Vox sube hasta la tercera plaza y Ciudadanos sufre un desplome con pocos precedentes en democracia

La formación de Rivera se queda en blanco en 11 comunidades autónomas y Más País entra en el Congreso con tres actas

Una seguidora de Vox porta una bandera del partido ante la sede de la formación de ultraderecha, minutos después de conocerse los resultados electorales.
Una seguidora de Vox porta una bandera del partido ante la sede de la formación de ultraderecha, minutos después de conocerse los resultados electorales. AP

Vox sube con fuerza y se convierte en el gran vencedor de las elecciones generales, tras duplicar sus resultados de abril: obtiene 52 escaños. El gran derrotado de las segundas elecciones generales de este año es Ciudadanos, que con 10 escaños pierde más del 75% de sus actas y cae a la sexta plaza, justo por detrás de Esquerra Republicana (13 escaños). 

Unidas Podemos es el otro partido de ámbito nacional que empeora notablemente sus resultados: obtiene 35 escaños sumando sus confluencias, 7 escaños menos que en abril. Más País, que se presentaba por primera vez a unas elecciones, consigue 3 escaños 2 la formación de Errejón y uno Compromís, partido con el que se ha presentado en coalición en unas elecciones en las que la participación ha sido del 69,87% del censo. 

Ciudadanos sufre de esta forma una de las mayores caídas en la historia de la democracia española. Solo UCD experimentó una bajada más abultada: en 1979, con Adolfo Suárez, el partido ganó esas elecciones con 168 escaños. En los siguientes comicios, en 1982 y con Leopoldo Calvo Sotelo al frente del partido centrista, tan solo obtuvo 11 diputados. El agravante para Ciudadanos reside en que la caída se produce sin haber gobernado España y tras quedarse a solo 9 escaños y 217.988 votos del Partido Popular el 28-A.

Ciudadanos se queda en blanco en 11 regiones

El auge de Vox, que ha conseguido un millón de votos adicionales, se ha cimentado, sobre todo, en las regiones del sur. En la Región de Murcia, uno de los feudos del Partido Popular, es el partido más votado, así como en la ciudad de Ceuta. Andalucía, la región que más escaños reparte (61), ha visto duplicar la fuerza de la formación de ultraderecha, con 12 escaños, a costa de la sangría de Ciudadanos, que se deja 8 escaños y se queda con 3 actas. En menor medida avanza el PP, que gana cuatro escaños por la caída de los de Rivera y de Unidas Podemos. El norte se constituye como la atalaya contra el partido de Abascal, al que solo le queda por entrar en cuatro comunidades autónomas norteñas: Galicia, La Rioja, Navarra y País Vasco.

Uno de los seguros de Ciudadanos en pasados comicios, la Comunidad de Madrid, tampoco ha respaldado a la formación. Allí se deja cinco actas, que aprovecha sobre todo el PP para empatar a 10 escaños con el PSOE, aunque con menos votos que los socialistas. La fórmula se repite en la Comunidad Valenciana con mayor intensidad si cabe: el partido de Abascal pasa de 3 a 7 actas y Ciudadanos pierde dos tercios de sus escaños (se queda con 2).

Cataluña no es una excepción del avance de Vox. Allí el partido de ultraderecha y el PP ganan un escaño respectivamente a costa de los tres que pierde el partido de Rivera. ERC repite triunfo aunque los dos escaños que pierde van a las otras dos formaciones nacionalistas: JuntsxCat y la CUP, que por primera vez se presentaba a unas elecciones generales. Con 12 escaños —el mismo resultado que en abril— el PSOE-PSC se queda un solo peldaño por debajo de los republicanos. La repetición electoral apenas varía la relación de fuerzas entre el nacionalismo y las formaciones no independentistas. El bloque independentista sube un escaño, hasta los 23, en detrimento de los partidos no independentistas, que suman 25 escaños.  

La formación de Albert Rivera se queda en blanco en 11 comunidades autónomas: Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura, Galicia, La Rioja y País Vasco. Destaca especialmente la pérdida de apoyos en las dos Castillas, donde Rivera pierde los 8 diputados que sacó por Castilla y León y los 4 de Castilla-La Mancha. El PP de Casado y el PSOE recuperan el peso histórico en esas dos comunidades autónomas, dos feudos del bipartidismo. En Aragón, donde la formación naranja fue la segunda fuerza en abril por delante del PP, son el PSOE, el PP y Teruel Existe!, la agrupación que se presentó para combatir la repoblación, quienes recogen esas tres actas. 

Más País puntúa en Madrid

El partido de Íñigo Errejón, que se presentaba por primera vez a unas elecciones tras abandonar Podemos, ha hecho buenas las encuestas que le auguraban un hueco en el Congreso, aunque con menos presencia de la esperada. Los réditos electorales de Más País se resumen en una comunidad autónoma: Madrid.

El tirón de Madrid capital, donde la pasada legislatura Manuela Carmena fue la alcaldesa al frente de la versión local del partido, concentra más de la mitad de los votos obtenidos por Más País-Equo (unos 110.400 votos de los 199.000 totales en la región). 

Normas