Crisis sanitaria

Toyota, Airbus y Foxconn fábricas en China; Burberry y Canada Goose alertan sobre beneficios

El impacto económico del coronavirus crece en la cuarta semana de la epidemia

Imagen de archivo de una fábrica de camiones en Zhangjiakou, provincia de Hebei.
Imagen de archivo de una fábrica de camiones en Zhangjiakou, provincia de Hebei. AFP

El impacto empresarial de la crisis del coronavirus se sigue extendiendo a medida que los contagios parecen no tocar techo, tanto por el parón del consumo y los transportes como por la caída de la producción industrial. Si ayer la importadora de energía CNOOC paralizó las compras de gas licuado a algunos proveedores, hoy varias multinacionales reflejan el severo impacto económico del virus.

La taiwanesa Foxconn, principal ensamblador de teléfonos para Apple, ha pedido a sus empleados que no regresen a la fábrica de Shenzen, parada desde que empezaron las vacaciones del Año Nuevo Chino, que empezaron el 24 de enero. Aunque no se trata de la principal planta en el país, es  el cuartel general del gigante en la China continental. La empresa, Hon Hai Precision Industry, ha recortado previsiones, anticipando problemas en la cadena de suministros y en la demanda. La principal planta donde se ensamblan iPhones, en la ciudad de Zhengzhou, abre el lunes, aunque los empleados que vivan fuera de la ciudad.

Airbus ha anunciado que ha cerrado temporalmente su línea de ensamblaje final del A320 en Tianjin, China, debido al brote de coronavirus en el país. La compañía explicó que está proporcionando equipos informáticos a sus empleados de Airbus China para que "no necesiten viajar al trabajo". Todavía no está claro cómo afectará el cierre a las operaciones o cuándo se volverá a abrir la instalación.

Igualmente, el grupo Toyota ha aplazado de nuevo la reapertura de sus fábricas en China, al dar cuenta de las medidas adoptadas por el brote de coronavirus surgido en la ciudad de Wuhan. El pasado 29 de enero Toyota anunció que sus doce plantas en China quedarían con sus operaciones suspendidas después de las festividades del Año Nuevo Chino, y que revisaría la situación a partir del 10 de febrero.

En un comunicado difundido hoy, el grupo automotor nipón dijo que la semana que comienza el próximo lunes la tomará como un período para que sus equipos "se preparen para el regreso a operaciones normales después de la próxima semana y más adelante".

Toyota tiene en China cuatro fábricas de ensamblaje y ocho plantas que producen piezas o componentes para los vehículos. Al informar este jueves de sus resultados trimestrales, el director de operaciones del grupo nipón, Masayoshi Shirayanagi, anunció que la firma está evaluando la situación de los inventarios ante la posibilidad de producirlos en otros lugares con el fin de garantizar la cadena de suministros.

Industria del lujo

Por su parte, la firma de lujo británica Burberry ha cancelado sus previsiones de resultados ante un desplome de las ventas en China, donde 24 de las 64 tiendas del grupo permanecen cerradas. Según el director financiero, las ventas en las que están abiertas han caído entre el 75% y el 80%. La empresa ha asegurado que, ante la incertidumbre sobre la duración del brote, no se puede comprometer a cumplir las previsiones para su año fiscal, que acaba en marzo.

Como otras empresas de lujo, Burberry está muy expuesta al mercado chino: estos compradores suponen el 40% de sus ventas, repartidas a medias entre las realizadas en China y las ventas a chinos de visita en otros países, flujo que también se ha cortado ante las cancelaciones de rutas aéreas. L'Oréal y Estée Lauder también han avisado del impacto del coronavirus en sus ventas.

El consejero delegado de L'Oréal, Jean-Paul Agon, dijo el viernes que la compañía de cosméticos ha registrado un buen enero en China, pero que la propagación del coronavirus tendrá impacto en la demanda en las próximas semanas. "El comercio electrónico definitivamente ayudará, ya que las personas pueden pedir que los productos se entreguen en sus hogares, pero (el virus) ciertamente tendrá un impacto en las próximas semanas", dijo Agon en una conferencia de prensa, enfatizando que el comercio electrónico supone casi el 50% de las ventas de L'Oréal en China, uno de sus mercados más grandes.  Agon también señaló que las fábricas y oficinas de L'Oréal estarán cerradas en China hasta el lunes.

 

Por su parte, Honda planea reiniciar sus fábricas en Wuhan, el epicentro de la enfermedad, el 14 de febrero, dijo el vicepresidente ejecutivo Seiji Kuraishi en Tokio, después de extender las vacaciones del Año Nuevo Lunar en línea con las directivas del gobierno local.

Normas
Entra en El País para participar