Cómo una empresa de disfraces y accesorios se convierte en la pyme del año

Se dedica a la venta de disfraces y accesorios de fiesta.

Funidelia

La sede del Banco Santander en España ha sido testigo de la entrega de la segunda edición Premio a Pyme del Año, que conceden la propia entidad bancaria junto a la Cámara de Comercio.

La pyme ganadora de esta edición ha sido Funidelia, gracias a su apuesta por la innovación, el desarrollo y la internacionalización. Esta pyme acaba de abrir dos almacenes en Suecia y en Francia, y ya están poniendo sus miras en países asiáticos como Japón o Corea del Sur. La pyme aragonesa se dedica a la comercialización de disfraces y merchandasing.

La entrega del premio se ha producido tras la deliberación del jurado, que tenía 18 candidatas a pyme del año. La creación de empleo, la internacionalización, la innovación, la digitalización o la formación para empleados son algunas de las que el jurado ha tenido más en cuenta.

Su sede está en Zaragoza, y cuenta con delegaciones en Suecia y Francia. Su venta de accesorios de fiesta, disfraces y pelucas se realiza a través de Internet para más de 32 países. “La idea surge de dos emprendedores que ven una oportunidad en el mundo del disfraz, se dan cuenta de que familiares y amigos tienen que pedir disfraces a EEUU, que en Europa no hay una oferta interesante de disfraces a buen precio, con variedad", han explicado desde la pyme.

Una de los hándicaps con los que tiene que luchas Funidelia es la estacionalidad de este sector, aunque a ellos no ha impedido crecer desde su creación en 2011. Épocas como la Navidad, Halloween o los carnavales son los platos fuertes para estos emprendedores.

Normas