La epidemia de Wuhan convierte las mascarillas en bien de primera necesidad

Gobiernos asiáticos organizan la distribución del producto y España multiplica por cinco su demanda para un mes de enero

Un empleado prueba una máscara sanitaria en una fábrica de la empresa Kolmi-Hopen, en Saint-Barthelemy-d'Anjou (Francia).
Un empleado prueba una máscara sanitaria en una fábrica de la empresa Kolmi-Hopen, en Saint-Barthelemy-d'Anjou (Francia). Reuters

Las mascarillas vuelan de las estanterías de las farmacias y se revalorizan en medio del brote del coronavirus de Wuhan, que ha matado al menos a 565 personas e infectado a más de 28.000. La epidemia se ha expandido por más de una veintena de países. Aunque la mortalidad es menor (2%) que la del coronavirus del SARS de 2003 (9-10%), el número de infectados ya supera con amplitud el de aquella epidemia. Las existencias se están agotando en los puntos de venta, a los que la gente acude a comprarlas como si fueran un artículo de consumo diario, y los países asiáticos se enfrentan a una avalancha de demanda.

Una compañía cotizada de Hong Kong, citada por Bloomberg, anunció este martes que los dos siguientes días vendería 11.000 cajas de mascarillas quirúrgicas por 10,30 dólares (algo más de 9 euros) cada una. En cuestión de horas, miles de personas hacían fila en la calle, con tiendas de campaña y sillas, asegura esta agencia. Las mascarillas se han convertido en un bien de primera necesidad y las escenas se repiten en otros lugares. En Emiratos Árabes Unidos, donde hay cinco infectados, algunos anuncios en portales de comercio electrónico ofrecen máscaras faciales por más de 200 dólares. 

La alarma sanitaria ha corrido como la pólvora en otros países, sobre todo entre las comunidades chinas. Cofares, el mayor distribuidor de productos sanitarios en España, asegura que la demanda promedio en un mes de enero alcanza las 2.000 unidades. Fuentes de este dispensador farmacéutico explican por teléfono que la demanda se ha multiplicado por cinco en el primer mes del año (10.000 unidades). Sin embargo, afirman que tras el pico del 22 al 25 de enero, en el que la demanda creció más del 300%, la situación se está normalizando y se están reponiendo los stocks en farmacias de todo el país. 

Cofares ha reforzado los pedidos de mascarillas y ha hecho lo propio con termómetros y geles desinfectantes, productos asociados a infecciones como el coronavirus y para los que quiere fortalecer la cadena de suministro. Sin embargo, la distribuidora asegura que todavía se encuentra "extrayendo datos de evolución de la demanda" de los últimos días para estos artículos. 

China concentra cerca del 99% de los infectados por el brote. Hong Kong, territorio semiautónomo del país, es uno de los lugares más afectados fuera de China continental y se ha quedado sin abastecimientos del producto. Políticos hongkoneses han criticado a Carrie Lam, la jefa del Ejecutivo, por su gestión de las existencias. El miércoles Lam pidió disculpas por la "confusión creada" tras restringir a los funcionarios públicos el acceso a máscaras faciales y reconoció problemas de abastecimiento. Por eso, el Gobierno de Hong Kong ha pedido a la población que modere su uso. 

Otros países han tomado medidas para garantizar que el suministro no se corte. Macau, que comparte con Hong Kong la categoría de territorio semiautónomo de China, ha racionalizado este bien: su Gobierno permite la compra de 10 máscaras a precio de coste cada 10 días a la población que acredite tener tarjeta de identidad. Singapur, en cambio, asegura tener existencias suficientes gracias a haber acumulado mascarillas desde el mortífero brote de SARS hace casi dos décadas. El Ejecutivo de ese país recomienda de todas formas que la población que se encuentra bien no emplee máscaras protectoras. 

Yanzhong Huang, director del Centro Global de Estudios de la Salud de la Seton Hall University (Estados Unidos) asegura que los gobiernos "deben aumentar su capacidad para combatir no uno sino dos brotes". Huang añade que deben "almacenar cosas como máscaras, gafas protectoras e incluso alcohol". 

La extraordinaria demanda mundial de mascarillas no confiere una protección completa a quienes las compren, según distintos organismos especializados. El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades asegura que "las máscaras faciales ayudan a prevenir la difusión de la infección de quienes enferman y las personas que los rodean". Pero añade: "No parecen efectivas para proteger a aquellos que no están infectados".

La OMS tampoco las ve necesarias para quienes no presentan "síntomas respiratorios". Olivia Lawe, miembro de la delegación de la OMS en Filipinas, recuerda que en algunos países su uso responde "a hábitos culturales locales". David Powell, asesor médico de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, a la que se adscriben 290 aerolíneas, también descarta su efectividad en espacios cerrados, como un avión: "Usar una mascarilla todo el tiempo es ineficaz", aseguró en declaraciones a Bloomberg. Y añade: "Permitirá que los virus se transmitan a su alrededor, a través de ella; peor aún, si se humedece facilitará que crezcan virus y bacterias". 

Repunte en el comercio electrónico

Las existencias se están agotando en espacios físicos como las farmacias a un ritmo mayor del habitual. La alternativa -recurrir al comercio electrónico- también sale cara estos días. Amazon ofrece lotes de 10 mascarillas que filtran el aire, de la popular empresa 3M, por 68 euros incluidos gastos de envío. Los anuncios de otras marcas en la web del gigante del comercio electrónico ofrecen tarifas similares. 

En Emiratos Árabes Unidos, donde 5 personas han dado positivo por coronavirus, el Gobierno ha pedido a la población que denuncie anuncios con precios abusivos de este producto. En el portal web de Amazon en ese país, algunos vendedores ofrecían una caja de mascarillas por 200 dólares.

Jungle Scout, una herramienta de software que analiza las búsquedas en Amazon, concluye que en enero la búsqueda de la palabra 'máscaras quirúrgicas' repuntó un 5387% en Estados Unidos. Desde esta empresa señalan que "dado que la mayoría de estos productos son cajas de 100 unidades, alrededor de 23,7 millones de mascarillas quirúrgicas se han vendido en Estados Unidos solo en enero". 

A pesar de la escalada de precios en internet, algunos de los mayores portales de venta han decidido tomar la iniciativa. El gigante chino del comercio electrónico, Alibaba, ha anunciado esta semana el lanzamiento de una plataforma para conectar a médicos con proveedores de suministros médicos a través de un fondo de 130 millones de euros. El objetivo del fondo consiste en comprar los suministros dentro y fuera de China para apoyar al personal médico en ciudades afectadas por el virus, ha explicado la compañía en un comunicado. 

Robo de mascarillas entre ciudades chinas

Reuters

Una ciudad china con 8 casos confirmados de coronavirus ha sido acusada de interceptar un cargamento de mascarillas quirúrgicas que iban camino de Chongqing, una localidad con 400 casos positivos, han indicado medios locales. Las autoridades de este municipio han pedido al gobierno de Dali que les haga llegar el producto. Sin embargo, Dali ha asegurado que no podrá hacerlo puesto que ya ha distribuido las 598 cajas de mascarillas. 

Otro medio local afirma que las autoridades de Qingdao, en la provincia de Shandong, dieron instrucciones a los controladores de aduanas para retener un cargamento de mascarillas que se dirigía a la ciudad de Shenyang desde Corea del Sur. Qingdao mantenía retenido el cargamento porque pensaba que Shenyang retenía, a su vez, una carga de este producto que debía llegar a Qingdao. Las dos localidades resolvieron el conflicto, indica China Business News. 

Normas
Entra en El País para participar