FerroAtlántica nombra presidente a Richard Salvatore Sberlati

Villar Mir vendió la firma al fondo TPG por 170 millones antes del verano

FerroAtlántica ya tiene nuevo presidente. Tres meses después de que el grupo Villar Mir acordara la venta de la compañía al fondo TPG por 170 millones de euros, el nuevo propietario ya ha nombrado sucesor. Se trata de Richard Salvatore Sberlati, que también ejercerá de consejero. Sberlati también figura en el Registro Mercantil como administrador solidario de Kehlen Investments, el nuevo dueño de FerroAtlántica, y como apoderado de Solar Cueva del Negro 10, especializada en producción y comercialización de energía eléctrica.

Al nombramiento de Sberlati se une la designación de otros dos consejeros. Se trata de Esther Adroher, que también será secretaria del Consejo de Administración, y Alejandro Seco. Ambos actuarán también como apoderados de FerroAtlántica SA. Seco es además el consejero delegado de Ithaka, la filial de TPG en España a la que el fondo ha confiado la gestión de las instalaciones de FerroAtlántica compradas a Villar Mir.

Tras el anuncio de la venta, TPG se comprometió a abordar un plan de inversiones en estos activos para “incrementar su posición competitiva y su productividad” y a proteger “las condiciones laborales y de seguridad de los trabajadores, la sostenibilidad del negocio y el tejido industrial de Galicia”, donde están ubicados casi todos los activos.

FerroAtlántica era propiedad al 100% de Ferroglobe, productor de silicio metal y ferroaleaciones cotizado en Estados Unidos, que a su vez estaba participada en un 54% por el Grupo Villar Mir, La adquisición por parte de TPG supuso el traspaso de diez plantas hidroeléctricas con una potencia de generación de 167 megavatios (MW) y de la fábrica de ferroaleaciones Cee-Dumbría, activos todo ellos ubicados en Galicia. La venta se enmarcó en la política de Ferroglobe de desinversiones en activos no estratégicos, que ya arrancó en 2018 con la venta de un conjunto de plantas hidroeléctricas en Aragón. También la corporación empresarial dirigida por Juan Miguel Villar Mir adoptó medidas para recortar su deuda. Entre esos pasivos estaban incluidos los 119 millones que mantiene con su constructora participada OHL.

Normas
Entra en El País para participar