Trump lima asperezas con China y la Unión Europea

El principal negociador de Pekín ha hecho un llamamiento público a la calma

trump aranceles pulsa en la foto

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha cambiado este lunes el tono que ha mostrado durante el resto de la cumbre del G7 en Biarritz por uno mucho más conciliador. China ha pedido que se reinicien las conversaciones comerciales, horas después de que el principal negociador de Pekín hiciera un llamamiento público a la calma en respuesta a un fin de semana de aumentos arancelarios de ojo por ojo que provocó la caída de las acciones mundiales.

"China llamó anoche a nuestros comerciantes y dijo que volvamos a la mesa", dijo Trump al margen de la reunión del Grupo de los Siete en Biarritz, Francia. "Entienden cómo funciona la vida.", según recoge la agencia Bloomberg. Preguntado sobre la posibilidad de retrasar la entrada en vigor de los aranceles que anunció el viernes, el mandatario ha respondido que "todo es posible".

Trump dijo que los funcionarios estadounidenses recibieron dos llamadas "muy productivas" de los chinos, pero se negaron a decir si había hablado directamente con Xi. "Quieren hacer un trato", dijo, y añadió: "Vamos a empezar muy pronto y a negociar y ver qué pasa, pero creo que vamos a hacer un trato".

A la pregunta de los periodistas sobre las declaraciones de Trump poco después de la intervención del presidente estadounidense, Geng Shuang, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores en Pekín, dijo que no tenía conocimiento de ninguna llamada telefónica de fin de semana entre Estados Unidos y China. Reiteró la posición de China de que la guerra comercial debería resolverse mediante la negociación.

Los futuros del S&P 500 revierten las pérdidas después de los comentarios de Trump. Las acciones en Asia cayeron el lunes en todos los mercados principales, liderados por la caída del 2,3% de Hong Kong. Sin embargo, Europa que iba a abrir con fuertes caídas que superaban el 1,5%, ceden mucho menos.

Anteriormente, el principal negociador comercial de China, el viceprimer ministro Liu He, había utilizado su presencia en China para pedir una disminución de las tensiones. "Estamos dispuestos a resolver el problema a través de la consulta y la cooperación con una actitud tranquila", dijo Liu en la ceremonia de apertura de la Smart China Expo 2019 en Chongqing, informó Caixin el lunes. "Nos oponemos firmemente a la escalada de la guerra comercial", dijo, y agregó que "no favorece a China, Estados Unidos y los intereses de los pueblos de todo el mundo".

Las dos economías más grandes del mundo sufrieron nuevos golpes durante el fin de semana, con la represalia de Pekín por un aumento de aranceles anterior en la reunión de Estados Unidos, otro aumento de Trump, quien dijo que los aranceles existentes del 25% sobre unos 250.000 millones de dólares en importaciones procedentes de China se elevarán al 30% el 1 de octubre, el 70º aniversario de la fundación de la República Popular. Los economistas advierten que la espiral de medidas comerciales podría provocar una recesión mundial.

China da la bienvenida a todos los inversionistas extranjeros, incluidos los de Estados Unidos, dijo Liu, y agregó que los encargados de formular políticas seguirán construyendo un entorno favorable y protegiendo los derechos de propiedad. Destacó que China cuenta con amplias herramientas de macro-política para asegurar que los fundamentos económicos del país tengan un "buen impulso".

Acercamiento hacia la Unión Europea

En el fin de semana, Estados Unidos se alejó de la Unión Europea para acercarse a Japón y a Reino Unido. Con el país asiático cerró la negociación de un nuevo acuerdo comercial y al primer ministro británico, Boris Johnson, le ofreció un acuerdo bilateral de comercio "bastante rápido" para cuando Reino Unido abandone la Unión.

Este lunes, el presidente de Estados Unidos ha cambiado de tono respecto a la Unión y aunque el viernes amenazó a sus aliados con nuevos aranceles, hoy son prácticamente todo buenas palabras e intenciones. Trump ha hablado con la canciller alemana, Ángela Merkel, sobre la posibilidad de un nuevo acuerdo comercial con la Unión que evite la entrada en vigor de la subida arancelaria prevista para diciembre sobre los vehículos fabricados en territorio comunitario. 

Con Francia, país al que Trump amenazó específicamente con nuevas tarifas sobre el vino debido a la "tasa GAFA" (por Google, Apple, Facebook y Amazon), está "cerca de cerrar un acuerdo" al respecto.  Fuentes francesas explicaron que el compromiso alcanzado entre los titulares de Finanzas de Francia, Bruno Le Maire, y Estados Unidos, Steven Mnuchin, consiste en que Francia devolverá a las empresas a las que ya se aplica ese impuesto la diferencia entre lo cobrado y lo que fije el nuevo sistema fiscal internacional en el que trabaja la OCDE.

Normas