Transporte

La Comunidad de Madrid rechaza la nueva propuesta del taxi que tilda de "más radical"

El presidente del gobierno regional, Ángel Garrido, asegura que los taxistas solo persiguen eliminar el sector de los VTC

La Comunidad de Madrid y el sector del taxi agravan su crisis después de que el presidente del gobierno madrileño, Ángel Garrido, rechazara este miércoles la última propuesta del sector del taxi para regular los VTC en esta autonomía. En rueda de prensa, Garrido calificó la propuesta de “aún más radical que las anteriores” y acusó a los taxistas de dejar su representación en manos de “radicales podemizados”. Igualmente, aseguró que el taxi con sus medidas solo persigue “la eliminación del sector de las VTC”.

Las palabras del presidente autonómico tuvieron una rápida contestación. Un numeroso grupo de taxistas volvió a cortar la Gran Vía, donde se vivieron momentos de tensión cuando la policía nacional intentaba conducirles a las aceras y carril bus. Los taxistas volvieron a pedir la dimisión de Garrido, al que acusan de “criminalizar al sector del taxi, politizar el conflicto y no tener ninguna intención ni de sentarse a negociar ni de solucionar” el problema, informó Efe.

La propuesta que fue hoy rechazada por la Comunidad de Madrid exigía fijar una hora de tiempo mínimo para la precontratación de los VTC, obligar a que estos vehículos realicen solo trayectos de más de 5 kilómetros y que deban volver a sus bases tras finalizar cada servicio. También exigía que los VTC no puedan circular por las vías públicas en busca de clientes ni permanecer estacionados en las mismas sin contrato u hoja de ruta. Y que en sus apps no puedan aparecer geolocalizados los vehículos hasta que el arrendador acepte efectuar de forma expresa el trayecto.

Las asociaciones que llevaron el texto a Garrido defienden que han recortado de seis a una hora el tiempo que exigen de precontratación, pero desde el gobierno regional ya han dicho en repetidas ocasiones que no establecerán precontratación temporal en su normativa. A cambio, Garrido  propuso hace días establecer una precontratación espacial a los VTC (prohibir contratar estos vehículos a menos de 300 metros, ampliables a 500 en Madrid capital), que fue rechazada por el sector del taxi.

Con todo, los taxistas madrileños aseguraron esta tarde estar dispuestos a presentar otra propuesta, pero siempre que se haga a través de una reunión con el Gobierno de Madrid, “no a través del plasma”, según indicaron el presidente de Élite Taxi Madrid, Sergio Vega, y el portavoz de la Federación Profesional del Taxi de Madrid, José Miguel Fúnez.

Garrido, por su parte, ha vuelto a insistir en que la precontratación temporal es “una línea roja” que no está dispuesta a cruzar, entre otras cosas por el temor a las reclamaciones que podrían hacer las empresas de los VTC “que comprometerían el futuro de las cuentas de la región y el bolsillo de todos los madrileños, porque las indemnizaciones las tendríamos que pagar entre todos”. 

El presidente de la Comunidad de Madrid reiteró hoy que el problema de los taxis y los VTC requiere “una legislación nacional consensuada” y criticó al ministro de Fomento, José Luis Abalos, de ser “el ministro más irresponsable de la historia (...) Se ha querido lavar las manos como Pilatos”, dijo.

La vista en el Congreso

Este jueves tanto el sector del taxi como el de los VTC estarán muy pendientes de la comparencia de Ábalos en el Congreso, donde explicará la postura del gobierno ante este conflicto y escuchará las propuestas de todos los grupos parlamentarios. “Estaremos pendientes de ver si el tema se soluciona desde arriba, pues los taxistas ya pedimos desde el principio que la precontratación fuera por ley estatal e igual para toda España”, explican a CincoDías fuentes del sector del taxi.

Ciudadanos y PP ya han avanzado que pedirán al Gobierno una legislación nacional consensuada. También Cabify volvió a reclamar hoy que la movilidad se aborde como un tema de Estado, ya que “están en juego la competitividad y el futuro de las ciudades”, según dijo Marta Plana, directora global de Políticas Públicas y de Regulación de esta compañía.

Los taxistas, que este miércoles cumplen su décimo día de huelga, planean concentrarse mañana por la mañana ante el Congreso. Quieren presionar al Gobierno y a los diferentes grupos parlamentarios para que apoyen su causa. Los portavoces de este colectivo aseguran que no van a “claudicar ahora”, aunque las pérdidas ocasionadas por el paro (entre 100 y 180 euros diarios) empiezan a hacer mella en el colectivo, donde ya se han empezado a oír las primeras voces que piden libertad para volver al trabajo para quien quiera.

