NH ofrece a sus bonistas recomprar hasta 400 millones de deuda

Ofrece el 101% del nominal, por debajo del 103% al que cotizan

La opa de Minor implicaba esta obligación

NH Bono Ampliar foto

No solo es que Minor tenga que forzar al máximo su capacidad de endeudamiento tras el inesperado éxito de su opa a NH. Sino que además la hotelera española debe afrontar otro gasto, derivado del cambio de control en su accionariado. Está obligada a recomprar los 400 millones en bonos que emitió en 2016, si lo solicitan sus propietarios, según figura en su folleto de emisión y ya publicó CincoDías.

NH comunió ayer a la CNMV las condiciones de esta amortización anticipada. Abonará el 101,427% del nominal. El folleto establecía que la hotelera debía pagar al menos el 101% más los intereses no pagados.

El precio al que cotizan los bonos está ligeramente por encima del que pagará NH. Ayer cerraron al 103,69%, pese a que ceden un 0,79% desde que el viernes pasado Minor comunicó al mercado el resultado de la operación. En junio, antes de que empezase a sobrevolarar la sombra de una opa, cotizaban por encima del 105%. La rentabilidad, que discurre de forma inversamente proporcional al precio, se ha disparado hasta superar el 3% por primera vez desde 2017. La escasa liquidez de los títulos puede añadir atractivo a la operación.

Los bonistas de NH, en todo caso, no tienen que tomar una decisión inmediata. Tienen de plazo hasta el 7 de noviembre para ver si el precio de la deuda sigue cayendo y decir antes de esa fecha si quieren desprenderse de sus títulos. El folleto establece que la recompra debe ejecutarse entre 10 y 60 días después de que se comunique el cambio de control.

Fuentes de la compañía indican que NH cuenta con recursos suficientes para atender el pago. Cuenta con 250 millones de caja y otros 250 millones en una línea de crédito.

Cuando NH emitió estos bonos se libraba la enésima batalla en su accionariado. El holding chino HNA había alcanzado el 29% del capital. Pese a ser el primer accionista, el resto de socios lo expulsaron del consejo tras haber adquirido su competidor Carlson Rezidor. Al otro lado estaban Oceanwood, el fondo británico conocido entre los inversores como un cazaopas quedio entrada a Minor en el accionariado, y Hesperia, cadena hotelera que trató de comprar NH y se desprendió en la opa del 8% del capital.

Los colocadores entendieron entonces que un cambio de control en NH era uno de los factores de riesgo, dado que podría dar al traste con algunos acuerdos comerciales. Como así ha hecho Hesperia con la gestión de 28 hoteles.

Normas