Cobre Las Cruces prevé reducir su producción un 37% por el derrumbe de la mina sufrido en enero

La empresa rebaja la previsión inicial para 2019 de 72.000 toneladas de cobre a 45.000

Vista aérea de la corta de la mina de Las Cruces, en una imagen de archivo.
Vista aérea de la corta de la mina de Las Cruces, en una imagen de archivo. Efe

La compañía Cobre Las Cruces, que explota un complejo minero en los municipios de Gerena, Salteras y Guillena (Sevilla), prevé reducir su producción de cobre un 37,5% en 2019 como consecuencia del derrumbe que se produjo en la mina el pasado 23 de enero y que obligó a detener la actividad extractiva durante más de cinco meses, hasta el 11 de julio.

La compañía, propiedad del grupo canadiense First Quantum, preveía producir en 2019 cerca de 72.000 toneladas de cobre, pero tras producirse el deslizamiento en la corta minera ha disminuido sus previsiones hasta las 45.000 toneladas. No obstante, el impacto en ventas dependerá del precio al que se venda el mineral.

Según explican fuentes de la empresa, el derrumbe solo afectó a la actividad extractiva, pero no a la planta hidrometalúrgica, que continuó su producción ininterrumpidamente utilizando el mineral acumulado que se mantenía en stock. No obstante, debido a que este mineral en la reserva contiene menor concentración de cobre puro, provocará que la producción al final del año se resienta, según las estimaciones que maneja Cobre Las Cruces.

Igualmente, fuentes de la minera detallan que no se han realizado provisiones en el presente ejercicio debido a los daños causados, ya que se han cubierto en su totalidad.

En 2018, la compañía obtuvo un beneficio neto de 98,5 millones de euros en 2018, lo que supone un 5,47% menos que en el ejercicio anterior, según consta en las cuentas anuales depositadas recientemente en el Registro Mercantil. Igualmente, la empresa elevó ligeramente su patrimonio neto hasta los 238,3 millones, un 0,76% más que los 236,5 millones del año anterior.

Por su parte, la facturación ascendió a 399 millones, en línea con los 410 millones ganados en 2017. Para el presente ejercicio la compañía preveía facturar 402 millones.

Según consta en sus cuentas anuales, la compañía generó pérdidas hasta 2010, pero desde el ejercicio de 2011 (incluido) logró revertir la situación. Del mismo modo, Cobre Las Minas detalla que “cuenta con financiación concedida por empresas del grupo y que no ha sido dispuesta, aun cuando la Sociedad estima que en los siguientes ejercicios seguirá generando beneficio y, por tanto, flujos de caja positivos para continuar con el normal desarrollo de las operaciones”.

Sentencia desfavorable

Créditos pendientes.La empresa tiene provisionados 1,7 millones debido a una sentencia desfavorable en relación con los créditos pendientes de compensar, aflorados por una inspección fiscal en 2016. La resolución se mantiene recurrida parcialmente, y a diciembre de 2017 “sigue pendiente de recibir las conclusiones de la apelación de dicha inspección”. Según detallan las cuentas anuales, los administradores de la sociedad consideran que estos pasivos “en caso de producirse, no afectarán significativamente a las cuentas anuales”. 

Provisiones totales. A cierre de 2018 la compañía tenía provisiones a largo plazo por 103 millones, frente a los 93 millones del ejercicio anterior. Igualmente, la suma de créditos fiscales ascendía a 5,9 millones que, según estima, “se recuperará con beneficios futuros en el próximo año”.

Normas
Entra en El País para participar