¿Quién dijo que un Tesla Model 3 no puede circular por la nieve? (vídeo)

¿Quién dijo que un Tesla Model 3 no puede circular por la nieve? (vídeo)

Un propietario desarrolla un sistema oruga muy ingenioso.

Seguro que todos habéis visto aquella mítica película de cine de los años 80, protagonizada por James Bond, el famoso 007, que se llamaba 'Panorama para matar' y cuya primera secuencia era una enorme persecución en la nieve con motos que esquivaban árboles, carreteras y, por supuesto agentes enemigos soviéticos.

Pues bien, el dueño del Tesla Model 3 que os traemos hoy tiene una fijación parecida y Michael, que así se llama el propietario del EV, quiso convertir su vehículo en una especie de moto de nieve para subir y bajar todo tipo de caminos, lomas y montañas. ¿Creéis que lo consiguió?

Buena respuesta incluso en caminos complicados

Decir que uno va a convertir su Tesla Model 3 en un coche de nieve es un poco irresponsable, al menos si no se cuenta con un buen plan, aunque Michael parece que lo tenía: contó con la ayuda de una empresa de la Columbia Británica llamada Mullin Manufacturingm, de Meritt, que fue la que le echó una mano con la ingeniería detrás de esas dos orugas que colocó en vez de las ruedas.

Un proceso que cuenta en el vídeo y que no fue excesivamente difícil pero que tuvo sus desafíos, como evitar que el coche sufriera daños estructurales al colocar esos nuevos elementos para los que no está diseñado. Tened en cuenta que no se trataba solo de añadir un enganche para colocar las orugas, sino de mantener las piezas originales, con los discos de freno y todo, para evitar disgustos durante la prueba y que al terminar el paseo por el campo pudieran volver a instalarse las ruedas.

Una vez que el youtuber instaló todos los componentes y se puso a ir y venir por la capa de nieve que lo cubría todo, se demostró que un sistema así funciona perfectamente, aunque hubo zonas donde afirmó que notaba cómo el coche perdía agarre. Según sus propias palabras, esto no era un inconveniente ya que "añadiendo más tensión" al sistema se podría corregir de cara a los siguientes test.

Sea como fuere, parece que los usuarios de Tesla siguen llevando sus coches al límite a ver cuál es su rendimiento máximo y tolerancia al sufrimiento cuando las condiciones no son las esperadas. Por suerte para Michael, el Tesla Model 3 no padeció ningún daño y el resumen de la prueba le dejó claro que “se conduce bien, no tengo quejas. Sube [...] colinas [con nieve] como si nada”.

Normas