Anfac denuncia ante Bruselas la ley del Gobierno Balear que prohíbe la circulación de coches diésel en 2025

A partir de 2035 tampoco podrán circular el resto de vehículos de combustión

Fila de coches aparcados.
Fila de coches aparcados.

La Asociación Nacional de Fabricantes de Coches, Anfac, ha denunciado ante la Comisión Europea y ante el Consejo para la Unidad de Mercado (dependiente del Ministerio de Economía) la Ley de Cambio Climático y Transición Energética del Gobierno de las islas Baleares, por la cual los automóviles diésel no podrán circular por las islas a partir de 2025 y el resto de vehículos de combustión a partir de 2035 (incluidos los coches de gas e híbridos). El borrador del proyecto de esta ley fue presentado en febrero de 2018.

“Estas medidas están huérfanas de cualquier respaldo técnico o científico y suponen un claro incumplimiento del derecho de la Unión Europea”, han dicho desde Anfac.

Los fabricantes han asegurado que esta medida, lejos de ayudar en la lucha por tener un aire más limpio, está siendo contraproducente, ya que según la asociación, el anuncio provocó que el mercado de vehículos nuevos en 2018 haya crecido mucho menos en las islas que en el resto del país (en Baleares aumentó un 1,6% y en España creció un 7%).

Además, la patronal ha remarcado que también se ha visto afectado el mercado de segunda mano, ya que la venta de los coches más nuevos ha caído y la de los automóviles viejos de más de 20 años ha crecido un 14%. “Nadie quiere invertir en vehículos nuevos o seminuevos ante la incertidumbre de cuándo tendrán que prescindir de ellos”, han explicado en Anfac.

“El golpe para el sector es durísimo mientras que el efecto para el medioambiente y la salud de las personas es el opuesto al que se pretendía conseguir: circularán vehículos cada vez más antiguos en vez de sustituirse por los nuevos cada vez menos emisores”, han añadido los fabricantes.

Desde Anfac han resaltado que Europa se marcó objetivos de descarbonización con la vista puesta en 2050, con estrategias de impulso y no con prohibiciones. El proyecto del Gobierno de las Islas adelantaría entre 15 y 25 años “sin articular medidas de apoyo”.

“Los fabricantes están ampliamente comprometidos con la descarbonización del parque y están invirtiendo miles de millones en investigación para alcanzar tecnologías de propulsión cada vez más limpias. (...) Las prohibiciones taxativas dañan al mercado y la competitividad de las empresas e industrias que operan en España”, ha dicho Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de Anfac. “Cualquier política de movilidad debe girar en torno a aprovechar la mejor tecnología disponible para ese uso, manteniendo el criterio de neutralidad tecnológica, y apoyar con medidas la introducción de vehículos cero y bajas emisiones en el parque automovilístico”, ha añadido Armero.

Los sindicatos tampoco parecen contentos con la medida que quiere llevar a cabo el Gobierno de Francina Armengol. Joaquín Ferreira, responsable del sector de automoción de Comisiones Obreras, ha explicado a CincoDías, que CCOO ya envió una carta al Gobierno balear quejándose de la prohibición de circulación a los coches diésel en 2025. Ferreira ha señalado que las fechas que se están poniendo están generando incertidumbre en el cliente que “ya no sabe qué vehículo comprar”.

Faconauto también apoya la denuncia

En peligro la distribución y reparación de coches. Faconauto, que representa a la red de concesionarios, mostró ayer su apoyo a la denuncia presentada por Anfac. La asociación se queja que de aprobarse esta norma, "pondrá en serio peligro el sector de la distribución y reparación de vehículos en las islas, ya que los clientes dejarán de adquirir los modelos de combustión". A su vez, destacó la necesidad de rejuvenecer el parque de las islas que tiene una media de 12,7 años, 0,6 más que la media nacional.

Normas