Noticia patrocinada

¿Cómo encontrar valor en el cambio climático?

Energías limpias, transporte sostenible, recursos naturales y firmas líderes por su baja emisión de carbono, las cinco claves de Schroders para ganar en Bolsa

Inversión cambio climático
Getty Images

Los objetivos contra el cambio climático marcados por la Unión Europea para 2030 establecen la reducción de las emisiones en al menos un 40% en relación con los niveles de 1990, un porcentaje que en 2050 deberá alcanzar entre un 80% y un 90%. A esta misión se unen las medidas que deberán tomar los Gobiernos a nivel mundial para satisfacer las demandas del Acuerdo de París, entre ellas, la limitación del aumento de la temperatura global a 2 grados.

Para conseguirlo, Schroders estima que será necesaria una inversión de 2 billones de dólares al año durante 10 años en nuevas tecnologías encaminadas a luchar contra el cambio climático. Para hacernos una idea de la magnitud, esto equivaldría al total del PIB de EEUU. Lógicamente, esto tendrá un impacto en los mercados bursátiles. La firma británica de gestión de activos considera que habrá un traspaso de valor de 1,5 billones de dólares dentro de los mercados de acciones globales entre acciones que se verán perjudicadas y las que saldrán reforzadas con los nuevos modelos de producción y consumo.

“No es un valor nada desdeñable. Solo el 15% de valor de mercado equivale al tamaño de Rusia”, advierte Simon Webber, gestor del fondo Schroder ISF* Global Climate Change.

Se trata de un fondo temático de gestión activa que lleva 11 años captando oportunidades en todo el mundo. El fondo invierte en empresas que el equipo de Simon Webber considera que se verán afectadas positivamente por los esfuerzos de transición hacia una economía con bajas emisiones de carbono.

Schroders estima que se transferirán 1,5 billones de dólares a las compañías que estén bien posicionadas para la transición energética

“Temas como el cambio climático, la escasez de las materias primas, el crecimiento demográfico y los errores de las empresas han hecho de la inversión responsable una de las principales prioridades para los inversores. Creemos que al invertir en sociedades con una ética sólida en áreas como el medio ambiente, la sociedad y el gobierno corporativo, lograremos mejores resultados para nuestros clientes”, asegura Carla Bergareche, directora general de Schroders para España y Portugal.

El fondo gestionado por Webber se centra en cinco temáticas clave para conseguir acceder a estas compañías a las que se transferirá este valor: energías limpias, transporte sostenible, recursos medioambientales y firmas líderes por su baja emisión de carbono y apuesta por la eficiencia energética.

Energía limpia

En los últimos 10 años, el coste de la energía solar y eólica se ha reducido drásticamente. Tanto que actualmente es más rentable invertir y desarrollar este tipo de energías que las de generación tradicional, como el carbón, gas o la nuclear. Las subvenciones de Gobiernos y contribuyentes a proyectos de energías limpias ya no son necesarias y, tal y como apunta Webber, ya solo hacen falta entornos regulatorios favorables para facilitar su expansión.

Transporte sostenible

Coche eléctrico
Getty Images

Para conseguir reducir el 80% de las emisiones en 2050, el gran desafío del transporte será reemplazar los motores de combustión por eléctricos. Webber apunta a la reducción que han experimentado los vehículos eléctricos en los últimos años y considera que en dos años lograrán ser competitivos, incluso convertirse en la forma más barata de movilidad.

Su equipo de gestión confía en Umicore, una compañía belga líder mundial en la producción de cátodos, esenciales para mejorar la calidad y el rendimiento de las baterías, y en Chroma, una firma taiwanesa líder en equipos de prueba.

“El mercado de baterías de iones debe aumentar en ocho o nueve veces su tamaño actual en los próximos años para lograr los objetivos marcados por la Unión Europa y China para 2025, por lo que la cadena de suministro de electrificación de vehículos tiene un gran potencial de expansión”, indica Webber.

Recursos naturales

Riego por goteo
Getty Images

“Es uno de los temas más difíciles de abordar”, reconoce el gestor de Schroders. El estrés hídrico será una de las problemáticas del cambio climático, ya que las temperaturas más altas fomentarán la evaporación y los desastres climáticos. Será necesario, por tanto, utilizar el agua de manera más productiva y, por ello, el equipo de la gestora británica confía en Lindsay Corp., líder mundial en formas de riesgo eficiente para agricultores.

Por otra parte, la silvicultura será fundamental para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero dado su potencial para almacenar carbono. Webber recuerda el compromiso de las compañías energéticas con el desarrollo de grandes proyectos de reforestación. En este sentido, encuentra un gran potencial en la capacidad aislante de la madera y en la empresa japonesa Sumitomo Forestry, especializada en viviendas de madera energéticamente eficientes.

Líderes en bajas emisiones de carbono

En esta temática caben compañías de todos los sectores. “Tratamos de identificar, independientemente de la industria en las que se encuentren, empresas con tecnologías, productos o procesos de producción que supongan una diferenciación, o compañías con una cultura corporativa distinta del resto”, explica Webber.

Por ejemplo, el equipo de la gestora encuentra valor potencial en Amazon, puesto que se ha comprometido a que todos sus envíos globales serán carbono cero en 2030, empleando vehículos eléctricos. Además, dentro de un par de años, la compañía americana alimentará sus centros de datos con energía 100% renovable.

El cambio climático va a rediseñar la manera en la que consumimos y producimos. Es interesante saber que con nuestras inversiones también podemos contribuir a mitigar sus efectos si sabemos canalizarlas hacia aquellas empresas que están luchando activamente para encontrar soluciones a este fenómeno. Y, en este sentido, un aspecto clave para conseguirlo es disponer de la experiencia y los recursos necesarios para poder distinguir las compañías que aporten un verdadero valor.

(*) Schroder ISF se denomina Schroder International Selection Fund en este documento.

Normas