Nuevo Ejecutivo

Escrivá avanza que cerrará el déficit de la Seguridad Social de forma “rápida” y abordará el sistema de pensiones privadas

La ministra de Trabajo sitúa la derogación de la reforma laboral como prioridad delante de los líderes patronales

La nueva ministra de Trabajo, Yolanda Díaz
La nueva ministra de Trabajo, Yolanda Díaz AFP

El nuevo ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, no ha esperado lo más mínimo para avanzar públicamente las prioridades de su gestión. En materia de pensiones ha sido muy claro: el nuevo Gobierno garantizará la revalorización de las pensiones con el IPC, “pero también reduciendo el déficit de la Seguridad Social de forma rápida y efectiva”. El sistema terminará este año con un déficit acumulado de casi 80.000 millones por lo que su reducción exigirá, sin duda, algún tipo de ajuste. De momento, Escrivá podría estrenarse mañana en el primer Consejo de Ministros, aprobando la revalorización de las pensiones un 0,9%, conforme al IPC previsto.

Asimismo, avanzó que la Seguridad Social asumirá las pensiones de las clases pasivas, que cobran unos 600.000 empleados públicos, que se jubilaron antes de 2011, y que supone unos 14.000 millones de euros que se pagan con impuestos. Igualmente, citó entre sus prioridades una “reflexión del sistema de previsión social complementaria” que engloba a los planes de pensiones colectivos de las empresas y a los privados individuales. Si bien, todos los cambios que se promuevan en materia de pensiones estarán orientados, según ha dicho, a ofrecer “certidumbre” entre los pensionistas y y los trabajadores “en el corto, medio y largo plazo”.

En cualquier caso, citó en varias ocasiones su disposición a la negociación para “buscar soluciones justas y equitativas” para el sistema de pensiones. Para ello, perseguirá “el consenso entre fuerzas políticas y agentes sociales” para llevar a cabo una reforma “equilibrada, creíble y sostenible social y económicamente”. Es más, ha precisado que las recomendaciones pactadas en el Pacto de Toledo -que finalmente no se aprobaron por el rechazo de los responsables de Unidas Podemos, entre ellos la hoy ministra de trabajo, Yolanda Díaz, presente en el acto- serían “un excelente punto de partida.

Escrivá, que recibió la cartera de manos de la ex ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, dio a su discurso un tono más social de lo esperado y dijo que situar la “Inclusión” como primera denominación de su ministerio no es algo casual, sino que una de sus prioridades será implantar un “ingreso mínimo vital”, sobre el que “ha reflexionado en los últimos tiempos”. De hecho, desde la Airef, que presidía hasta ahora, diseñó un sistema de renta mínima, que ahora podría impulsar desde su nueva responsabilidad.

En concreto, este sistema pretende, según explicó que los más afectados por la crisis, que aún no se han recuperado, tengan una transición justa a la sociedad, el trabajo, la educación o la vivienda, “superando el carácter subsidiario” con el que se aborda ahora a los colectivos más desfavorecidos. “Se trata de conseguir un crecimiento inclusivo que debe acompañarse de objetivos y metas tangibles”, ha dicho.

Derogación de la reforma laboral como prioridad 

“Vamos a derogar la reforma laboral para retomar los derechos de los trabajadores”, ha dicho hoy la nueva ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, en su primera intervención pública, tras recibir su cartera de manos de la ex ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio. Así, ha dicho que su prioridad “desde el Ministerio de las personas”, como le gustaba llamarlo a su predecesora, será acabar con “la precariedad que lo invade todo”.

Díaz hizo, que hizo pocas referencias a la negociación con patronales y sindicatos, hizo pública esta prioridad de su mandato delante de los máximos líderes empresariales de CEOE, Antonio Garamendi, y otras grandes patronales y también ante los secretarios generales de CC OO, Unai Sordo, y de UGT, Pepe Álvarez. Solo una referencia en este sentido al diálogo social, del que dijo será “la base de su acción”

Díaz hizo mucho hincapié en que cuando se habla del mercado laboral, de temporalidad, parcialidad o paro “detrás de las cifras hay personas, personas con sus mentes, corazones y manos”. Y por eso dijo que la derogación de la normativa laboral que reformó el PP en 2012 es “el principal reto del país”. También ha abogado por fijar “frente a los bajos salarios, sueldos que permitan vivir dignamente”. Si bien en este punto no se refirió a la subida del salario mínimo interprofesional, que estará entre sus primeras negociaciones con patronal y sindicatos. En este caso, los empresarios ya han advertido que harán casus belli porque esta renta no llegue por ley a los 1.000 euros mensuales.

Dicho esto, agradeció a sus colaboradores hasta el momento y a sus profesores y profesoras todo lo que le han enseñado dejó para el final lo que aseguró ser “lo más importante”, el papel de la función pública y de los funcionarios de los que hizo una encendida defensa, porque sin ellos la marcha de España no sería posible, concluyó.

Normas
Entra en El País para participar