Madrid amanece desierta mientras el país supera los 5.700 infectados

El cierre de comercios deja desiertas las calles de la capital en una jornada en la que se esperan nuevas medidas de excepción a escala nacional

Calle Princesa de Madrid sin apenas circulación.
Calle Princesa de Madrid sin apenas circulación.

España alcanzaba a media mañana de este sábado los 5.753 infectados por el coronavirus Covid-19 (frente a los 5.100 con que arrancó el día), una pandemia que de momento deja 132 muertos contagiados en el país y a 189 enfermos que han sido dados de alta tras superar la enfermedad, según las autoridades sanitarias. En solo las últimas 24 horas, el número de contagios se ha elevado en más de un millar.

Mientras el número de casos continúa subiendo, algunos territorios del país amanecían este sábado sometidos a nuevas medidas de restricción impulsadas por los Ejecutivos autonómicos a la espera de que el Gobierno central anuncie hoy nuevas medidas de excepción al amparo de la declaración del estado de alarma.

Es el caso de la capital del país, Madrid, donde las calles parecían desiertas a primera hora de este sábado, primer día en el que la comunidad ha prohibido la apertura de todo tipo de locales comerciales y de restauración -incluyendo cines, discotecas o bares de copas- dejando apenas margen para la apertura de farmacias, tiendas de alimentación o supermercados, gasolineras, quioscos o estancos, entre otras pocas excepciones.

La medida, anunciada el viernes por la comunidad (que alberga la mitad de los infectados del país) y vigente desde las 00.00 horas de este sábado provocó cierta confusión entre los comerciantes, con dudas entre los propios estanqueros sobre si el cierre les afectaba o no, por ejemplo. En todo caso, el sábado ha dado paso a un recurrente panorama de persianas bajadas y avenidas sin tráfico.

"Está todo parado. No hay nada abierto y ya nadie se mueve salvo para ir al médico y poco más", comenta Manuel en su taxi, durante una de las escasas carreras que prevé hacer esta mañana. "Lo peor es que muchas de las empresas que cierran ya no van a volver a abrir. Han dicho que esto son dos semanas pero se irá alargando", lamenta, pero criticando que las medidas de excepción no se hayan puesto en marcha antes.

En el centro el mayor trasiego corría a cuenta de los camiones de reparto que siguen nutriendo a los supermercados. Las prisas por reponer y la prudencia de los operarios a la hora de mantener la distancia provocaba esta mañana el vuelco de un palé sobre un coche aparcado en la calle durante la descarga dirigida a uno de los establecimientos de Chamberí. Un día antes, el super se quedaba apenas sin existencias de papel higiénico, pasta, pollo o leche, cuya demanda ha crecido con fuerzas en los últimos días ante el acopio de productos por parte de una ciudadanía que se prepara para ser confinada.

La medida ya ha sido solicitada por el president de la Generalitat, Quim Torra, para toda Cataluña, después de haberlo aplicado en un puñado de localidades o de que Murcia la impusiera ya el viernes en sus municipios costeros.

Los protocolos de prevención van ampliando así su efecto por toda España después de que la decisión de Madrid o Vitoria de cerrar todos sus centros educativos acabara extendiéndose a toda España el jueves, tras la recomendación del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en este sentido.

Así, además de Madrid, Valencia o Galicia anunciaron el viernes el cierre de comercios, bares y restaurantes, y muchas regiones han solicitado ya a sus ciudadanos que limiten sus desplazamientos a aquellos estrictamente necesarios. 

Normas
Entra en El País para participar