La industria española pierde 6.766 millones anuales por las falsificaciones

El textil y los cosméticos son los sectores más afectados

Falsificaciones pulsa en la foto

El mercado de las falsificaciones sigue creciendo a pesar del esfuerzo por concienciar y de la lucha contra la piratería. En España, 11 sectores clave de la industria perdieron 6.766 millones de euros anuales entre 2012 y 2016, según las estimaciones de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) publicadas en el Informe de situación de 2019 sobre la vulneración de los DPI. Esta cifra equivale al 10,6% de las ventas totales de todos ellos.

El sector de la confección, calzado y accesorios y el de los cosméticos y artículos de cuidado personal son los más afectados, con pérdidas por valor de 3.808 millones y 839 millones, respectivamente, que representan el 14,9% y el 14,1% del total de las ventas en cada uno de ellos.

Por cuantía les sigue el de los medicamentos, que pierde 853 millones al año, aunque esta cifra solo supone un 4,5% del total de la facturación. Superior es el impacto en smartphones (el 10% de las ventas, 386 millones, son productos falsificados) y el de los vinos y las bebidas espirituosas, donde las perdidas alcanzan los 438 millones, un 8,3% de la facturación total del sector.

Menos relevantes son las cifras de los otros seis sectores también analizados, como los juguetes, la joyería, los artículos deportivos, los bolsos de mano y maletas y los pesticidas: la cuantía resultante en todos ellos suma 442 millones al año.

En la Unión Europea, no obstante, el impacto total es inferior, ya que los productos no originales solo representan un 7,4% de la facturación de los 11 sectores clave. Las pérdidas para la industria alcanzan los 55.982 millones de euros, un cifra ligeramente inferior a la proporcionada hace un año. El textil y la cosmética son también los sectores en los que el impacto es mayor. Dejan de ingresar anualmente 28.419 millones y 7.053 millones, respectivamente, lo que representa un 9,7% y un 5,9% del total de sus ventas.

Estas cifras son de especial relevancia debido a la contribución económica de las industrias que hacen un uso intensivo de los derechos de propiedad intelectual. Entre 2011 y 2013, aportaron un 42% al PIB de la UE –5,7 billones de euros– y generaron un 28% del empleo total. De hecho, en el periodo analizado, las falsificaciones hicieron que se perdieran 53.467 puestos de trabajo en España y 467.835 en toda la UE. Además, estas empresas pagan de media un 46% más a sus empleados. "Europa depende de sectores industriales como los 11 analizados para su crecimiento y la creación de empleo", subraya Christian Archambeau, director ejecutivo de la EUIPO.

Los ciudadanos europeos parecen conscientes de esta importancia: el 97% de los encuestados considera que es fundamental que los creadores, inventores y artistas puedan proteger sus derechos y recibir una contraprestación por su trabajo. Sin embargo, a pesar de compartir estas ideas, el 27% de los encuestados –y el 41% de los jóvenes entre 15 y 24 años– cree que es "aceptable adquirir productos falsos si el precio de los originales es demasiado elevado".

En este sentido, internet ha facilitado la tarea de los falsificadores, gracias a las plataformas de venta online o a las webs que incluyen libros, música, películas y series pirateadas. El informe subraya que el 52% de los consumidores descargan contenidos de forma ilegal no solo por el precio, sino por la disponibilidad del material. De hecho, cuatro de cada 10 jóvenes de entre 15 y 24 años está de acuerdo en que es aceptable obtener contenidos ilegales en internet cuando no hay una alternativa legal inmediata para obtenerlos.

Normas