Boeing logra préstamos por 11.000 millones para afrontar la crisis del 737 MAX

El fabricante de aeronaves ha conseguido el voto de confianza de una docena de entidades financieras

Boeing 737 MAX

Boeing ha logrado asegurarse 12.000 millones de dólares (10.900 millones de euros) para financiar la crisis generada por los accidentes de su modelo 737 MAX y los fallos detectados posteriormente que prohibieron su vuelo hace ya casi un año, según publica la CNBC.

Inicialmente, la compañía estaba intentando firmar un préstamo por 10.000 millones de dólares (9.000 millones de euros), como se dio a conocer la semana pasada. Boeing no ha dado más detalles acerca de esta operación, aunque ha informado que informará sobre su estrategia financiera en la presentación de sus resultados trimestrales y anuales de este miércoles. Los analistas aseguran que la concesión de una cantidad de dinero tan importante, 2.000 millones superior a lo esperado, es un voto de confianza por parte de los inversores de Wall Street, según la CNBC.

La empresa solo puede acceder a este préstamo (conocido en inglés como Delayed Draw Term Loan) parcialmente y cuando lo necesite, previo acuerdo de la partes. Estos préstamos están previstos generalmente para prestatarios con alta calidad crediticia.

La liquidez no constituyó una preocupación para la compañía en un principio, pero la prolongación del veto por parte de la Administración Federal de Aviación (FAA por su siglas en inglés) obligó a Boeing a acelerar la búsqueda de financiación para cubrir la deuda acumulada tras la crisis por los accidentes de dos aviones 737 MAX en Etiopía e Indonesia, con 346 víctimas mortales.

Tras conocerse la noticia, las acciones de la firma han repuntado ligeramente, aunque siguen cayendo más de un 1% en una jornada de caídas en las Bolsas internacionales debido al avance del virus de Wuhan.

Las cuentas del gigante aeronáutico se han visto lastradas desde que su modelo 737 Max protagonizó dos accidentes mortales, uno en Indonesia en octubre de 2018 y otro en Etiopía en marzo de 2019, que se saldaron con 364 fallecidos.

Además, a largo de los últimos meses, Boeing ha sufrido varios escándalos vinculados a este modelo que han minado la credibilidad de la compañía y han abierto nuevos interrogantes sobre la seguridad de este modelo.

Hace unas semanas fueron publicados mensajes internos de la aeronáutica recabados en el marco de la investigación que llevan a cabo el Congreso y Senado de Estados Unidos y que revelan la desconfianza de técnicos y empleados sobre la seguridad del 737 MAX.

Además, una auditoría llevada a cabo por la FAA reveló a principios de enero nuevos fallos "potenciales" referidos al cableado que ayuda a controlar la cola del MAX y la posibilidad de que éstos provoquen un cortocircuito al estar demasiado juntos.

Recientemente, Boeing también realizó una recomendación a los pilotos que vayan a tripular el 737 MAX para que se entrenen antes con simuladores, una medida a la que se había resistido históricamente.

Normas
Entra en El País para participar