Los sindicatos de Air Europa temen por el empleo con el salto a Iberia

Pilotos y tripulantes de cabina buscarán blindar los puestos de trabajo en los convenios por cerrar antes de final de año

La cola de un avión de Air Europa con la terminal 4 de Barajas de fondo.
La cola de un avión de Air Europa con la terminal 4 de Barajas de fondo.

Muchos de los 3.600 trabajadores de Air Europa estaban aún en shock ayer, según fuentes sindicales, tras el anuncio de la compra de la aerolínea por parte de Iberia, el principal rival en los últimos 30 años. El mensaje del lunes dirigido a la plantilla por el CEO de Globalia, Javier Hidalgo, no ha logrado tranquilizar. El hijo del fundador del holding turístico aseguró que hay futuro para la compañía cuando se abra la nueva etapa ya en manos de IAG. Pero inquietan las posibles condiciones a la adquisición que imponga la Comisión Europea, así como el camino para conseguir los fuertes objetivos de rendimiento que fija IAG a sus marcas British Airways, Iberia, Vueling y Aer Lingus.

Representantes de los distintos colectivos de la aerolínea de Globalia pasaron el día de ayer en reuniones con asesores jurídicos a la vista de que hay importantes convenios por firmar en los próximos días, como es el del compromiso de desarrollo de Air Europa Express en función del crecimiento de Air Europa o el IV convenio colectivo de los tripulantes de cabina de pasajeros (TCPs). “La empresa ha mostrado prisa por atar temas que vienen de muchos meses atrás y transmite que el acuerdo con IAG da autonomía a la actual dirección para operar con normalidad hasta que se cierre la operación con Iberia”, explica un representante sindical, “nuestra labor ahora es atar salvaguardas para preservar los puestos de trabajo”.

Tanto el Sepla de los pilotos como el Sitcpla de los TCP se han dirigido a sus afiliados asegurando que pelearán por el empleo.

Javier Hidalgo, consejero delegado de Globalia.
Javier Hidalgo, consejero delegado de Globalia.

Además de los compromisos por firmar, preocupan las recetas que IAG impondrá en Air Europa para elevar su rendimiento hasta cotas cercanas al 13% de margen de beneficio antes de impuesto respecto a las ventas. El ratio de Air Europa es del 4,8%, lejano a los estándares del grupo que dirige Willie Walsh.

IAG celebra este viernes su Capital Markets Day, cuando es previsible que pase aún de puntillas sobre la adquisición. Preocupa a los sindicatos de Air Europa depender de IB Opco y no directamente de IAG. Tampoco calma los ánimos que el compromiso de respeto a la marca y forma de operar de Air Europa solo alcance una fase inicial, según lo comunicado desde Londres.

Mientras los representantes de los trabajadores de Iberia ven como un refuerzo la operación de entrada de Air Europa en el grupo, con la llegada de flota y personal de vuelo, en la comprada se teme la integración de su marca en Iberia para la operación como una sola firma en el hub de Madrid. “El 99,9% de la plantilla espera recortes si la compra sale adelante”, aseguran las fuentes sindicales.

Además de eliminar de facto a un competidor, Iberia consigue slots en la futura ampliación de la terminal 4 de Madrid-Barajas y suma los destinos y operaciones de Air Europa en Latinoamérica. Otro efecto de la adquisición pactada es el acceso a una plantilla de casi un millar de pilotos, personal que escasea en el mercado.

IAG se reforzará con 66 aviones de Boeing, Airbus y Embraer, actualmente operados por Air Europa, y salta posiciones en el mercado para acceder a nuevos aparatos, con las 49 unidades que Boeing reserva a Air Europa: 29 B787 y una veintena de B737 MAX 8.

IAG, más sistémico aún

Gigantes. La integración de Air Europa en IB Opco, filial de IAG dueña de Iberia, reforzará el papel sistémico del holding, que además controla Vueling y Level, para el negocio de Aena y la conectividad de España. Desde el sector se recuerda que algo similar ocurre con otras empresas en Francia, Reino Unido o Alemania.

Coalición Canaria llama a la CNMC. La candidata de CC-PNC-NC al Congreso, Ana Oramas, tildó ayer de “preocupante” el anuncio de compra. Air Europa e Iberia, junto a Vueling, “tienen el monopolio en la mayoría de las rutas que conectan Canarias con la Península”. Por ello, reclamó la intervención de la CNMC para evitar que “derive en un dominio casi total de un solo grupo que merme, aún más, nuestra conectividad”.

Normas