Ordenanza municipal

Encalladas las negociaciones entre gobierno regional y taxistas, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha asegurado hoy que el Ayuntamiento de Madrid trabaja en la redacción de una ordenanza para que los VTC se sometan al mismo sistema de libranzas de los taxis. Con todo, el consistorio no podrá hacer nada mientras la Comunidad de Madrid no apruebe su decreto ley y le habilite para desarrollar su reglamento.

Carmena, que ha urgido al taxi para que no "haya violencia" ni ocupen el espacio público, ha defendido que los taxistas "tienen una base de conflicto legítima", pero también que los "VTC son necesarios". "Son una nueva manera de movilidad", informa Europa Press. La alcaldesa de Madrid tampoco ha escapado a las críticas de Garrido, quien ha instado al Ayuntamiento de Madrid a ponerse a trabajar con los taxistas en una ordenanza que haga mucho más competitivo al sector sin los "corsés" que les impiden competir con los VTC.

Primeros ERE en Cataluña

Unauto, la patronal de las empresas VTC, ha informado este miércoles que el próximo viernes varias empresas presentarán expedientes de regulación de empleo (ERE). Es el día que entrará en vigor el nuevo decreto ley de la Generalitat para regular los vehículos de alquiler con conductor. La asociación ya había adelantado días atrás que las compañías de VTC se verían forzadas a despedir a todos sus trabajadores si el gobierno catalán seguía adelante con su normativa, que contempla la obligación de contratar los servicios VTC con una antelación mínima de 15 minutos. Además, habilita al Área Metropolitana de Barcelona a elevar ese tiempo hasta la hora.

En un comunicado, la patronal ha criticado que el decreto catalán "blinda los elevadísimos ingresos del taxi de Barcelona, el valor de sus licencias y su capacidad para seguir aumentando sus tarifas y los suplementos injustificados".

Por su parte, Vector Ronda, empresa controlada por Rosauro Varo y Cabify, ha llevado a cabo hoy una asamblea con sus trabajadores para comunicarles el inicio de un ERE, que supondrá el despido de las 1.000 personas que conforman su plantilla. La compañía ya había comunicado su decisión el pasado lunes al servicio de Empleo de la Generalitat. "Ahora estamos esperando que nos den cita", aseguran a este periódico desde la compañía, quien recuerda que el decreto ley catalán les provocará "una reducción de más del un 90% de la demanda" de sus servicios.

Según informa Efe, la portavoz de los conductores de esta compañía, María José Delgado, ha explicado que la plantilla se opondrá al ERE, aunque hacen responsable de los posibles despidos al conseller de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet. "Desde este momento hacemos responsable de cada uno de los despidos que se produzcan al conseller Damià Calvet, al que exigimos su dimisión inmediata", ha dicho Delgado, que ha avanzado también que continuarán "la lucha" por sus puestos de trabajo.

Rafael García Tapia, consejero delegado de Moove Cars, la empresa de VTC con más licencias en Barcelona, señala a CincoDías que la decisión de "cierre de la actividad" de la compañía en Barcelona "está tomada", pues "el decreto nos expulsa de ese mercado; no nos permite trabajar". El directivo asegura, no obstante, que están estudiando cómo lo acometerán "porque debemos velar por los intereses de nuestros trabajadores".

Auro, otra de las grandes empresas VTC, no ha revelado aún detalles sobre qué pasos dará, fuentes del sector dan por hecho que también cerrará su negocio en Barcelona. “Lo hará todo el sector; también Uber y Cabify”, señalan fuentes consultadas. “Aunque también si una de estas plataformas adoptara la decisión de seguir, por la razón que sea, podría arrastrar a otras empresas a hacer lo mismo”.

Otras comunidades también se mueven

Más allá de Madrid y Barcelona, en otras comunidades se mueve ficha. Los taxis y VTC vascos han optado por “renunciar a confrontaciones que puedan alterar el orden público” y abordar juntos y de la mano del Gobierno Vasco la negociación de normativa que regule el sector, según Efe. Mientras, en Sevilla las principales asociaciones del taxi y el Ayuntamiento hispalense han alcanzado un acuerdo para proponer a la Junta de Andalucía que establezca en su futura regulación un tiempo de precontratación de entre 30 y 60 minutos, informa EP. Un tiempo que los taxistas de Valencia suben hasta las 12 horas.

Normas