¿Realmente funciona la 'app' que promete dejarte corregir tus tuits?

¿Realmente funciona la 'app' que promete dejarte corregir tus tuits?

Te contamos cómo funciona Brizzly.

Parece mentira que Twitter sea una herramienta de comunicación nacida al calor de internet, y del mundo digital, y que las palabras que publicamos en ella acaben impresas en piedra como los libros y las revistas de papel: lo que escribimos no puede ser corregido, como mucho, eliminado si es que hemos metido demasiado la pata.

Así que es una pregunta recurrente que se le hace a los fundadores de Twitter el conocer si algún día  si permitirán que eso que escribimos pueda modificarse de alguna manera, bien para corregir faltas de ortografía que se nos han escapado, bien para apuntalar alguna idea que hemos expresado mal, muy mal.

¿Es posible editar los tuits?

El caso es que cuando una de estas funciones no está presente en una red social como Twitter, es normal que un tercero intente aprovechar el hueco del mercado para ofrecer una solución. Ocurre con la programación de esos tuits, que no es posible hacerlo a través de las apps oficiales, por lo que tenemos que recurrir a una alternativa no oficial.

Corrige mensaje de Twitter con Bizzly.
Corrige mensaje de Twitter con Bizzly.

Brizzly es el nombre de una web que nos promete poder corregir nuestros mensajes en Twitter, aunque hay que tener mucho cuidado con lo que entendemos: no se trata de una edición al uso, sino más bien de una cancelación de una publicación que ya hemos terminado. ¿Os acordáis de Gmail y esos segundos o minutos para cancelar el envío de un correo electrónico? Pues igual.

Este servicio, que es de pago (5 euros al mes) salvo por dos semanas que obtenemos gratis, nos permite redactar mensajes en nuestra cuenta de Twitter y enviarlos (además de programar borrados y otras funciones) para, a continuación, darnos un tiempo para que nos pensemos si lo hemos escrito bien o si hemos dicho algo de lo que nos arrepentiremos. Concretamente, podremos definir cuánto dura ese instante, que va de unos pocos segundos hasta los 10 minutos.

Imaginad que os habéis enfadado con un mensaje que os han escrito y respondéis a lo bestia, sin miramientos. Gracias a Brizzly tendréis un periodo de reflexión antes de que el mensaje se envíe de verdad a Twitter. Mientras estemos a tiempo, podremos cancelar el proceso y volverlo a escribir o, directamente, borrarlo. Así que si eres muy impulsivo, o reflexivo, una herramienta como esta te podría servir de mucho. Máxime si parte de tu actividad profesional depende de lo que escribas y compartas a través de todas tus redes sociales.

Normas
Entra en El País para participar