Los apoyos que PSOE y Podemos necesitan para la investidura

Ambas formaciones precisarían de la abstención de ERC si Ciudadanos se negara a respaldarles

Pedro Sanchez recibe en el Palacio de La Moncloa al líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias.
Pedro Sanchez recibe en el Palacio de La Moncloa al líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. EL PAÍS

Menos de 48 horas después de la repetición electoral del domingo, PSOE y Unidas Podemos han alcanzado un pacto para un Gobierno de coalición con el que pretenden poner fin a casi siete meses de bloqueo institucional tras las elecciones de abril. Pese a haberse puesto de acuerdo, los números todavía no salen para investir a Pedro Sánchez como presidente y los cálculos indican que además del respaldo de Más País y de los partidos regionalistas entre ellos el PNV, ambas formaciones precisarían o bien del respaldo de Ciudadanos –que ya ha anunciado que no apoyará la investidura– o bien de su abstención sumada a la de EH Bildu. Si Cs no tendiera finalmente la mano, Sánchez se vería abocado a pedir la abstención de ERC, aun cuando ha dicho que buscará prescindir de los secesionistas.

Los 120 diputados que lograron los socialistas el 10N junto con los 35 de la formación morada apenas suman 155 escaños, 10 menos de los conseguidos el 28A y muy lejos de los 176  necesarios para investir a Pedro Sánchez por mayoría absoluta en primera votación. Incluso con los tres escaños de Más País y los 12 que suman los cinco partidos regionalistas PNV (7), CC-NC (2), BNG (1), PRC (1) y ¡Teruel Existe! (1)–, no se alcanzaría esa mayoría cualificada en el Congreso, pues apenas sumarían 170 diputados. Ello trasladaría la batalla a la segunda vuelta, en la que se precisa solo mayoría simple, esto es, más votos a favor que en contra para que prospere la investidura. 

El sí de Más País y de los cinco partidos regionalistas no serviría para contrarrestar los 180 en contra que sumarían la derecha –PP (88), Vox (52), Cs (10) y Navarra Suma (2)– y los independentistas –ERC (13), JxCat (8), EH Bildu (5) y las CUP (2)–. Ni siquiera valdría con la abstención de Cs, ya que perduraría el bloqueo por un empate técnico con 170 síes y 170 noes.

Sí de Ciudadanos

Por tanto, solo el voto a favor de Cs podría dar luz verde a la investidura en segunda vuelta sin contar con ningún apoyo secesionista, con 180 votos a favor y 170 en contra. No obstante, Cs rechazó este martes el pacto de investidura por considerarlo “nefasto” para España, al entender que entrega las “riendas del Gobierno” a Podemos.

Por ello, su portavoz en el Congreso, Inés Arrimadas, instó a Sánchez a rectificar y a buscar con ellos y con el PP un acuerdo “moderado y constitucionalista”. Con todo, se desconoce si esta postura es la que seguirá defendiendo la formación naranja tras su próximo congreso, en el que deberá decidir sobre su futuro y renovación, tras la dimisión el lunes de Albert Rivera por el hundimiento electoral sufrido en el 10N.

Abstención de Cs y de EH Bildu

Pese a no contar con el sí expreso de Cs, Sánchez podría tratar de buscar su abstención, si bien para que la aritmética salga, sería también preciso contar con que los cinco diputados de EH Bildu se abstuvieran, algo factible ya que la coalición vasca se ha mostrado dispuesta a tender la mano al PSOE para evitar un Ejecutivo de derechas. Con ello, Sánchez lograría 170 votos a favor y 165 en contra.

Abstención de ERC 

Si Cs no se muestra dispuesta a facilitar la investidura ya sea por activa o por pasiva, el PSOE y Unidas Podemos tendrían que centrar todos sus esfuerzos en tratar de convencer a ERC para que no bloquee la segunda votación, tal y como ya ocurrió en la investidura fallida de julio. Ese escenario lograría investir al líder socialista una exigua mayoría de apenas tres votos de diferencia (170 síes contra 167 noes).

La formación independentista advirtió, que no facilitará “por ahora” la investidura si no hay diálogo con Cataluña, por lo que instó a ambas formaciones a “sentarse y hablar para solucionar el conflicto”. Desde que se desatará la violencia en las calles catalanas por el fallo del procés, Sánchez se ha negado a entablar conversación con el presidente de la Generalitat por considerar que no condenó los altercados con el suficiente vigor.

Próximos pasos


2 de diciembre. Ese es el día fijado para la constitución de las Cortes con el nuevo reparto de escaños resultantes de las elecciones generales del domingo. Tras la constitución de la Mesa del Congreso, su presidente se reunirá con el jefe del Estado, Felipe VI, para que este convoque oficialmente la ronda de contactos con los distintos líderes políticos para comprobar si Pedro Sánchez, en su caso, tiene los apoyos suficientes para la investidura.

Navidades. La premura con la que el PSOE y Unidas Podemos alcanzaron ayer un pacto de coalición podría situar la votación de investidura para la segunda quincena de diciembre, si bien el parón navideño podría retrasarlo hasta enero.

Normas