Sánchez se reúne con gigantes tecnológicos, que no concretan inversiones en España

El presidente quiere que el país sea una ‘start up nation’

Pedro Sánchez durante el encuentro mantenido con la Presidenta Mundial de IBM, Ginni Romettye.
Pedro Sánchez durante el encuentro mantenido con la Presidenta Mundial de IBM, Ginni Romettye. EFE

El presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, finalizó este jueves su estancia en Davos reuniéndose con varios gigantes tecnológicos, como Amazon, IBM y Facebook. Fuentes del Ejecutivo aseguraron que las conversaciones fueron un éxito y que estas compañías se comprometieron a traer a España nuevas inversiones, pero no concretaron cantidades ni qué empresas son las que se comprometieron.

Sánchez abordó con Sheryl Sandberg, consejera delegada de Facebook, el tema de las fake news y la ciberseguridad. Ambos coincidieron en la necesidad de llevar a cabo esfuerzos mutuos para combatir falsedades en la red que amenacen a las democracias. El presidente, por su parte, trasladó a Sandberg la intención de España de convertirse en una startup nation (nación emprendedora) en tecnología, promocionando el talento joven e implementando la tecnología 5G, entre otros aspectos.

El dirigente también se reunió con el consejero delegado de Amazon Web Services, Andy Jassy, con quien también habló de su idea de transformar a España en una startup nation, de la digitalización de la economía, así como de la necesidad de desarrollar programas de formación en habilidades digitales para jóvenes y mujeres, informa Efe.

Según el Ejecutivo para conseguir transformarse en un país emprendedor en el mundo tecnológico, España necesita un contacto constante con estas empresas para que expliquen cuáles son sus necesidades profesionales, cuál es la formación que buscan en sus trabajadores y qué capacitaciones son las más demandadas.

Tasa Google

En el Gobierno aseguraron que solo una de las empresas (Booking), con las que Pedro Sánchez mantuvo reuniones, expresó su malestar al respecto del nuevo impuesto a las tecnológicas, que gravará con un 3% los servicios de publicidad dirigida en línea, servicios de intermediación en línea y la venta de datos generados a partir de información proporcionada por el usuario durante su actividad o la venta de metadatos. Este gravamen se aplicará a compañías con ingresos superiores a los 750 millones de euros y que en España ingresen más de tres millones. En Moncloa aseguraron que caló el compromiso de Sánchez de acelerar la transformación digital y colocar a España entre los países que la lideran “sin dejar a nadie atrás” y con una modernización que sea “inclusiva”.

El miércoles, Pedro Sánchez había pronunciado un discurso, el primero de un presidente español en Davos en diez años, en el que advirtió que “las desigualdades destruyen. Es una aberración ética y una fuente de desestabilización”. En él, destacó la necesidad de gravar los nuevos servicios digitales, en referencia al impuesto a las tecnológicas que puso en marcha el Gobierno. “Corremos peligro de crear nuevas brechas tecnológicas si no aseguramos que todos los ciudadanos formen parte de la revolución tecnológica”.

Reunión con la principal empresa del metal

ArcelorMittal. Sánchez también tuvo entre sus reuniones un encuentro con ArcelorMittal, el mayor productor mundial de acero y una empresa que da trabajo a 8.000 personas en España y que está inmersa en un expediente de regulación de empleo temporal (ERTE). Según fuentes gubernamentales, en el contacto mantenido ayer con el presidente de la compañía, Lakshmi N. Mittal, este no transmitió que vaya a haber nuevas decisiones en materia laboral más allá del ERTE, que puedan preocupar a España. Sí se habló de otras cuestiones, como la intención del Ejecutivo de ayudar a las empresas que, como Arcelor, son electrointensivas.

Normas