Previsiones

Samsung se suma a Apple y anticipa una caída del 29% en su beneficio operativo en el cuarto trimestre

Una menor demanda de chips de memoria y más competencia en ‘smartphones’ son las principales causas

Ordenadores de Samsung
Ordenadores de Samsung AP

El pesimismo crece en el sector tecnológico. Después de que Apple redujera la semana pasada su pronóstico de ventas trimestrales, este martes ha sido Samsung Electronics quien avanzó que espera alcanzar un beneficio operativo de 10,8 billones de wones (8.384 millones de euros) en el cuarto trimestre del ejercicio, lo que supondría un ajuste a la baja del 28,7% frente al mismo periodo del año anterior. La compañía achacó fundamentalmente la caída al frenazo en la demanda de chips de memoria, pero también a la competencia más intensa en el negocio de los smartphones. La noticia provocó que la acción del gigante surcoreano cayera un 1,7% en la Bolsa de Seúl.

Los datos, de confirmarse, supondrían el peor resultado operativo de Samsung desde el primer trimestre de 2017. Los analistas de Bloomberg habían previsto de media un beneficio de unos 13,8 billones de wones. La compañía también prevé que su facturación caiga un 10,6%, hasta los 45.962 millones de euros, una cifra igualmente por debajo de lo pronosticado por los analistas.
Pero las malas noticias no quedaron ahí. El mayor fabricante de smartphones y de semiconductores del mundo dijo que espera que sus ganancias “sigan contenidas en el primer trimestre de 2019 debido a las difíciles condiciones para el negocio de memorias”, aunque espera una recuperación en la segunda mitad del año gracias a un repunte de este mercado con el lanzamiento de nuevas CPU y smartphones.

El freno de la demanda de chips por parte de los grandes centros de datos ha estado en el origen de la debilidad del trimestre. Y los precios de los chips de memoria DRAM han caído un 10% durante el último trimestre de 2018 debido a la floja demanda. Pero la caída en las ventas de smartphones en China y otros mercados también habría pasado factura a ese negocio de Samsung, pues como apuntó Reu­ters, esos chips de la firma también se integran en muchos teléfonos de la mayoría de fabricantes, incluido Apple y Huawei. En este momento, los chips de memoria y procesadores representan alrededor del 38% de las ventas de Samsung y más del 75% de sus ganancias.

“Las [menores] inversiones de los centros de datos, un mercado de smartphones realmente malo en China y el impacto de la guerra comercial entre EE UU y China han afectado al negocio de chips de Samsung”, indicó Kin Yang-jae, analista de KTB Investment & Securities. Según la citada agencia, los analistas calculan que las ganancias de la firma disminuirán hasta 2019 por la desaceleración de la economía china que erosionará la demanda. Precisamente hoy se ha conocido que las entregas de smartphones cayeron en China un 15,5% en 2018, hasta 390 millones de unidades; una caída que fue aún mayor (del 17%) en el mes de diciembre, cuando se entregaron 33,51 millones. El último mes de 2018, el mercado chino acogió el lanzamiento de 35 nuevos modelos de smartphone, un 37,9% menos que un año antes, mientras que en todo el año pasado los lanzamientos de nuevos modelos alcanzaron los 587, un 26,5% menos que en 2017, de los que 569 operaban bajo el sistema Android, según informó Europa Press.

Pese a todo, Samsung, que detallará sus resultados a final de mes, espera lograr un beneficio operativo de 45.720 millones de euros y una facturación de 189.053 millones en el conjunto del ejercicio, un 9,7% y un 1,6% más frente a 2017. Y aunque la firma no reveló datos precisos de venta de smartphones, sí advirtió de una “intensificación” de la competencia en el sector. Pese a que no dio nombres de rivales, todo el mercado apunta a Huawei y Xiaomi.

En el tercer trimestre de 2018, Samsung ya tuvo un retroceso en su negocio móvil. Sus ventas de smartphones cayeron un 13,4% en unidades, según los datos de IDC. La compañía ya ha avanzado que este año lanzará un teléfono inteligente plegable y que estrenará algún terminal 5G. Igualmente, planea ir mejorando su asistente digital Bixby en una clara apuesta por la inteligencia artificial. Todo para impulsar su posición en el negocio de los smartphones.

Con todo, Bloomberg aseguró este martes que los inversores de Samsung deben "sentir consuelo", pues la tecnológica anunció en octubre que reduciría su inversión anual en un 27%. Este recorte del capex es bueno, insistió la agencia, pues permitirá a la surcoreana ahorrar miles de millones durante los próximos años. Además, dicha acción muestra que mientras otras firmas de la industria buscan cómo controlar sus costes en medio de una desaceleración tecnológica global, Samsung se adelantó a la tormenta. 

LG también prevé recortar un 80% sus ganancias

El retroceso del mercado de smartphone en China no solo ha pasado factura a Apple o a Samsung, ayer también LG, el otro gigante surcoreano de la electrónica de consumo, avanzó que su beneficio operativo del cuarto trimestre podría caer un 80% frente al mismo periodo del año anterior. La firma prevé obtener unas ganancias de 75.300 millones de wones (67,03 millones de dólares). Una cifra muy por debajo de las expectativas de los analistas, que esperaban que alcanzase los 387.000 millones de wones. Según la agencia, el segundo fabricante de televisores del mundo también se ha visto impactado por la situación económica de China y no habría logrado vender tantos electrodomésticos ni móviles como habían previsto en ese país y en otros mercados emergentes.

Normas
Entra en El País para participar