¿El "microemprendedor" para acabar con los falsos autónomos?

Plantean importar el modelo francés, con beneficios a este tipo de trabajadores

microemprendedor falso autonomo

Microemprendedor en vez de falso autónomo. ¿Se podría seguir el modelo francés para evitar la economía sumergida? El sistema plantea exenciones y facilidades para tratar de incluir en el sistema a aquellos que deciden trabajar en 'B'.

La figura del microemprendedor, tal y como se pone de manifiesto en Francia, busca estimular y aumentar el trabajo autónomo, incluso en modalidades como en la pluriactividad, por lo que no es necesario que se dediquen en exclusiva a una sola actividad, sino que puede ser complementaria a otro trabajo u ocupación; como es el caso de estudiantes o incluso funcionarios y jubilados.

Exención del IVA

En cuanto a los beneficios destaca la facturación del IVA. Si no se rebasa el límite de 33.200 euros al prestar servicios o los 82.800 euros cuando se trate de vender mercancías, no se incluirá este impuesto.

Hay también facilidad para darse de alta y baja. Esto se puede realizar a través de internet y de forma muy sencilla. Aparte se puede tener una cotización en función de lo que se ha facturado, la diferenciación de los bienes privados frente a los que atañen a su actividad en casos de embargo y existe la exoneración de cotizaciones sociales.

Un estudio final de grado

El estudio del sistema francés forma parte de un Trabajo Final de Grado elaborado por Eduardo Martín, con la tutoría de Miguel Cabrera Pérez-Camacho; del Departamento de Derecho Financiero y Tributario, de la Universidad de La Laguna. El estudio, denominado, ‘La Fiscalidad del trabajador Autónomo’, propone una adaptación de la idea francesa a España, pues permitiría la tributación de muchas de las personas que a día de hoy trabajan en la economía sumergida, lo que sería “un paso en la buena dirección”, según concluye Martín.

Y es que, según datos de Getsha, Sindicato de Técnicos del Ministerio de Haciencia, la economía sumergida en España se acerca al 24% del producto interior bruto (PIB) del país.

Normas