Los ocho 'hedge funds' que tumbaron al Ibex en su peor semana desde 2008

Ocho fondos apostaron más de 1.300 millones contra varias firmas del selectivo. La presión bajista provocó el veto de la CNMV

Ibex Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Hacía más de 12 años –desde los meses posteriores a la quiebra de Lehman Brothers– que el Ibex no vivía una semana tan aciaga. Entre el 9 y el 13 de marzo el selectivo español se desplomó un 11,7%, y el jueves 12 sufrió la peor sesión de su historia, con una caída del 14,06%. Al tiempo, ocho de los mayores hedge funds del planeta cernían sus garras sobre la Bolsa española. Apostaron fuerte por las caídas en la Bolsa española y realizaron apuestas bajistas contra distintos valores del Ibex por más de 1.300 millones al precio actual.

La presión bajista fue tal que forzó a la CNMV a actuar. El viernes 13 prohibió constituir nuevas posiciones cortas sobre 69 cotizadas durante 24 horas. El martes extendió el veto a toda la Bolsa y lo prolongó durante un mes. También Esma –el coordinador europeo de los supervisores de los mecados– decidió bajar al 0,1% el umbral mínimo para que un fondo esté obligado a hacer pública una apuesta bajista sobre una firma cotizada.

En esencia, los inversores bajistas son aquellos que ganan dinero cuando las Bolsas caen. Toman prestadas acciones de una compañía, las venden y después, cuando han caído, las recompran. Así se embolsan la diferencia. Sus defensores afirman que aportan liquidez al mercado. Sus detractores los acusan de ser meros especuladores. Y que, en momentos de turbulencias en las Bolsas, no hacen más que agravar las caídas y provocar inestabilidad.

El mayor hedge fund del planeta, Bridgewater, ha sido el que más ha afilado sus garras sobre el Ibex. Desembarcó en plena tormenta bursátil en cinco de los valores con más peso en el Ibex: Iberdrola, Santander, BBVA, Telefónica y Amadeus. Una enmienda a la totalidad de la evolución de la Bolsa española en las próximas semanas, de la que solo ha quedado al margen Inditex entre los grandes.

El hedge fund pilotado por el controvertido Ray Dalio ya había realizado un movimiento similar contra la Bolsa española en 2017. Y ahora volvió a apostar fuerte contra ella. Tomó prestado hasta el 0,89% de cada uno de estos valores. Sin embargo, las medidas de la CNMV y el blindaje del Gobierno a la toma de empresas por inversores extranjeros consiguieron reducir el ataque de Bridgewater. La semana pasada decidió recoger beneficios y reducir su posición sobre estos valores al 0,69%. Aún así apuesta vale en torno a 1.000 millones contra estos cinco valores.

Le sigue otros de los grandes especuladores de Wall Street. AQR, fundado por antiguos ejecutivos de Goldman Sachs. En su caso, su estrategia se centró en poner la diana sobre dos valores concretos. Uno es Cellnex, de quien prevé una corrección tras haber sido el mejor valor del Ibex en 2019. El otro es Ferrovial, donde ha hecho una apuesta más modesta (véase gráfico).

El ataque bajista contra el Ibex se complementó con otros viejos conocidos de la Bolsa española. Fondos que suelen emerger cuando el mercado huele sangre en una empresa concreta. Este es el ejemplo de Citadel, que el año pasado trató de sacar petróleo del hundimiento en Bolsa de Dia. O Marshall Wace, que atacó con fuerza al Popular pocas semanas antes de su resolución.

Normas
Entra en El País para participar