Alibaba deja claros los costes de los disturbios de Hong Kong

Pospondrá una cotización en su Bolsa por la inestabilidad de la región

Jack Ma, fundador y presidente de Alibaba.
Jack Ma, fundador y presidente de Alibaba.

Hong Kong podría quedarse de nuevo sin Alibaba, que pospondrá una cotización de 13.500 millones de euros por la inestabilidad de la región. Disuadirá a otros, y asesta un nuevo golpe a una ciudad en la que la confianza de las empresas está decayendo rápidamente.

La decisión de Jack Ma de retrasar su inclusión en el mercado secundario llega en un momento sensible. La ciudad ya se está quedando atrás respecto a Nueva York en cuanto a salidas a Bolsa este año. El mes pasado, la cervecera Anheuser-Busch InBev abandonó los planes de una OPV de 9.000 millones de euros de su unidad asiática. Las condiciones distan mucho de ser ideales, ya que el índice de referencia Hang Seng bajó casi un 10% durante el mes pasado, y se ha visto afectado por más de 11 semanas de confrontación entre policía y manifestantes, así como por la guerra comercial EE UU-China.

Se teme que Ma cancele del todo la operación. La empresa nunca confirmó oficialmente sus planes. Con un fondo de efectivo de más de 27.000 millones de euros a fecha de junio, no está claro por qué necesita recaudar capital. También hay consideraciones políticas. Una fuente dice que regalar a Hong Kong un negocio lucrativo de este tamaño, en este momento, “ciertamente molestaría a Pekín”. Es plausible; la influencia de China parece haber tenido que ver con las dimisiones la semana pasada de los altos mandos de la aerolínea de Hong Kong Cathay Pacific, cuyos empleados apoyan las protestas.

En cualquier caso, esto hará sonar la alarma para otras empresas. Al menos cinco están listas para recaudar un total combinado de 4.500 millones en el mercado. Y si Alibaba abandona por completo su emisión, será enormemente humillante, sobre todo porque Hong Kong simplificó los requisitos después de que la empresa prefiriera Nueva York para su OPV, en 2014.

Mientras, las calles comerciales están vacías. Los datos del Gobierno de la semana pasada mostraban que la economía se contrajo un 0,4% en abril- junio, poniendo la región al borde de su primera recesión en una década. El mensaje de Alibaba es que la desaceleración podría empeorar mucho más.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas