivo, en la misma línea que la CUP.

Por lo tanto, tras el visto bueno del Congreso, la prórroga se aprobará definitivamente en el Consejo de Ministros extraordinario que se reunirá mañana, según ha sabido este diario.

Convalidación de medidas

Tras este punto, el Congreso celebrará el debate para la convalidación de tres reales decretos leyes, los cuales ya están en vigor desde que se aprobaron en el Consejo de Ministros, pero deben ser convalidados en el Pleno del Congreso. Los defenderán la vicepresidenta económica Nadia Calviño y la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

Los dos primeros se debatirán conjuntamente: uno, aprobado el 27 de marzo, que fija medidas complementarias en el ámbito laboral, que incluye la prohibición del despido; y otro, del día 29, que regula el permiso retribuido recuperable para las personas trabajadoras por cuenta ajena que no presten servicios esenciales, cuya vigencia concluye tras la Semana Santa.

Por último, se debatirá el real decreto ley del 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al Covid-19, dirigidas a colectivos vulnerables, autónomos y pymes, entre las que se incluyen las relativas al alquiler o las prestaciones para las empleadas del hogar.

Este decreto incluye, además, la posibilidad de que con carácter excepcional y extraordinario, los ingresos de la cotización por formación profesional de este año puedan destinarse a financiar subsidios de desempleo u otros programas de reinserción laboral. Ello supone detraer fondos de políticas activas a las comunidades autónomas, lo que fue muy criticado por los partidos nacionalistas e independentistas, como el PNV o JxCAT, aunque también sembró dudas en el PP y en Cs.

Por ello, el PNV avisó que su voto puede inclinarse hacia la abstención, como ya anunció que hará con respecto al decreto del permiso retribuido recuperable. En la misma línea se encuentra Bildu.

Vox remarcó desde un primer momento que votará en contra de los dos últimos decretos y que no apoyará al Gobierno. El PP, por su parte, entre acusaciones por falta de diálogo para negociar algunas de estas medidas, anunció que pedirá la tramitación de los decretos como proyectos de ley para poder presentar enmiendas y así buscar su modificación.

Sin visos del gran acuerdo

Por otro lado, el pasado martes, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el Ejecutivo pidió un “gran consenso” en términos políticos, sociales y económicos, que permitan la reconstrucción del país una vez superada la crisis, como en su día fueron los Pactos de la Moncloa.

La respuesta a este llamamiento no ha tenido muy buena acogida entre algunos partidos que, como el PP, mostró su negativa a sellar un acuerdo con Podemos.

ERC, Bildu y la CUP también manifestaron su oposición a dicha propuesta y señalaron a Europa Press que una de las soluciones debe consistir en fortalecer el Estado de bienestar, especialmente el sistema sanitario, algo que no ven posible hacer con los partidos de derechas.

Por el contrario, la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, sí apoyó un acuerdo de todas las fuerzas políticas y defendió que se haga con el mayor consenso, sin excluir a nadie, aunque dio prioridad a los partidos “con sentido de Estado”.

Por su parte, formaciones como el BNG o JxCAT ya se han pronunciado a este respecto para sostener que no ven factible reeditar los Pactos de La Moncloa ante la crisis desatada por la pandemia del coronavirus.

Normas
Entra en El País para participar