Los Benetton dan entrada en Cellnex a Abu Dabi y comprometen una inversión de 1.500 millones

Negocian vender otra participación a un inversor internacional

El grupo árabe controlaría casi un 6% de forma indirecta

Tobías Martínez, consejero delegado de Cellnex.
Tobías Martínez, consejero delegado de Cellnex.

Movimiento de relevancia en el capital de Cellnex. Edizione, el holding de la familia italiana Benetton, ha acordado dar entrada en la compañía española a Infinity Investments, vehículo de inversión en infraestructuras en Europa de la Autoridad de Inversiones de Abu Dabi (ADIA).

En un comunicado, Edizione explica que su filial Sintonia venderá un 20% de las acciones de la sociedad Connect, tenedora de su participación del 29,9% en Cellnex. Así, esta participación equivaldría a casi el 6% del capital del grupo español de forma indirecta, pero sin ostentarla. ADIA ha adquirido la participación en Connect en las mismas condiciones en las que Sintonia ejecutó la compra del 29,9% de Cellnex a Abertis en julio de 2018. En la citada operación se estableció un precio de 21,50 euros por acción, con lo que el desembolso rondó los 1.489 millones de euros. De esta forma, el precio de la participación vendida ahora se acercaría a los 300 millones.

Las acciones de Cellnex han bajado este jueves un 1,62% hasta 21,89 euros, si bien a finales de septiembre cotizaban por encima de 23 euros. Goldman Sachs ha actuado como asesor financiero de Sintonia en la operación, mientras que Barclays ha asesorado a Infinity.

Además, Edizione se encuentra en conversaciones avanzadas con otro potencial inversor internacional interesado en adquirir a Sintonia otro 20% adicional de Connect. El objetivo del holding italiano, no obstante, es mantenerse como principal accionista de la sociedad tenedora de las acciones de Cellnex.

En este sentido, Connect ha dejado claro que "su proyecto es apoyar decididamente el crecimiento de Cellnex en el sector de telecomunicaciones europeo, para convertir a la compañía en un líder indiscutible". De esta forma, el acuerdo contempla un compromiso de inversión de los accionistas de Connect por importe de 1.500 millones de euros, destinados a financiar la futura expansión corporativa de Cellnex. Los Benetton dejan claro su respaldo a la compañía española en el caso de que tenga que afrontar una ampliación de capital para afrontar una operación corporativa de gran relevancia que aumente su tamaño de forma drástica. Al aportar 1.500 millones, y mercede a su participación total del 29,9% de Cellnex, Edizione y sus socios estarían aportando recursos para cubrir ampliaciones de capital entre 4.500 y 5.000 millones. En la actualidad, la capitalización bursátil de Cellnex supera los 5.000 millones de euros.

Con este movimiento, y a la espera de vender la citada participación adicional del 20% de Connect, Edizione permanecería como primer accionista de Cellnex con casi un 24% del capital. A continuación se sitúan, según los registros de la CNMV, BlackRock con un 6%, Criteria Caixa con un 5%, Threadneedle con un 5% y Canada Pension Plan Investment Board con un 3,15%. En junio, Abertis colocó entre inversores cualificados un 4,1% del capital de Cellnex, por cerca de 213 millones de euros. En la operación se estableció un precio de 22,45 euros por acción.

Edizione ha apostado por el negocio de las infraestructuras, tanto de transporte como de telecomunicaciones. En este segundo segmento, la gran apuesta ha sido Cellnex, con la adquisición del 29% del capital por cerca de 1.500 millones de euros. El holding de la familia Benetton ha respaldado tanto la estrategia de crecimiento en el Viejo Continente, como la dirección que encabeza el consejero delegado, Tobías Martínez. Cellnex, además, nombró presidente del consejo de administración a Marco Patuano, máximo directivo de Edizione y uno de los principales directivos del sector de las telecomunicaciones en Europa en los últimos años. Entre otros puestos, Patuano fue consejero delegado de Telecom Italia.

Cellnex se ha convertido en los últimos tres años en el primer operador independiente en Europa en el ámbito de infraestructuras de telecomunicaciones a través de distintas adquisiciones en España, Italia, Francia, Suiza, Reino Unido y Holanda, con acuerdos con operadoras con operadoras como Telefónica, MásMóvil, Wind, Sunrise (en este caso con Deutsche Telekom) y Bouygues Telecom, entre otras. De hecho, desde 2015, año en el que debutó en Bolsa, Cellnex ha destinado cerca de 3.000 millones de euros a operaciones de crecimiento. En este momento, la compañía cuenta con una red de 28.000 emplazamientos de telefonía móvil, cifra solo superada por los gigantes estadounidenses American Tower y Crown Castle.

La compañía ha insistido en los últimos tiempos que está pendiente de cualquier operación que se pudiera plantear en el Viejo Continente. En el mercado ya se ha empezado a especular sobre futuras operaciones en el sector, especialmente tras el anuncio del nuevo consejero delegado de Vodafone, Nick Read, de que no descarta vender sus torres de telefonía móvil para reducir deuda. Una opción que la compañía británica había descartado rotundamente hasta ahora. En el mercado se apunta a que Cellnex sería uno de los posibles aspirantes ante la venta de estos activos.

Al cierre del primer semestre, Cellnex contaba con una disponibilidad de fondos de casi 1.800 millones de euros, entre caja y líneas de crédito no utilizadas, para poder afrontar posibles compras.

La actual coyuntura de tipos de interés bajos ha llevado a Cellnex a recurrir a las emisiones de deuda y convertibles para captar recursos con los que financiar su expansión. En el caso de que cambie esta situación y haya una subida progresiva de tipos, aumentando estos costes de financiación, la compañía manejaría la citada opción de ampliar capital.

La deuda neta de la compañía a final de junio se situaba en 2.800 millones de euros, con un ratio de deuda neta frente a Ebitda ajustado de 4,8 veces. En cualquier caso, Cellnex no afronta vencimientos de deuda de relevancia hasta 2022 (ese año sumarán 692 millones de euros, por 340 millones en 2023 y 750 millones en 2024).

Normas