Fusiones y adquisiciones

Las operaciones se hunden un 47% en España por el frenazo económico y la epidemia

El importe en enero y febrero quedó en menos de 11.000 millones

Operaciones M&A Pulsar para ampliar el gráfico

Los tambores de desaceleración que sonaban a finales del año pasado se han convertido en una realidad incontestable en el inicio de 2020. Precios por las nubes y especialmente el pánico provocado por el coronavirus explican el hundimiento del importe de las operaciones corporativas en España en enero y febrero hasta situarse por debajo de los 11.000 millones, una cuantía un 47% inferior a la de los mismos meses del año pasado, según la información de la plataforma de datos de operaciones Transactional Track Record (TTR).

"La actividad se ha desplomado en los primeros meses del año. No es casual. Todavía no se han alineado las expectativas de los vendedores con las ofertas de compra de los interesados", señala el directivo de uno de los principales asesores de operaciones corporativas en España. Las previsiones de crecimiento del país se han recortado para este año al 1,6% por parte del Gobierno, frente al 2% del ejercicio anterior. Y la estimación se revisará a la baja con toda probabilidad por el efecto derivado del virus. Todos estos factores tienen que trasladarse a la valoración de los activos. Hasta entonces se irán dilatando en el tiempo las transacciones.

Se arrastran desde el año pasado numerosas ventas que están pendientes de cómo finaliza la psicosis del coronavirus. La mayor parte de la venta de Ferrovial Servicios, la operación de mayor tamaño –el total se tasó en 2.500 millones– sigue en el aire, después de que a finales de 2019 el grupo controlado por la familia Del Pino vendiera su filial en Australia y Nueva Zelanda por poco más de 300 millones. La venta del negocio de puros de Imperial Brands se ha paralizado por el Covid-19. Y la infección también tiene mucho que ver con Fotowatio, de Abdul Latif: el gran interesado es el gigante chino Three Gorges. "Los problemas logísticos con los compradores asiáticos están siendo de gran calado. Ni pueden viajar ni disponen de información clave, debido a que los directivos y asesores no están trabajando en sus oficinas", añade otro ejecutivo de un firma especializada de M&A.

El número de operaciones en la cola de espera es muy amplio. Entre ellas destacan la del gigante de fertilidad IVI, la del grupo de energías renovables Q-Energy, firma en la que se ha interesado el fondo de pensiones canadiense CPPIB, la del proveedor de servicios inmobiliarios Haya Real Estate y la de la compañía especializada en venta de muebles Conforama. La venta del banco WiZink está en entredicho tras la sentencia del Tribunal Supremo, que pone en duda su modelo de negocio (véase páginas 3 y 4) ha sido clave. "La coyuntura está siendo muy negativa, especialmente para las grandes operaciones", añade el socio de un banco de inversión.

Todo ello no ha evitado que salga al mercado una de las operaciones más esperadas para este año. Bridgepoint –con la ayuda de Credit Suisse, Uría Menéndez y JP Morgan– ha lanzado la venta de Rovensa, la antigua Sapec. Pai, Partners, Pamplona, UPL y un fondo norteamericano han pasado a la fase final. El comprador se dirimirá en estas semanas.

Normas
Entra en El País para participar