Las 14 medidas que ha tomado Iberdrola por temor a un Brexit duro

La compañía revisa contratos y adelanta pedidos por la salida del Reino Unido de la UE

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.
Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.

Iberdrola ha detallado en su informe anual de 2018 las medidas que está tomando para protegerse del riesgo de un Brexit duro o sin acuerdo. La salida de Reino Unido de la UE se prevé para el 29 de marzo, aunque siguen las negociaciones, y la eléctrica señala que se está discutiendo la posibilidad de un aplazamiento. La salida, recuerda Iberdrola, implicaría que relación comercial entre las partes las regularía la Organización Mundial de Comercio (OMC), por lo que está tomando medidas como la revisión de los contratos y el adelantamiento de los pedidos.

La energética española, propietaria de la eléctrica Scottish Power se “está preparando para mitigar cualquier impacto negativo” que surja de un posible Brexit duro. Entre los riesgos considerados, la compañía alude a las las fluctuaciones del tipo de cambio y el tipo de interés. Según señala el informe, cualquier impacto en el economía de Reino Unido y en los negocios del grupo “se administrarán en función de su evolución futura”. Y añade que “un amplio equipo regulatorio monitoriza cualquier riesgo potencial que pudiese surgir desde una perspectiva regulatoria” y está en contacto con los Gobiernos y reguladores para minimizar cualquier impacto.

Entre los impactos, Iberdrola alude a la interrupción en la cadena de suministro: retrasos en la importación de equipos y componentes clave para los principales proyectos que causen retrasos en los mismos. En este sentido, ha identificado los materiales y suministros clave realizando pedidos adicionales para aumentar los niveles de stock antes del 29 de marzo. También ha evaluado las necesidades de almacenamiento adicionales. En cuanto al riesgo de tipo de cambio, la compañía lo ha cubierto en los contratos en vigor, muy especialmente, los que considera contratos críticos, en los que ha evaluado su posible exposición a nueas tarifas y aranceles, como los de energía al por mayor y al por menor.

La compañía que preside Ignacio Sánchez galán ha analizado, asimismo, posibles restricciones al movimiento de sus empleados, tanto el los ciudadanos de la UE que trabajan en el Reino Unido, como a los asignados a otras empresas internacionales del Grupo que podrían trasladarse a Reino Unido.

Además de cuestiones como el impacto de la regulación de protección de datos o el estatus del Reino Unido tras el Brexit, que podrían afectar la transferencia de datos entre las empresas del grupo y a los proveedores en el curso normal de los negocios, Iberdrola ha revisado todos los contratos. En este caso, ha identificado a los proveedores de alto riesgo y, cuando ha sido necesario, ha negociado la modificación de los términos contractuales.

Incluso en el caso de que se concluya con acuerdo, el Brexit puede tener riesgos y oportunidades para la compañía, subraya esta en el citado informe. En total, la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán detalla en su informe 8 riesgos y 14 tipos de medidas. Estos son los principales riesgos (en negrita) que ha identificado Iberdrola ante un Brexit duro y las medidas (numeradas) para mitigarlos, según figura en su informe anual:

RIESGO: Impactos derivados de la decisión del Reino Unido de abandonar la UE o reacciones del mercado a acontecimientos producidos durante la negociación. Estos impactos podrían incluir movimientos en el valor de la libra esterlina y otros instrumentos financieros. A más largo plazo, podrían darse cambios positivos o negativos en la economía del Reino Unido y en el entorno político y normativo en el que opera el grupo.

1. Además de monitorizar los desarrollos legislativos y las medidas en curso relacionados con Brexit, la política de riesgos financieros existente tiene en cuenta los riesgos financieros más habituales en el corto plazo, tales como fluctuaciones adversas del tipo de cambio y del tipo de interés.

2. Cualquier impacto a largo plazo en la economía del Reino Unido y su impacto en el Grupo y los negocios se administrarán en función de su evolución futura.

3. Un amplio equipo regulatorio monitoriza cualquier riesgo potencial que pudiese surgir desde una perspectiva regulatoria y está en contacto con los Gobiernos y reguladores para minimizar cualquier impacto.

RIESGO: Interrupción en la cadena de suministro: retrasos en la importación de equipos y componentes clave para los principales proyectos que causen retrasos en los mismos.

4. Se han identificado los materiales y suministros clave realizando pedidos adicionales para aumentar los niveles de stock antes del 29 de marzo de 2019.

5. También se han evaluado las necesidades de almacenamiento adicionales tomando medidas para garantizar su suficiencia

RIESGO: Exposición al tipo de cambio y aranceles adicionales si se aplican las normas de la OMC.

6. Se ha cubierto el tipo de cambio en los contratos existentes.

7. Se ha realizado una revisión legal de todos los contratos críticos para determinar la posible exposición a tarifas adicionales así como la posible exposición a nuevos aranceles

RIESGO: Riesgo contractual en contratos no comerciales existentes, incluido el riesgo de reaperturas de los mismos, cláusulas tales como cláusulas de fuerza mayor, change of law o material adverse change.

8. Se ha realizado una revisión legal de todos los contratos críticos para determinar la exposición potencial y la mitigación específica de cada contrato.

RIESGO: Riesgo contractual de los contratos comerciales existentes (energía al por mayor y al por menor), incluidos los acuerdos comerciales maestros y los contratos de corredores e intercambios.

9. La evaluación del riesgo de todos los contratos, aunque algunos son solo contratos en el Reino Unido y, por lo tanto, no se ven afectados ya que la mayoría de las contrapartes e intercambios están en el Reino Unido.

RIESGO: Libre movimiento de empleados: posibles restricciones para los ciudadanos de la UE que trabajan en el Reino Unido o asignaciones internacionales de otras empresas del Grupo Iberdrola, que actualmente no están en el Reino Unido pero desean ingresar al Reino Unido.

10. Los recientes anuncios del Gobierno del Reino Unido confirmaron que los ciudadanos de la UE en el Reino Unido formarán parte de un acuerdo con la UE.

11. Se encuentra en curso una iniciativa para evaluar el impacto y apoyar al personal afectado durante el proceso.

12. Se están estableciendo acuerdos de contingencia para los trabajadores fuera de Reino Unido.

RIESGO: Protección de datos: el impacto de la regulación general sobre protección de datos las normas y el estatus del Reino Unido tras el Brexit podrían afectar la transferencia de datos entre las empresas del Grupo y los proveedores en el curso normal de los negocios.

13. Todos los contratos intercompañía han sido revisados para actualizar las cláusulas contractuales.

14. Se identificaron proveedores de alto riesgo y, cuando ha sido necesario, se iniciaron negociaciones para modificar los términos contractuales.

Normas