No solo los aranceles amenazan a Nissan

Tiene problemas para vender en EE UU, y el hasta ahora pujante mercado chino se está desacelerando

Carlos Ghosn, presidente de Renault-Nissan.
Carlos Ghosn, presidente de Renault-Nissan.

Nissan tiene problemas mayores que los aranceles. Su trimestre junio-septiembre fue decepcionante, ya que las ventas en EE UU y Europa cayeron aún más. Su resultado lo salvó el crecimiento en China, que puede no durar. La mayoría de los fabricantes de automóviles japoneses temen posibles barreras si las negociaciones comerciales no van bien, pero en todo caso Nissan debe diseñar más modelos que los clientes quieran comprar.

La compañía generó cerca de una quinta parte menos de beneficio neto en el trimestre que el año anterior. Los 784 millones de euros no cumplieron la previsión media de los analistas y marcaron una nueva decepción para los inversores que este año han soportado un rendimiento inferior al del índice de referencia Topix. También ha sido duro para los pares, ya que el rally del yen se ha cargado el valor relativo de las ventas en el extranjero.

Sin embargo, Nissan parece particularmente mal cubierto. Recibió un golpe de 773 millones de euros para por los movimientos de las divisas y a los precios de las materias primas en su primer semestre fiscal. Toyota logró mejorar en un 11% los resultados este trimestre y mejoró sus previsiones.

Si Donald Trump sigue adelante con las amenazas de atacar con aranceles los coches importados, todos los fabricantes japoneses sufrirán. Eso está fuera del control de Nissan, que además tiene el problema de la lenta demanda en el extranjero. Las ventas en EE UU cayeron un 9% en abril-septiembre; en Europa retrocedieron un 12%.

La compañía depende de incentivos para sacar sus lotes en EE UU; aunque algunas marcas son populares, el atractivo es débil en general. Los ejecutivos han intentado recortar esta partida con poco éxito.

China, donde Nissan vendió más de un millón de vehículos en enero-septiembre, es el punto relativamente positivo. El sedán compacto Sylphy, producido con su socio Dongfeng, ha sido el segundo turismo más popular este año, según la patronal china. Sin embargo, incluso ese mercado se está ralentizando. El crecimiento de las ventas se desaceleró al 1,6% en el trimestre más reciente, por debajo del 11% en el primer semestre. Para Nissan, podría haber más problemas en prácticamente todas las curvas.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas