La nueva prórroga del Brexit deja a Londres en la UE solo nominalmente

Posponerlo a octubre da más tiempo para encontrar una salida al punto muerto, pero su papel se reducirá al de espectador

Theresa May, el jueves en Bruselas.
Theresa May, el jueves en Bruselas.

El último retraso del Brexit permite que Gran Bretaña permanezca en la UE solo nominalmente. Posponerlo al 31 de octubre evita una salida caótica y da más tiempo para encontrar una salida al punto muerto. Pero su papel se reducirá en gran medida al de espectador.

El segundo retraso en el plazo de retirada, concedido ayer, garantiza que Londres en la UE casi tres años después de haber votado por su salida. En teoría, la prórroga da a la primera ministra Theresa May tiempo para encontrar un compromiso que permita al parlamento aprobar su acuerdo de retirada. Eso parece poco probable: los legisladores lo han rechazado en tres ocasiones, y las conversaciones con los laboristas han avanzado poco.

Los políticos pueden intentar cambiar la aritmética electoral. Los conservadores podría prescindir de May y luego convocar a elecciones con un nuevo líder para buscar un nuevo mandato para el Brexit. Los legisladores también pueden preferir otro referéndum. Las elecciones europeas del 26 mayo podrían testar la opinión pública. Los británicos podrán votar por grupos pro-Brexit o a Change UK, el nuevo partido de centro creado por ex parlamentarios laboristas y conservadores.

El compromiso de participar en las elecciones es una de las condiciones de la UE para ampliar la pertenencia de Gran Bretaña. El otro es un compromiso vago para que el país “actúe de manera constructiva y responsable”. En realidad, Londres será excluida en la mayor parte de los debates sobre el futuro de la UE hasta que se resuelva su situación.

Puede que octubre ni siquiera sea una fecha límite. Si Gran Bretaña sigue sin tomar una decisión, podría solicitar otra prórroga. Pero los debates de ayer muestran que líderes como el francés Emmanuel Macron están cada vez más impacientes. Los partidarios de un Brexit duro suelen advertir de que aceptar el acuerdo de May significaría que el país seguiría siendo miembro de la UE en todo menos en el nombre. Sin embargo, durante los próximos seis meses, la adhesión de Gran Bretaña se reducirá a poco más que un símbolo.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas