¿Qué fue de la burbuja de las criptomonedas?

El bitcóin ha perdido un 80% de su valor en los últimos 12 meses y se purga de su carácter más especulativo

Criptodivisas pulsa en la foto

Hace un año, el bitcóin era la estrella de los mercados. Aunque muchos analistas alertaban de una burbuja que estallaría en cualquier momento, el precio siguió escalando posiciones. Un bitcóin llegó a valer más de 20.000 dólares, 140 veces el precio actual de una acción de Aena (las más caras del Ibex 35), y casi el doble que el salario mínimo interprofesional (SMI) anual en España.

Sin embargo, la gallina de los huevos de oro parece que podría haber llegado a su límite. Algo más de un año después de alcanzar este máximo –el 17 de diciembre de 2017 registró su precio más alto–, el bitcóin vale un 80% menos, alrededor de 3.800 dólares. Es decir, en 12 meses el desplome de la principal criptodivisa ha superado al sufrido por el Nasdaq en dos años tras el estallido de la burbuja puntocom.

“La burbuja de las criptomonedas sigue desinflándose a un ritmo muy rápido, pero los economistas no están sorprendidos. Las consecuencias económicas de este colapso son limitadas porque la burbuja nunca fue demasiado popular. Las consecuencias serán más a nivel personal”, explica Paul Donovan, analista de UBS.

Ignacio de la Torre, economista jefe de Arcano, ya predijo este desplome del bitcóin. En diciembre de 2017, publicó un informe que auguraba lo que ocurriría en los siguientes 12 meses contradiciendo la premisa de quienes rechazaban la existencia de una burbuja. Según estos, la demanda de divisas digitales era infinita y acabaría con el dinero tradicional, mientras que la oferta era limitada, pues solo se podían emitir 21 billones de bitcóins. Sin embargo, como explica de De la Torre, ni la demanda ha sido infinita, pues pocos fondos han optado por invertir en este activo alternativo, ni ha logrado reemplazar al dinero debido a su gran volatilidad, superior al 60%, frente a menos del 3% del euro o del dólar. Y la oferta tampoco ha sido limitada, porque han surgido numerosas criptomonedas.

Entonces, ¿en qué ha quedado la fiebre por el bitcóin de hace un año? El índice Bloomberg Galaxy Crypto, que mide el desempeño de las criptodivisas más negociadas en dólares, se ha desplomado un 80% en los últimos 12 meses, desde los 1.381,41 puntos del pasado 29 de diciembre de 2017 a los 260 de finales de 2018.

El valor de las cinco principales monedas virtuales por capitalización de mercado también ha caído con intensidad. Según los datos de Coinmarketcap, la capitalización bursátil del bitcóin rondaba a finales de 2018 los 65.300 millones de dólares, aunque había alcanzado los 320.000 millones hace un año, mientras que el Ripple, que alcanzó su precio más elevado el 8 de enero de 2018, se reduciría a los 14.400 millones de dólares, frente a los 130.000 millones de entonces, y la Ethereum habría pasado de los 136.000 millones de sus máximos de mediados de enero del año pasado a los 13.400 millones. Los expertos achacan este desplome a la regulación y a los frecuentes ataques a las plataformas de compraventa de criptodivisas.

Entre finales de 2017 y principios de 2018, los reguladores de la Unión Europea, EE UU y España hicieron hincapié en las precauciones que debían tener los inversores y trataron de “poner orden en este mercado”, lo que resultó en un impacto sobre el valor de cotización del bitcóin, explica Juan Palomino, abogado penal de la firma Pérez Llorca especialista en criptomonedas en España. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el Banco de España han alertado en varias ocasiones de los riesgos que supone operar con estas divisas digitales así como del uso fraudulento que se les puede dar, para blanquear dinero o financiar actividades terroristas. De hecho, la Agencia Tributaria controla a 15.000 contribuyentes que realizaron transacciones con criptomonedas en el último año con el objetivo de que declaren los beneficios que han obtenido de su compraventa. Y es que a nivel de impuestos, estas operaciones deben ser declaradas como si se tratase de adquisiciones y ventas de acciones de una empresa que cotiza en Bolsa.

Esta regulación del mercado ha sido también consecuencia de las estafas y hackeos a las plataformas que operan con criptomoneda, recuerda De la Torre. En la primera mitad de 2018, los robos ascendieron a 1.100 millones de dólares y arrastraron el valor de las divisas digitales con ellos. A principios de enero se produjo el mayor robo de criptodivisas de la historia: 553 millones de dólares tras el hackeo de Coinchek, que hizo que el bitcóin se desplomara un 10% en una sola sesión. Seis meses después, la plataforma coreana Coinrail fue atacada y se perdieron el 30% de las monedas que almacenaba (alrededor de 30 millones de euros), con otra caída del 10% del valor del bitcóin como consecuencia.

Michael Novogratz, consejero delegado del banco especializado en criptomonedas Galaxy Digital y exgerente de fondos y socio de Goldman Sachs, considera que el bitcóin podría haber dejado atrás la fuerte volatilidad del último año y en un futuro cercano cree que su valor oscilará entre los 3.000 y los 6.000 dólares en el futuro cercano.

“2018 ha sido el año del despegue, 2019 será el de la consolidación y la organización del mercado”, subraya Palomino. En su opinión, seguirán emergiendo nuevas criptomonedas, pero con los criterios establecidos por los reguladores y con un valor alejado de los casi 20.000 dólares alcanzados por el bitcóin, que correspondían, en sus palabras, a mera “especulación”.

Un año en el mercado de futuros

  • Los contratos de futuros del bitcóin se estrenaron en diciembre de 2017 en el mercado de futuros más grande del mundo, el CME de Chicago. Su debut coincidió con los máximos de la criptodivisa y es que la alta demanda registrada una semana antes, el día en que comenzaron a negociarse en la plataforma CBOE de Chicago, llegó incluso a provocar problemas en el sistema. 
  • Los futuros del bitcóin llegarán también al Nasdaq, la segunda Bolsa más grande del mundo. Lo harán a lo largo del primer semestre de 2019, aunque ya hubo un anuncio similar hace un año que no llegó a materializarse.
Normas