La inversión hotelera en España repuntará un 21% en 2020

La suma de obra nueva y reformas llegará a 2.351 millones de euros

inversión hotelera españa
Hotel en Islantilla (Huelva)

Frenazo temporal de la inversión hotelera en España. Este indicador retrocedió hasta 2.518 millones de euros en 2019, un 47,6% menos respecto a 2018. En ese último ejercicio las operaciones alcanzaron su máximo histórico con 4.810 millones invertidos, gracias a la compra de Hispania por parte de Blackstone por 1.930 millones. Se trata del peor registro de los últimos tres años, tras lograr un volumen de 3.907 y 4.810 millones en 2017 y 2018, regresando a las cifras alcanzadas en 2015 y 2016, según un informe presentado por la consultora inmobiliaria Colliers International.

Pero si el análisis se limita a la obra nueva y a las reformas de hoteles, excluyendo compras de suelo, compañías o carteras, las cifras muestran una conclusión radicalmente diferente. En 2019, la inversión solo retrocedió un 6% hasta los 1.932 millones y las operaciones previstas auguran un fuerte repunte para 2020. En concreto avanzará un 21% hasta los 2.351 millones, con una presencia cada vez más fuerte de la obra nueva, que aglutinará el 68% de la inversión comprometida, la cifra más alta desde 2015.

Miguel Vázquez, director general de Hoteles en Colliers International, recalcó la importancia de esa fiebre inversora. “En los últimos cinco años se han invertido 7.121 millones de euros, con los que se ha reformado o construido cerca de 200.000 habitaciones. Esto supondría que el 26% de las habitaciones que componen la planta hotelera es nueva o se ha modernizado”. Las previsiones que maneja la consultora es que hay previstos 5.740 millones en el futuro a medio plazo, de los que 2.351 millones corresponderían a 2020 y los restantes 3.389 millones se ejecutarían a partir de 2021.

Los trabajos de reforma de los hoteles y de otra nueva en España han provocado un crecimiento sin precedentes de los ingresos por habitación disponible, el principal indicador de rentabilidad de la empresa hotelera. En el caso de los activos situados en playas ha llegado a 159 euros (un 59% más que desde el inicio de la crisis), mientras que en los urbanos escaló a 123 euros. En paralelo a ese crecimiento de la rentabilidad, el precio de venta de los activos hoteleros se ha disparado en cuatro años, pasando de un precio medio de 91.687 euros a 129.463 por metro cuadrado, un 41% más. Ese alza de precios no ha sido obstáculo para que se cerrarán operaciones muy costosas, como la adquisición del hotel Villa Magna, por el que se pagaron 1,4 millones de euros por habitación.

Baleares y Canarias siguieron atrayendo el mayor volumen de inversión, con un 18% del total cada una de ellas. El informe destaca el papel preponderante de Madrid, con un 16% del total de la inversión, duplicando los fondos llegados a Cataluña. “Las perspectivas de evolución de la ciudad de Madrid la sitúan en el foco preferente de los inversores”. 

Normas
Entra en El País para participar