Jordi Sevilla sale de REE tras quedarse sin el apoyo del Gobierno frente a Ribera

El presidente de la compañía ha luchado hasta el último minuto para lograr el apoyo y seguir en el cargo

Jordi Sevilla
Jordi Sevilla

El presidente de Red Eléctrica, Jordi Sevilla, presentará mañana su dimisión ante el consejo ordinario mensual de la compañía, según información oficial. Una dimisión forzada por las desavenencias con la vicepresidenta para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, que el propio Sevilla ha decidido adelantar tras no lograr el apoyo que ha venido recabando del Gobierno y del Partido Socialista para continuar en la presidencia del operador del sistema eléctrico y transportista (TSO). La sesión del consejo de administración se celebrará mañana a las 10.30 horas, según un hecho relevante enviado a la CNMV.

Según fuentes políticas, Jordi Sevilla, cuyas malas relaciones con Ribera eran vox populi, y con la que había tratado su salida para dentro de varias semanas, ha luchado hasta el último minuto para lograr el apoyo para seguir en el cargo, entre otros, de la vicepresidenta económica, Nadia Calviño. Una de las gotas que colmó el vaso fue la desautorización de Transición Ecológica al proyecto de Jordi Sevilla de corporativizar el grupo, esto es, trasladar a la sociedad holding (Red Eléctrica), ahora sin contenido, los servicios que históricamente ofrecía la sociedad regulada (REE), al resto de filiales (las de fibra óptica, satélites o internacional), que apenas representan un 8% de los ingresos del grupo.

El guión preveía una salida ordenada más adelante, con el nombre de un sustituto encima de la mesa 

Ya sea por evitar que la regulada perdiese poder o valor, lo cierto es que la operación, que adelantó Cinco Días, se frenó por decisión del ministerio. Según fuentes empresariales, Ribera no quería que una decisión tan relevante corriese a cargo de un presidente que pudiera tener los días contados.

Desde su llegada a la presidencia de REE en el verano de 2018, el que fuera ministro de Administraciones Públicas (2004-2007) en el primer Gobierno de Rodríguez Zapatero, varios fueron los motivos de enfrentamiento con el Gobierno, y especialmente con el ministerio del ramo y la SEPI, que controla el 20% del capital de una empresa que, a su vez, tiene una protección legal que evita que ningún accionista, salvo el Estado, tenga más de un 3% de las acciones.

El primer roce se produjo cuando Sevilla (a quien gustaba repetir que “la transición energética pasaba por REE” o, de otro modo, que “sin REE no habría transición”) anunciar un plan de inversiones de 7.000 millones de euros hasta 2026, lo que suponía un incremento del 40%. El departamento de Ribera le llamó al orden para advertirle que las inversiones anuales del TSO por ley no pueden superar un porcentaje del PIB y que cualquier inversión del transportista va directamente a la factura de los consumidores, con lo que no convenía sacar pecho en este sentido, pese a que sonara música celestial a los fondos en el capital de la empresa.

Sevilla ha movido todos los hilos para continuar y sugirió ser presidente de la CNMC, según fuentes políticas 

Otra gran motivo de enfado por parte del Gobierno fueron las declaraciones encendidas de Jordi Sevilla contra la propuesta de circular de la CNMC de recortar hasta un 20% la retribución de las redes de transporte, que el supervisor consideraba ampliamente sobrerretribuida, especialmente, los activos ya amortizados que en 2013 el exministro de Energía, Álvaro Nadal, decidió seguir remunerando hasta 2022. Las declaraciones de Sevilla comparando estos recortes “con los de Sanidad y Educación” supusieron un jarro de agua fría en el ministerio. Ni los responsables de las distribuidoras privadas de gas, como Naturgy, o del transportista de gas, Enagás, mucho más afectado por el tajo, manifestaron públicamente críticas tan duras. La CNMC ajustó el recorte, al 10% en promedio hasta 2026, lo que obligó al consejo a adoptar medidas de ahorro para no tocar el dividendo.

Bajo el mandato de Sevilla, la compañía, cerró la compra de Hispasat a Abertis (una operación gestada por su antecesor, José Folgado, dos años antes) por 950 millones de euros. Una transacción no exenta de polémica, dado el carácter regulado de REE, que disfruta del monopolio de las redes de alta tensión, y dado lo elevado del precio para su tamaño, amén de las dudas sobre la complementariedad de los negocios. Sevilla que siempre actuó como un presidente ejecutivo, pese a no serlo, procedió el año pasado a una reestructuración del staf de Red Eléctrica y destituyó a Juan Lasala, el que fuera consejero delegado con Folgado. Bajo la presidencia de este político del PP se creó la figura del CEO con poderes ejecutivos que no ha tenido su sucesor, y eliminó la indemnización de los presidentes. Sevilla, que no la recibirá, nombró consejero delegado a Roberto García Merino, quien nunca cuestionó el papel de ejecutivo que ha desempeñado el presidente.

La guinda del desencuentro se produjo en noviembre cuando, en plena tarea de Pedro Sánchez de conformar un Gobierno de coalición, Sevilla decisión formar parte del consejo asesor del think tank creado por la escuela de negocios Esade para impulsar reformas económicas, en el que participaban representantes de Cs, como Toni Roldán, y del PP, como Josep Piqué.

Finalmente, señalan fuentes cercanas al Gobierno, “una vez que se le han agotado las instancias para lograr algún apoyo político frente a Ribera, quien ganó poder al lograr la cuarta vicepresidencia”, Jordi Sevilla ha dimitido (hay quien asegura que no es la primera vez que presenta su dimisión, aunque esta vez, va en serio). Y lo ha hecho, añaden, para evitar retratarse mañana en un consejo sin contenido y después de que en el último mes se hayan desatado todo tipo de rumores sobre su salida. El guión preveía una salida ordenada un poco más adelante, quizás, con un nuevo puesto que diese a entender un ascenso y con un sustituto en la mesa. Por ejemplo, el de presidente de la CNMC ahora en juego. Una sugerencia del mismo Sevilla, según fuentes ministeriales, que queda descartada.

 

 

Normas
Entra en El País para participar