Empleo

Los cotizantes alcanzan otro máximo pero crecen al menor ritmo del año

El paro baja en 4.253 personas, el menor recorte en un julio desde 2008

Los cotizantes alcanzan otro máximo pero crecen al menor ritmo del año pulsa en la foto

Los datos del registro de la Seguridad Social de julio mostraron una desaceleración en la creación de empleo. Aunque el sistema volvió a marcar máximo histórico con 19.533.211 personas cotizando, en el mes pasado solo se registraron 15.514 afiliados más que en junio, lo que supuso el menor ritmo de creación de empleo en un mes de julio desde 2012 y el más bajo en lo que va de año.

Estos datos, facilitados hoy por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, se suman a otros indicadores conocidos en los últimos días que apuntan a que la economía empieza a perder pulso, como es el caso de la fuerte caída de las matriculaciones o el menor crecimiento del PIB en el segundo trimestre (un 0,5% respecto al primero). Los sindicatos y las asociaciones de autónomos –colectivo que perdió 7.767 cotizantes en julio– culparon a la parálisis política de esta desaceleración.

Así, el número de nuevos empleos del último mes queda lejos del aumento de que se ha registrado e julio en los últimos años, cuando el número de trabajadores aumentó en 35.819 (en 2018), 56.222 (en 2017) y 84.721 (en 2016). En términos anuales esta desaceleración se mitiga algo. La ocupación ha crecido en 490.401 personas respecto a hace 12 meses, con un alza del 2,58%, un punto menos que en julio de 2018, cuando la afiliación crecía un 3,6% anual. Aún así, el empleo sigue creciendo ligeramente por encima de la economía, que avanzó un 2,3% interanual en el segundo trimestre.

También la caída del paro se frenó en julio. El mes pasado, el número de desempleados registrados se redujo en 4.253 personas, la cuarta caída mensual consecutiva, pero también la menor bajada en ese mes desde 2008. El número total de personas desempleadas se ha situado en 3.011.433 personas, la cifra más baja desde noviembre de 2008. Pero no consiguió descender de la cota de los tres millones tal y como predijo hace unos días el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. Respecto a julio de 2018, el paro ha bajado en 123.588 personas.

Pero todos estos datos esconden, además, otros que reflejarían una desaceleración del empleo aún mayor. En concreto, se trata del dato desestacionalizado del paro. Eliminando los efectos estacionales y de calendario el número de parados habría subido en julio, por segundo mes, en casi 3.000 personas respecto junio.

Asimismo, el dato de afiliación está condicionado al alza por las cuidadoras no profesionales a las que el Estado ha vuelto a pagar las cotizaciones. Esto, según explican los economistas de BBVA Research “ha impulsado la afiliación” de dicho colectivo hasta las 40.700 personas el pasado mes, 7.900 más que las registradas en junio.

Dónde se crea empleo

No obstante, la afiliación creció en la mayoría de los sectores, especialmente en Actividades Sanitarias y Servicios Sociales por las contrataciones temporales en zonas turísticas y las sustituciones veraniegas (54.465 personas ocupadas más, un 3,46%); en el comercio y reparación de vehículos, con 40.417 más (1,64%), y en la hostelería, 29.262 (2,02%).

Por el contrario, el sector de la educación volvió a destruir empleo el mes pasado, con su práctica habitual de despedir a los profesionales en verano para volverlos a contratar en septiembre. Así, en solo en julio se destruyó el 14% de todo el empleo en este sector, con 108.616 trabajadores menos cotizando.

El número de contratos creció en el mes, tanto los temporales (un 8,6%) como los fijos (un 6,6%). Pero el deterioro de la contratación indefinida continuó el mes pasado, en el que cayo, en términos interanuales (un 2,3%), por sexto mes consecutivo. De esta forma en julio se firmaron un 4,45% de contratos más que hace un año, pero todo este aumento se debió a la contratación temporal, que avanzó un 5,13% anual.

Los contratos indefinidos de julio se dividen, en cuanto a la duración de su jornada, en 111.191 a tiempo completo y 74.522 a tiempo parcial.

Otro dato preocupante es el que muestra que, según el saldo neto de estas cifras, todo el empleo creado en julio habría sido ocupado por hombres, ya que estos aumentaron en 59.426 frente a una caída de las mujeres afiliadas de 43.912.

En cuanto al desempleo, el paro entre los hombres bajó en 1.569 personas respecto a junio y se situó en 1.216.487 personas, al tiempo que el femenino se redujo en 2.684 personas y se sitúa en 1.794.946 personas.

 Por regiones, los mayores aumentos de la afiliación en julio corresponden a las comunidades autónomas de Galicia (12.290), Cataluña (12.193), Islas Baleares (11.371) y Castilla y León (9.593). Descienden más en Madrid (16.849), Andalucía (14.712) Canarias (4.465) y País Vasco (3.873). Si bien, en términos porcentuales fue Cantabria la región donde más creció la ocupación (un 2,8% en el mes); le siguen las Islas Baleares (2%).

Mientras que el paro baja en ocho comunidades entre ellas Andalucía (5.100 menos), Galicia (cae en 4.328) y Asturias (baja en 2.160 personas). Sube en nueve comunidades, entre las que destacan Canarias (1.979 personas) y País Vasco (1.741 parados más). 

Por su parte, el desempleo de los jóvenes menores de 25 años se ha reducido en julio en 4.714 personas respecto al mes anterior, mientras el paro entre las personas de 25 y más años de edad bajó solo en 461. 

 

Normas